29|1|2023

Las señales políticas de un intendente que quiere ser gobernador

09 de marzo de 2022

09 de marzo de 2022

En su paso por el Concejo, Javkin dejó en claro que no se ve cuatro años más conduciendo Rosario. Alianzas posibles y una carrera abierta por la sucesión.

“A quien le toque asumir el gobierno en 2023 encontrará un municipio ordenado y con las cuentas equilibradas”, lanzó el intendente de Rosario, Pablo Javkin, en un tramo de su discurso de apertura de sesiones del Concejo. La frase, una de tantas en una alocución de una hora y media, es sugestiva y confirma, como anticipó Letra P, que el lider comunal no tiene en sus planes ir por la reelección y aspira a gobernar Santa Fe a partir de 2023. Además, de colocar a un jugador de peso en el tablero provincial que se va configurando para las elecciones del año que viene, su decisión abre una carrera impredecible por la sucesión local.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El rosarino ya se lo dijo a su entorno. También, a su mesa política. Se mueve desde hace rato con el afán de ser candidato a gobernador, pero este miércoles, como nunca antes, lo dejó expresado sin ambages: no se ve en el Palacio de los Leones a partir de 2024.

 

"Es una posibilidad concreta. Si se da el frente de frentes, Pablo es un candidato a gobernador cantado. Está todo por verse, pero la intención es esa", afirman a Letra P cerca del intendente. "Hay que ver muchas cosas: si él se la juega, cómo pesa el tema de su salud... pero es algo bastante firme", agrega la misma fuente. En enero, Javkin anunció que iniciaba un tratamiento por una "patología prostática" que le fue diagnosticada en controles de rutina realizados a mediados de diciembre.

 

La muerte del exgobernador Miguel Lifschitz aceleró los planes de Javkin, quien primero pensaba abrochar un ciclo de ocho años al frente del municipio de Rosario. Ahora, su mira está puesta en la Casa Gris y sus últimos movimientos van en ese sentido: reuniones y fotos por doquier, con la UCR, su casa matriz, como columna vertebral.

 

Javkin quiere liderar “un Juntos por el Cambio ampliado”, una propuesta superadora a la alianza macrista que se quedó en las puertas de la Casa Gris que, con el radicalismo como conductor, consiga la alquimia imposible de unir al socialismo y al PRO y replique en Santa Fe experiencias como las que gobiernan en Mendoza y en Jujuy.

 

La herencia

Los planes provinciales de Javkin abren una carrera de final impredecible por su sucesión. Al intendente no le sobran figuras competitivas en su riñón para pelear la continuidad del proyecto en 2023. Quizás la persona que pueda aspirar a reemplazarlo estaba sentada este miércoles a pocos metros de él, a su derecha: la presidenta del Concejo, la radical María Eugenia Schmuck.

 

Con recorrido en el legislativo local, Schmuck es una aliada incondicional de Javkin y le garantiza, desde hace dos años, un pacto de gobernabilidad que agrupa a peronistas, figuras del PRO y hasta de la izquierda. Su nombre es casi número puesto para sentarse en el sillón que hoy ocupa el radical.

 

Sin embargo, Schmuck no pertenece a las filas del partido del intendente, CREO, y juega con armado propio: Sumemos. Si Javkin pretendiera que la sucesión quedara en tropa estrictamente propia, aparece el nombre de Carolina Labayrú, la secretaria de Control y Convivencia del municipio. Ella y el coordinador de Gabinete, Rogelio Díaz Biassi, fue las únicas piezas del gabinete municipal que ocuparon lugares en el palco de honor Manuel Belgrano durante el acto de apertura de sesiones. También allí se sentaron el rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Franco Bartolacci; esposo de Schmuck y aliado del jefe comunal, y la diputada provincial Clara García, viuda de Lifschitz y una de las figuras fuertes del socialismo.

 

Díaz Biassi, Bartolacci, García y Labayrú en el palco de Javkin

Con perfil alto y autonomía como pocas figuras del gabinete local, Labayrú fue medida varias veces en 2021 y resultó la funcionaria con mejor imagen de la gestión. Su nombre sonó con fuerza para encabezar la lista oficialista para el Concejo, aunque finalmente Javkin optó por un outsider, el periodista Ciro Seisas.

 

Fuera de esos nombres, no hay mucho más. Claro que la anchura que el mentado frente de frentes logre consensuar dará también lugar a la aparición de cuadros de otras fuerzas que también pugnarán por la intendencia. Si la cancha se le cierra, Javkin deberá recurrir a fuerzas aliadas. En ese abanico, sorprendió la presencia de la diputada García, quien hizo una buena elección nacional en 2021, con 18 puntos en Rosario y la zona. Como mimo, el intendente, en su discurso, definió al fallecido Miguel Lifschitz como “un maestro”.