19|11|2022

Guzmán, empoderado a Washington, sociedad con Rossi y un gol en el FMI

14 de abril de 2022

14 de abril de 2022

Ratificado por Fernández, viajará a EE.UU. para participar de las reuniones de primavera. Un capítulo para el exministro y el libro de la discordia.

Mientras crecen los rumores sobre posibles cambios en el Gabinete en el transcurso de la Semana Santa, el ministro de Economía, Martín Guzmán, llegará este lunes a Washington para participar de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo Banco Mundial (GBM), firme en su cargo y ratificado por el presidente Alberto Fernández, que lo empoderó para marcarle la cancha en público al cristinismo sobre el rumbo económico, y envalentonado por la noticia de que el organismo decidió crear un fondo de resiliencia que beneficiará a la Argentina. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Apuntado por el ala que responde a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el ministro dio este lunes una entrevista en la que dejó definiciones políticas contundentes. "Gestionaremos con gente que esté alineada con el programa económico", dijo Guzmán en C5N. El subtítulo del mensaje fue claro: aquellos funcionarios que no estén de acuerdo con el rumbo económico, deberán dejar sus cargos. O bien, a su pesar, subordinarse. El destinatario fue el sector que se identifica con Cristina.

 

La salida pública de Guzmán se enmarca en la tensión entre el Presidente y la vice y dio los primeros indicios sobre el rumbo que Fernández tendría, en principio, decidido tomar en las próximas horas. El propio Presidente le dio la instrucción al ministro de que hiciera una salida mediática para marcar el rumbo. También lo autorizó a decir que estaba “obviamente” ratificado en su cargo.

 

Guzmán dejó varias definiciones. La más importante tiene que ver con su permanencia en el cargo, cuando desde hace semanas se especula con su posible salida. El Presidente deja en claro, así, que el programa económico no sufrirá modificaciones porque es el que se acordó con el Fondo. Y las negociaciones con el organismo las llevó adelante Guzmán.

 

Si, por orden del Presidente, el ministro se encargó de bajar la línea económica, resta saber qué sucederá con aquellos que sigan marcando diferencias internas. En los próximos días, luego de las audiencias públicas, en el marco del acuerdo con el FMI, el Gobierno definirá aumentos en las tarifas de luz y de gas, y la reducción de subsidios. Pero el área energética está en manos del cristinismo, que se resiste a aplicar aumentos.

 

En particular, la tensión se focaliza en la relación con el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. En mayo de 2021, tras un desacuerdo interno, Guzmán dio por renunciado a Basualdo, que responde a Cristina. En el Ministerio de Economía aseguran que el ministro había acordado la salida de Basualdo con el Presidente. Tensión con la vicepresidenta mediante, Fernández decidió privilegiar el equilibrio interno de la coalición y dio marcha atrás. Guzmán quedó desautorizado y la relación con Basualdo, rota.

 

A eso se suman ciertas tensiones con el secretario de Energía, Darío Martínez, también cercano a la vicepresidenta y con el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti. Aunque en estos dos casos, según pudo saber Letra P, las diferencias no son insalvables. En efecto, Guzmán habló el lunes por la noche con Feletti, luego de la entrevista que brindó en C5N. El secretario había dicho que “controlar la inflación es tarea de la macroeconomía, del diseño del Ministerio de Economía”. Guzmán le dio la razón, pero agregó que el programa macroeconómico requiere de apoyo político, en obvia alusión al cristinismo. La relación entre ambos es buena y el ministro “valora” la gestión del secretario. Con Martínez, los planetas también podrían alinearse. La definición sobre la forma de encarar el proceso que viene debería salir, finalmente, de un acuerdo de cúpula, entre Fernández y Cristina.

 

Además del respaldo del Presidente, Guzmán se siente revitalizado por buenas noticias llegaron desde Washington. El miércoles por la tarde, el directorio del Fondo aprobó la creacion de un Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad (RST), una tercera línea de crédito con un plazo de 20 años. La creación de ese fondo le permitiría a la Argentina plantear en un futuro que, al existir nuevas condiciones más favorables, tiene derecho a acogerse a ellas. Eso permitiría extender el plazo de pago para el país, de 10 a 20 años, tal como reclamaba Cristina.

 

La creación del fondo de resiliencia fue una propuesta de Argentina que se incluyó en la declaración final del G20 2021, que se celebró en Roma. Además, la Argentina podría recibir USD 1.300 millones. La línea empieza a regir a partir del 1 de mayo. En Economía piden prudencia. En la Casa Rosada afirmaron que el Gobierno seguirá peleando para que "mientras dure el acuerdo, Argentina pueda acogerse a todas las ventajas" que se generen. El tema de los sobrecargos también está pendiente. El Presidente siguió el miércoles la resolución del FMI el sanatorio Otamendi. Conversó sore el tema con Guzmán y con el canciller Santiago Cafiero. 

 

Rossi, en defensa de Guzmán, el Fondef y el quinto piso

 

Apuntado por el cristinismo, con la inflación al rojo vivo, Guzmán encontró en los últimos días en Agustín Rossi a uno de sus más férreos defensores. “Es un activo para el Gobierno, no sé si existe en la Argentina otro economista que hubiese llevado la negociación con el FMI como la llevó adelante Martín”, dijo el santafesino. No es un dato menor, si se tiene en cuenta que el exministro suena para volver al Gabinete con un cargo de peso.

 

La relación entre Rossi y Guzmán es muy cercana, suelen compartir charlas y tuvieron una cena reciente. El ministro de Economía tenía intenciones de participar del encuentro de La Corriente Nacional de la Militancia que Rossi organizó el sábado pasado en Rosario, pero no pudo asistir porque estaba de viaje en Brasil, donde viajó para resolver problemas relacionados con la energía.

 

Como ministro de Defensa, Rossi trabajó con Guzmán en la creación del Fondo Nacional de Defensa (FONDEF) destinado a financiar el reequipamiento de las Fuerzas Armadas. El santafesino trabaja en un libro sobre el FONDEF en el que participarán unos 20 autores, académicos, catedráticos y exjefes de las Fuerzas Armadas. Guzmán escribirá uno de los capítulos.

 

El ministro habló en los últimos días con sus colaboradores sobre el libro Diario de una temporada en el quinto piso, de Juan Carlos Torre, que Cristina le envió al Presidente por su cumpleaños. Según pudo saber Letra P, fue el propio Guzmán quien le recomendó a la vicepresidenta el libro que narra la experiencia económica del gobierno de Raúl Alfonsín