04|10|2022

La crisis del gasoil altera el nervio productivo de la zona núcleo

Se levantó el paro de transportistas de granos en el arranque de la cosecha, pero no cesan los reclamos al Gobierno. Biocombustibles, una salida esperada.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Cerca de finalizar la tercera semana con escasez de gasoil, el agro encontró una buena noticia en medio de las preocupaciones por el futuro próximo. Tras el acuerdo entre las empresas transportistas de granos, la Mesa de Enlace, la Federación de Acopiadores y el Gobierno para ajustar la tarifa de carga, la Federación de Transportadores Argentinos (Fetra) levantó el paro por tiempo indeterminado que inició el lunes último, en el que también reclamaba que se regularice el suministro de combustible, una asignatura pendiente. La medida afectaba a 21 puertos cerealeros en pleno inicio de la cosecha y encendió las alarmas del sector que nutre de agrodólares a la economía nacional desde la zona núcleo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Necesitamos el gasoil para ayer para poder cosechar hoy y no bajar las proyecciones que tenemos para este año. No podemos perder tiempo. Hoy el sector está en un estado súper crítico”, afirmó en diálogo con Letra P el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Gabriel De Raedemaeker.

 

En el sector perciben que están cerca de llegar a un punto límite y que peligran las expectativas para 2022. “Para la próxima semana vemos un escenario complicado. El Estado debería tomar la decisión de incrementar el corte de combustibles de manera urgente, para apuntalar la oferta. En este momento, los combustibles están faltando en general, fundamentalmente el gasoil”, señaló Juan Carlos Martínez, presidente de la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA).

 

Cámaras y entidades transportistas fueron a Transporte por la tarifa de cargas

En esta época del año, el gasoil juega un rol fundamental para el agro. La demanda se incrementa notoriamente por las necesidades que exige la cosecha, tanto para el funcionamiento de la maquinaria agrícola como para el traslado de camiones. “Se exacerba la demanda de gasoil todos los años, pero este año hay una escasez de oferta muy notoria y complica todo. Esta situación la venimos visualizando hace más de 30 días. Advertimos que íbamos en camino a un callejón sin salida, pero el Gobierno no nos escuchó”, subraya Martínez a este portal.

 

La cosecha 2022 recién empieza a calentar los motores. Actualmente está al 10% de los lotes cosechados en la provincia de Córdoba. Hay lotes listos, pero la falta de gasoil mantiene en vilo al sector productivo.

 

“La provincia necesita mínimamente 200 millones de litros para cubrir esta campaña de cosecha. No nos arreglamos con los 10 o 15 litros que las estaciones de servicio les dan a los vehículos. Necesitamos un consumo promedio de mil litros por día por cada equipo de cosecha. Hoy la situación es muy crítica y sin perspectivas de que mejore. Más allá de lo que diga la gente de YPF, hoy no hay gasoil”, resalta De Raedemaeker, quien comenta que las estaciones de servicio no tienen fecha de llegada de nuevos camiones con combustible.

 

La petrolera estatal anunció días atrás que aumentará la oferta de gasoil y reforzará su cadena logística para que el combustible llegue a la cadena de estaciones de servicio que posee en todo el país. “YPF está haciendo sus máximos esfuerzos de producción, importación y logísticos para sostener la creciente demanda de gasoil en un contexto de escasez internacional de combustibles”, explicó la compañía en un comunicado.

 

No obstante, el dirigente ruralista se muestra escéptico. “Antes llegaban tres veces por semana, ahora están llegando cada dos. Está complicado”.

 

A la hora de buscar una salida para destrabar el conflicto de la escasez de gasoil, ambos empresarios ponen el foco en la ampliación de cupos de corte para los biocombustibles.

 

Martínez: "Advertimos que íbamos a un callejón sin salida, pero el Gobierno no nos escuchó”

Para el vice de la CRA, “el biodiesel podría suplir no solo el faltante, sino que podría generar excedente para exportar. Podríamos dar vuelta la ecuación que tiene el país y pasar de ser importadores de combustible a ser exportadores. Se generaría un ahorro que achicaría el déficit fiscal para cubrir el balance energético, pero hay una máscara en el Gobierno, una ceguera tan grande que uno no sabe si es ideológica o autodestructiva”.

 

Martínez coincide y asegura que la Bolsa de Cereales de Córdoba sugiere incrementar el cupo para los biocombustibles, con el fin de no tener que disponer divisas para importar combustibles destilados. "Además, el biocombustible tiene ventajas adicionales porque es una economía federalizada, genera mucho empleo y es una producción sustentable con respecto al medioambiente”, añade.

 

Al igual que el gasoil, la respuesta oficial resulta escasa para De Raedemaeker. “El Gobierno está absolutamente desorientado. No solo con este tema, sino en muchos temas en materia económica. La escasez de gasoil no deja de ser parte de todas las regulaciones distorsivas que generan con intervenciones que buscan desacoplar los precios externos de los internos y viceversa, pero esas mismas regulaciones generan distorsiones en las ecuaciones de costo que terminan imposibilitando la producción”.

 

El dirigente de la patronal agraria ejemplifica que una situación similar se dio "en su momento con el trigo, ahora con el gas y el gasoil, pero va a pasar lo mismo con la leche, carne, maíz y soja en la medida que toqueteen artificialmente y traten de regular. Demasiado tenemos que lidiar con el clima y los mercados para que encima el Estado nos intervenga y confunda cada día más”.

 

Martínez también tiene una mirada pesimista. “El Gobierno sigue amenazando con que podría tocar las retenciones aún más, realmente no se entiende. Tienen la mirada puesta en un solo sentido, en el precio del grano, pero no tienen en cuenta los costos, la producción y la rentabilidad. El productor vive en un estado de incertidumbre y eso tampoco lo alienta a correr el riesgo de invertir. Va a ser un año complicado”, concluye.