27|6|2022

Carlos Bianco: “Mi candidata a la presidencia es Cristina”

21 de abril de 2022

21 de abril de 2022

La mano derecha del gobernador de Buenos Aires ya eligió. ¿Y Alberto? “Constitucionalmente, tiene la posibilidad de buscar la reelección”. 

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La interna entre el albertismo neonato y el kichnerismo que azota al Frente de Todos (FdT) suma un capítulo inesperado en clave netamente electoral. Carlos Bianco, jefe de Asesores y mano derecha del gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, propone a Cristina Fernández como postulante a presidenta en 2023. “Mi candidata es Cristina”, dijo en una entrevista con Letra P que será publicada completa en las próximas horas. La definición podría abrir una discusión inesperada en la coalición peronista.

 

Bianco, quien fue jefe de Gabinete provincial desde la vuelta del peronismo al gobierno y hasta el desembarco del intendentismo, destacó, no obstante, el valor de la unidad en la coalición oficialista, aunque –estimó– puede “ponerse en discusión la suficiencia de la unidad”. “Creo que no alcanza solamente con ir unidos, pero me parece que, como línea base, la unidad no está en discusión”, dijo.

 

Este medio le preguntó si el Presidente no debiera tener la posibilidad de buscar un segundo mandato. Bianco respondió con parquedad: “Constitucionalmente, Alberto tiene la posibilidad de ir a una reelección. Es una definición política de él, de su grupo y de nuestro frente”.

 

Fue entonces cuando consideró que la mejor opción para el peronismo es que la vicepresidenta vuelva a competir por el sillón de Rivadavia. “Mi candidata a la presidencia es Cristina”, dijo, sin titubear.

 

En función de esa convicción, Bianco sacó a Kicillof de la carrera por la Casa Rosada. “No es su sueño ser presidente”. El gobernador “es un militante y va a hacer lo que defina el frente en general y el kirchnerismo en particular, con los actores que definen eso, que, básicamente, es Cristina”, indicó el funcionario.

 

La historia reciente y los últimos movimientos digitados por CFK en el Senado abren aun más interrogantes respecto de cómo llegará el oficialismo a la pelea por el premio mayor. Después de perder en 2017, donde quedó claro que con Ella sola no alcanzaba, la dueña del 35 por ciento de los votos de la provincia de Buenos Aires hizo el gambito de dama Fernández-Fernández que le permitió al peronismo retomar el poder. Con la división del bloque en el Senado, volvió a escena Unidad Ciudadana, el sello del cristinismo puro alumbrado en el estadio de Arsenal de Sarandí en la previa de la elección de medio término durante la gestión del macrismo.

 

La declaración de Bianco a Letra P en medio de la marcha del kirchnerismo duro a contramano del albertismo y el lanzamiento de internas para todos los niveles por parte del Presidente en noviembre del año pasado le da vigencia a la pregunta: ¿CFK vs. el Presidente? Continuará.