23|1|2023

La UCR se desgrana en Tucumán y pierde terreno en la interna de JxC

22 de abril de 2022

22 de abril de 2022

El diputado Sánchez asume en el partido con una lista única que es un colador. Rebeldes en fuga y ventaja para Alfaro, rival para 2023. La incógnita Bussi.

TUCUMÁN (Corresponsalía) La Unión Cívica Radical de Tucumán arrancó el año con aires de renovación. Las internas partidarias convocadas para este domingo habían encendido las expectativas en la fuerza, uno de los pilares de Juntos por el Cambio (JxC) en la provincia, con un padrón de 60.000 personas afiliadas. Sin embargo, las esperanzas se escurrieron como agua entre las manos. La competencia electoral terminó encorsetada en una lista única, encabezada por el diputado nacional Roberto Sánchez, que empezó a desgranarse de inmediato y que amenaza con debilitar al partido centenario en la interna de la coalición opositora, cuando ya comenzaron los movimientos para definir las candidaturas a la gobernación para enfrentar al peronismo, hoy unido, en 2023.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Este viernes la junta electoral ungirá como presidente de la UCR local a Sánchez, aspirante a la gobernación, y pondrá fin a tres años de intervención partidaria. Para respaldar al exintendente de Concepción y ganador de múltiples carreras de rally, asistirán el titular del radicalismo y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el exministro de Hacienda de Cambiemos Alfonso Prat Gay. El foco, sin embargo, estará en las ausencias al acto en el que también quedará oficializada la nueva conformación de la Convención y la Junta de Gobierno provincial, Juntas Departamentales, delegados y delegadas al Comité Nacional y a la Convención Nacional.

 

Todo comenzó en febrero, cuando los interventores José "Lucho" Argañaraz, concejal en San Miguel de Tucumán, y Pablo Macchiarola, secretario de Gobierno en la municipalidad de Yerba Buena, convocaron a elecciones internas. En la compulsa se anotaron Sánchez, el intendente de Bella Vista, Sebastián Salazar, y el propio Argañaraz. También se sumaron al pelotón el exlegislador Ariel García, delegado regional del Enargas, y el gremialista del PAMI Osvaldo Barreñada.

 

La competencia partidaria presagiaba una pelea voto a voto entre Salazar y Sánchez, quien en la interna disputada en las PASO de JxC del año pasado se impuso en la categoría para Diputados a Germán Alfaro, intendente de San Miguel de Tucumán y de directa filiación con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. La carrera estaba lanzada para el 24 de abril con el objetivo de movilizar y despertar al radicalismo tucumano.

 

El 1° de abril, sin embargo, Sánchez y Salazar anunciaron públicamente una lista de unidad, que fue suscripta por García, Argañaraz y, a último momento, también por Barreñada. Días más tarde se presentó la nómina ante la junta electoral y todo estalló en mil pedazos, lo que fue leído como una señal de debilidad de Sánchez para tomar las riendas partidarias con la totalidad de los sectores adentro.

 

Salazar. El intendente de Bella Vista promete pelea.

Salazar pateó el tablero, renunció a su lugar en la lista y se alejó. "Creo en Juntos por el Cambio, creo en el trabajo colectivo para ganar la gobernación de la provincia el año que viene, pero estoy profundamente desilusionado porque no se cumplió con nada de lo acordado. Pretendía una revitalización de nuestro partido, que se sumara la juventud, que hubiera un cambio. No me siento representado", sostuvo a Letra P. Este gesto provocó una sangría imparable de alejamientos y cuestionamientos.

 

El exlegislador provincial Fernando Valdez renunció al cargo de convencional provincial porque, según dijo, lo incluyeron sin consultarlo. "Los intereses personales de varios y la falta de principios nada aportan a la coalición que debe trabajar para Tucumán el año próximo", disparó y luego apuntó elípticamente contra García: "Con funcionarios nacionales del kirchnerismo devenidos en gurúes del pensamiento radical, esto es el extremo del cinismo que un partido puede soportar antes de condenarse a la derrota permanente".

 

Una docena de dirigentes acompañó estos renunciamientos. La salida más altisonante fue la del exinterventor Argañaraz, que eligió el camino de la judicialización, acompañado con las firmas de una veintena de boinas blancas. Presentó ante la Justicia Federal un recurso de apelación contra la proclamación de la Lista Unificada Roja y Blanca N°3, por presuntos vicios de fondo y forma, y por considerarla "impropia e ilegítima". Casi un camino sin retorno.

 

Mientras, en la otra vereda de JxC, Alfaro observa con cierta simpatía la interna a cielo abierto de la UCR, su socia. Una fuerte movilización en toda la provincia este 24 de abril hubiera jugado en contra de sus aspiraciones para ser el candidato a gobernador por la oposición tucumana el año que viene, algo que deberá dirimir con el propio Sánchez. No será lo mismo tener que negociar con un radicalismo magullado. Alfaro ya demostró que es capaz de pagar cualquier precio para inclinar la balanza a su favor y lo demostró el 16 de marzo último al recibir en su despacho al legislador de Fuerza Republicana Ricardo Bussi, potencial socio de una alianza. La reunión con el hijo del exgobernador Antonio Bussi, condenado por delitos de lesa humanidad en la provincia, tuvo como excusa tratar puntos en común de las agendas ejecutiva y legislativa. El gesto fue vetado por varios sectores de la UCR vernácula.

 

Morales. llega a Tucumán para bendecir a Sánchez

Con este mar de fondo, Sánchez asumirá este viernes con el aval de la Junta Electoral de Tucumán. El tribunal que preside Rogelio Rodríguez del Busto rechazó la presentación de nulidad realizada por los sectores que se fueron de la lista única. “Aunque me inviten, no iré, porque este proceso no está cerrado”, dijo Salazar, quien hará sentir su faltazo al acto en la histórica Casona Radical ubicada en Catamarca al 800 de la capital provincial.

 

En diálogo con Letra P, Sánchez, que cuenta con el apoyo del intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, informó que fueron invitados a sua sunción los partidos que son socios en JxC y que las puertas estarán abiertas para todo el mundo. Inclusive, para quienes se bajaron en los últimos días. “En las PASO estuvimos a dos puntos del oficialismo. Somos un partido de gobierno y queremos ganar el año que viene. Somos la columna vertebral nacional y provincial de la oposición y con Morales el partido inició una nueva etapa”, afirmó.

 

Consultado sobre sus propias pretensiones para ser precandidato a gobernador y respecto de una posible alianza con Bussi para 2023, manifestó que “primero, hay que consolidar el partido, que es lo importante, trabajar por los tucumanos y recorrer toda la provincia. Después, se verá. En cuanto a Bussi, la Convención será el órgano que deberá decidirlo. En las próximas semanas se constituirá y se debatirá allí”. Final abierto.