30|6|2022

Las terminales religiosas de la impía interna todista

29 de abril de 2022

29 de abril de 2022

"Rayo kirchnerizador” para curas villeros bergoglistas. La comunión de Mayra y una crispada grey católica. Alberto y CFK: todos sus caminos conducen a Roma.

Néstor Kirchner y Cristina Fernández eran dos fundamentalistas de la idea de que cuanto más lejos estuviera la Iglesia de la política, mejor; hasta tanto Jorge Bergoglio se convirtió -dos años y medio después del fallecimiento del santacruceño- en el papa Francisco y trastocó esa sentencia doctrinal del kirchnerismo puro. Hoy, en medio de la batalla del Frente de Todos (FdT) y de una muy anticipada campaña para las presidenciales 2023, un planteo con raíz shakespeariana sobrevuela las sedes partidarias peronistas: “Comulgar o no comulgar con la Iglesia, esa es la cuestión”.

 

Aunque sin una respuesta de consenso, hechos y gestos recientes revelan que desde las máximas figuras de la quebrada coalición gobernante hasta las bases militantes que caminan el territorio en busca de cada voto pretenden tener al menos un “sostén” o una “pata” religiosa que les permita, de algún modo, ganar puntos en el electorado propio y ajeno o resetear su imagen tras fracasos políticos, portazos partidarios o decisiones fallidas de gestión. 

 

Los caminos del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta son concurrentes, aunque no se cruzan ni sus operadores pretenden que así suceda, y tienen un objetivo común: la Casa Santa Marta, donde reside su compatriota el pontífice y donde, después de dos años de restricciones por la pandemia, hace poco más de un mes volvió el peregrinar de figuras de la política argentina a las que Bergoglio está dispuesto a recibir.

 

Fuentes gubernamentales reconocieron a Letra P que el paso fallido del canciller Santiago Cafiero por el Vaticano, a raíz de que el papa suspendió todas las audiencias del viernes pasado por un problema en su rodilla, fue “muy frustrante” para el primer mandatario, que apostaba a la foto del funcionario con Bergoglio para “sacarle rédito” en medio de la pelea todista. El Presidente también debió archivar –trascendió– su "plan bebé" orientado a que el pontífice bautizara a su hijo con Fabiola Yáñez, al que llamaron Francisco. “No es viable, non placet”, fue la respuesta con términos diplomáticos que le transmitieron al primer mandatario por canales informales.

 

La vicepresidenta también mira hacia Roma, pero viene corriendo mejor suerte que el residente de Balcarce 50, dado que consiguió, por vías reservadas, que Bergoglio recibiera a solas, a principios de abril, a su referente en el gabinete, Eduardo de Pedro, a quien CFK también busca posicionar como presidenciable mientras el operativo clamor se instala con intermitencias para que sea ella la candidata. En ambientes eclesiásticos, la audiencia del ministro del Interior con el pontífice –que la Casa Rosada filtró– se leyó como un “gesto de cercanía” de Francisco a la presidenta de la Cámara alta.

 

En las alianzas partidarias religiosas de cabotaje, Máximo Kirchner, jefe del Partido Justicialista (PJ) bonaerense, volvió a sorprender al zanjar políticamente una interna eclesiástica por unos terrenos en el Municipio de La Matanza, dándole una mano al sacerdote Nicolás Angelotti, el padre Tano, referente zonal del grupo de curas villeros bergoglistas. El líder de La Cámpora consiguió apurar una gestión para que la Agencia de Administración del Estado (AABE), cuyo número dos es el camporista Juan Debandi, concediera al obispado de San Justo un permiso de uso de un predio de 32 mil metros cuadrados sobre la avenida Crovara, en Puerta de Hierro, para avanzar en las obras para construir, en ese asentamiento, un Parque de Desarrollo Humano Integral. Ese espacio, en buena parte abandonado, había sido otorgado durante la gestión de Mauricio Macri a la Fundación Cadena, que encabeza otro sacerdote, Pablo Guilardini, quien mantiene una situación de conflicto con el obispo local, Eduardo García, uno de los intérpretes de la doctrina franciscana por estos lares.

 

El gesto político y la visita reciente del diputado camporista al cura villero, al que ya vio en otras oportunidades, incluso cuando fue víctima de un robo con apriete atribuido a las mafias narcos en octubre de 2020, no pasó desapercibido. Flanqueado por el diputado provincial Facundo Tignanelli y la delegada provincial de la Defensoría del Pueblo por La Matanza, Amira Curi, el encuentro de Kirchner con Angelotti fue viralizado por la militante matancera en las redes sociales mediante una imagen y una frase: “Rayo kirchnerizador”. Días después, la también primera secretaria de Juventud del JP bonaerense quitó la frase del posteo luego de que el diario Perfil usara una imagen de su cuenta sin su consentimiento.

 


También buscó la bendición religiosa de su gestión la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, quien acudió a la misa pascual en la parroquia Santa Rosa de Lima, en la zona oeste de esa comuna bonaerense, presidida por el sacerdote Marcelo Ciaramella, del grupo de Curas en Opción Preferencial por los Pobres (OPP), y lo hizo notar en sus redes sociales. Todo hubiera quedado en un simple hecho de religiosidad política; pero la imagen de la jefa comunal recibiendo la hostia hizo que sectores católicos levantaran la voz pidiendo la renuncia de Ciaramella por no negarle la comunión a una persona que militó a favor del aborto legal con críticas fuertes a la cúpula del episcopado.

 

La jerarquía episcopal, en tanto, sigue muteada y sin meterse en los bemoles hasta religiosos de la grieta oficialista, mientras sermonea a la clase política por distraerse en “posicionamientos hacia el futuro”, discutir poder y no proyectos y desatender las necesidades más urgentes de la población.