23|6|2022

Necesidad y urgencia: el rol del territorio para levantar al PJ entrerriano

11 de mayo de 2022

11 de mayo de 2022

Bordet calla nombres para la sucesión pero empuja a las figuras comunales a poner el cuero en juego. La estrategia de abajo hacia arriba para sobrevivir.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) De abajo hacia arriba. Una de las lógicas electorales que puede imponerse en esta provincia es que el Partido Justicialista se valga de los nombres más fuertes de cada punto del territorio para empujar la figura que se postule a suceder al gobernador Gustavo Bordet. La estrategia obliga, también, a acentuar el compromiso de los liderazgos territoriales porque lo que estaría en juego sería su propio cuero.

 

En Entre Ríos, el Frente de Todos tiene la necesidad de revalidar el gobierno de Bordet derrotando a Rogelio Frigerio, el casi seguro candidato a gobernador que, pasadas las legislativas de 2021, muchos dan como ganador. Ante este escenario, en donde el Gobierno no hace pie y ello, se teme, va a repercutir en los resultados en los distintos distritos, las usinas de estrategias electorales funcionan a destajo para acercar alternativas a la mesa de decisiones.

 

En la Casa Gris aclaran que no existen estrategias coyunturales definidas pero que se respetarán lógicas de comportamiento electoral. Subrayan la palabra lógica y explican que hay un proyecto, una idea de gobierno que defender más allá de cualquier camino a tomar.

 

Entienden que, si las elecciones son conjuntas, el electorado prioriza la categoría presidencial y la de la intendencia y, luego, la de la gobernación. En tanto, en elecciones separadas prevalece la atención de la ciudadanía en la candidatura para la gobernación y, luego, para la intendencia. Sin embargo, si el nombre para la gobernación no es lo suficientemente fuerte, los referentes locales suman. Esto último se refuerza con la certeza de que cualquier candidatura a la gobernación debe luchar con la casi imposible posibilidad de empardar la marca del 57 por ciento con el que fue reelecto el actual mandatario.

 

Si bien la decisión respecto de desdoblar o no hacerlo no está tomada y se definirá casi al límite de la posibilidad para hacerlo, recién sobre fin de año cuando la sociedad tenga la cabeza puesta en la final de la Copa Mundial de Fútbol, es un secreto a voces que en el peronismo prevalecerá el instinto de conservación y los entrerrianos votarán primero para cargos provinciales y luego, para los nacionales.

 

De corroborarse esta hipótesis y, por ahora, sin un candidato fuerte, aplicaría la idea de que los referentes territoriales jueguen por cargos en las principales ciudades. Así, intendentes con posibilidad de reelección que tengan buenos números en los sondeos de opinión deberían intentar revalidar sus lugares. Esto puede graficarse con dos ejemplos en las ciudades más importantes de la provincia: Adán Bahl en Paraná y Alfredo Francolini en Concordia, aunque en esta última ciudad también serviría la candidatura a la presidencia municipal de Ángel Giano, hoy presidente de la Cámara de Diputados, que cuenta con un aceptable nivel de conocimiento y buena imagen.

 

En Concepción del Uruguay debería volver a la cancha Eduardo Lauritto, en Gualeguaychú Juan José Bahillo, hoy ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico, y en Villaguay Adrián Fuertes, hoy senador provincial por ese departamento. Siempre siguiendo este razonamiento, cuando haya más de un nombre fuerte por ciudad uno iría por la intendencia y el otro por la senaduría departamental.

 

Sin descartar escenarios y evaluando alternativas, hoy todas las posibilidades están sobre la mesa de decisiones en la que Bordet, también presidente del Partido Justicialista, tomará la última determinación. Como hay que poner toda la carne al asador, su nombre estaría en la boleta. Así, sería el primer candidato a diputado provincial, repitiendo la estrategia que, en su momento, usaron Jorge Busti Sergio Urribarri y que, como contó Letra P, vienen pidiendo los intendentes.

 

Por otro lado, en las ciudades donde gobierna la oposición, como Crespo, La Paz o Nogoyá, y en aquellas donde los intendentes peronistas no tienen reelección, como Villaguay, Gualeguaychú o Concepción del Uruguay, el oficialismo ya está trabajando en construir candidatos.