25|6|2022

Las esquirlas de la última reunión de JxC ponen a prueba el reglamento anti-Milei

15 de mayo de 2022

15 de mayo de 2022

¿Arrancó con patas cortas el nuevo régimen interno? El duelo Macri - Larreta - Bullrich, mar de fondo de una postergación para evitar mayores crujidos internos.

El último reglamento que firmaron hace 20 días todos los socios de Juntos por el Cambio (JxC) empezó a los tropiezos. El pacto estableció que un nuevo integrante solo se podría sumar a la alianza por la unanimidad, un requisito que el diputado de ultraderecha Javier Milei no reúne. La medida fue cuestionada por Mauricio Macri y Patricia Bullrich apenas salieron de la reunión que la consagró. El "Acuerdo de Buenas Prácticas" también establece que la Mesa Nacional se reunirá cada dos semanas, pero las esquirlas del último encuentro volvieron a postergar los tiempos y ya hay quienes no descartan revertir la decisión de cortar con el economista liberal.

 

La tensión organizativa, que quedó instalada luego del cónclave del 27 de abril, no pasa inadvertida para los socios opositores y, mucho menos, para el macrismo, que está surcado por el duelo de gestos que eligieron protagonizar el expresidente, la titular del PRO y el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta. Hay quienes creen que el desenlace del último encuentro de la Mesa Nacional es el anticipo de lo que vendrá: reuniones espaciadas para funcionar en base al reglamento pero con desacuerdos inestables que, más de una vez, se ventilarán públicamente al finalizar cada encuentro. 

 

La demostración más notable de las diferencias que se cocinan dentro de JxC es el mismo reglamento que, según explicaron en su estreno, busca ordenar la convivencia interna y la forma de decidir dentro de la alianza. "La conformación de la Mesa Nacional de JxC fue un paso relevante en este camino al constituir un ámbito de discusión donde los partidos miembros están representados, tienen voz y toman decisiones. Ante la inminencia de volver a disputar el gobierno nacional y los gobiernos, provinciales y municipales en 2023, se torna imprescindible dar un paso más hacia la consolidación estableciendo reglas de funcionamiento", justifica el texto. 

 

En el gobierno porteño no descartan que se convoque pronto a una mesa. Hay pocas chances que se realiza la semana próxima porque estará cruzada por el feriado del miércoles. El viernes habrá una reunión sobre políticas sociales en La Matanza y es posible que antes el PRO reúna a toda su tropa bonaerense. El encuentro suplantará al convite que establece el reglamento y lo mismo sucedió en Corrientes, en el encuentro de gobernadores de JxC. Las sillas de esa cita fueron acotadas: solo estuvieron los tres mandatarios que tiene el radicalismo (el mendocino Rodolfo Suárez, el jujeño Gerardo Morales y el anfitrión Gustavo Valdés) y el único que posee el PRO (el porteño Horacio Rodríguez Larreta). 

 

Los cuatro abominaron de Macri y del endurecimiento de su discurso dentro de JxC y del PRO. "La unidad por la unidad misma no sirve", dijo el expresidente en una reunión virtual que mantuvo con los diputados de su partido, conducidos por Cristian Ritondo. Tal como contó este portal, fue parte de las opiniones que lanzó el lunes en el almuerzo que compartió con Larreta, Bullrich, Fernando De Andreis, María Eugenia Vidal y Federico Angelini, entre otros. En esa cita también les pidió a los legisladores que "no se dejen primerear" por el radicalismo. La impugnación de la unidad también apunta a lo mismo: Macri cada vez se banca menos la convivencia con el radicalismo conducido por Morales, presidente del Comité Nacional del partido. 

 

"Esto va a seguir sucediendo. No hay que dinamitar esas diferencias. A la hora de tomar decisiones pueden haber quejas, pero siempre se llega a una decisión común, el mayor capital que tenemos es la unidad", definieron cerca de Larreta. "Esto no quiere decir que la coalición no esté permanentemente en ebullición y tal vez, en algún momento, se pueda romper", advirtió el funcionario consultado. "Alguno se puede distraer en este escenario y comerse la curva", ironizó en referencia a quienes buscarán revertir la decisión de cortar con Milei y buscarán mantenerse en diálogo con su electorado. 

 

En esos tironeos subyacen las postergaciones de las instancias orgánicas que, según los papeles, son parte de un proceso más amplio y que incluye la normalización de la alianza en todo el país. En el PRO sostienen que son mecanismos "muy radicales". El detalle es que los larretistas, aunque les cueste, sostendrán todas las formulaciones del reglamento y los macristas buscarán revertirlas. 

 

La intimidad tirante tiene que quedar bajo la alfombra de la agenda prevista. Al encuentro de La Matanza del próximo viernes, seguirán otros cuatro. El 10 de junio habrá una reunión sobre "Producción", en Río Cuarto, Córdoba. Le sigue uno sobre "Desarrollo Sostenible", en Paraná, Entre Ríos, previsto para el 1° de julio y otro sobre "Relaciones Internacionales", que se realizará en capital federal, el 18. La ultima mesa temática será sobre "Energía" y se realizará el 29 de ese mes, en Neuquén. 

 

En la frondosidad de esa agenda, la próxima reunión de todos los socios será para la foto, con el objetivo de aventar rumores de distanciamiento, o se postergará al calor de los feriados y la dinámica parlamentaria. "La actividad en el Congreso a veces no permite darle regularidad", detallaron en la Coalición Cívica. En el PRO no tienen en el radar una próxima mesa y en la UCR se aferran al encuentro temático de La Matanza.