08|8|2022

Kicillof importa el Modelo Coqui: es posible un Frente con Todos, avisa

16 de mayo de 2022

16 de mayo de 2022

Quiere replicar la fórmula Chaco para institucionalizar el FdT bonaerense. Presión a Alberto Fernández, mesa grande y foco en distritos opositores.

En medio de la interna a cielo abierto que fractura al Frente de Todos y con el objetivo de presionar a Alberto Fernández para que avance en su propia iniciativa -ahora archivada- de institucionalizar la coalición, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, busca replicar en la provincia de Buenos Aires el mecanismo que utilizó su par Jorge Capitanich para organizar el peronismo chaqueño. Al frente del armado están el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, y la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. Luego de una primera foto, tomada a fines de abril, en la que brilló por su ausencia la representación albertista del FdT bonaerense, el próximo paso será una reunión ampliada con referentes de todos los partidos que forman la alianza a nivel provincial. Le seguirán encuentros en distintos puntos de la provincia, con principal hincapié en aquellos distritos gobernados por la oposición.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

De aquella primera movida habían participado, además de Kicillof, la vicegobernadora Verónica Magario; el presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner; la titular de AySAMalena Galmarini, en representación del Frente Renovador; Mario Secco por el Frente Grande, Carlos Castagneto por Kolina, Mónica Macha de Nuevo Encuentro, Álvarez Rodríguez e Insaurralde.

 

Ese primer encuentro dejó afuera a representantes del albertismo en la provincia, con lo que dejó un claro mensaje hacia adentro. Sin embargo, esa situación quedará enmendada a partir de los próximos encuentros, en los que, aseguran diversas fuentes a Letra P, estarán todos los sectores, incluso los más cercanos al Presidente. Para tener esos lugares pican en punta dos referentes del albertismo blando con silla en el gabinete y poder territorial: los ministros Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta, quienes vienen manteniendo reuniones con el ala kirchnerista provincial y han dado, en los últimos días, reiterados mensajes públicos de acercamiento.

 

“Para Kicillof es una prioridad que se termine de conformar la mesa provincial; piensa no sólo en la coyuntura, sino en el largo plazo”, le dice un funcionario provincial a este medio. El gobernador está convencido -afirma la fuente- de que, al menos en la provincia de Buenos Aires, el oficialismo debe canalizar el debate puertas adentro, más aun pensando en el próximo año electoral.

 

La fórmula que buscan implementar en territorio bonaerense es la que puso en funcionamiento Capitanich en Chaco. Fue el primer dirigente del FdT en concretar aquello que desde diferentes sectores del peronismo le reclaman a Fernández.

 

A mediados de abril, Capitanich convocó a todos los sectores de la alianza oficialista en su provincia y definió el esquema de funcionamiento interno. Se estableció una estructura orgánica con un Congreso Provincial, un Comité Ejecutivo con representación igualitaria, un Consejo Provincial y una Junta Municipal.

 

La autoridad máxima es el Congreso Provincial. En el modelo chaqueño, la representación de congresales es proporcional al número de afiliados acreditados en la Justicia provincial y/o federal si correspondiere. El PJ tiene un congresal cada 2.500 afiliados y el resto de los partidos, uno cada mil. La representación en el Consejo Provincial es proporcional a los miembros del Congreso y el Comité Ejecutivo está formado por partes iguales, un representante por partido.

 

En la provincia de Buenos Aires, los mecanismos de funcionamiento y representación podrían variar debido a las características propias del Frente de Todos en ese distrito. Sin embargo, todavía no está definida la letra chica. El próximo paso será convocar a una reunión ampliada de la que participan representantes de todos los espacios políticos. Aunque todavía no tiene fecha, ese encuentro se produciría “en breve”, según las fuentes consultadas por este medio.

 

De visitantes

También está en agenda organizar encuentros en diferentes puntos de la provincia, pero al gobernador le interesa especialmente conformar las mesas políticas en distritos gobernados por la oposición. Es un pedido particular que ya le hizo a su jefe de Gabinete. Salvo excepciones, donde gobierna el FdT la política se ordena en torno a la jefatura política del intendente o la intendenta. En cambio, donde ese liderazgo no existe, es imperioso encontrar los canales de diálogo para ordenar las estrategias.

 

Después de Alberto Fernández, el primero en plantear la necesidad de que se conforme una mesa institucional del Frente de Todos en Buenos Aires fue Sergio Massa. Lo hizo en noviembre del año pasado, en un encuentro que encabezó con referentes del Frente Renovador de la provincia. Tuvo el apoyo de Kirchner, pero el proyecto quedó frizado al compás de los vaivenes de la interna.

 

Sin embargo, en las últimas semanas, Kicillof empujó su conformación definitiva, con el aval del resto de los socios mayoritarios de la alianza en territorio bonaerense, que con esta medida suman presión para que Fernández lo replique a nivel nacional, algo que ahora. en este contexto de crisis,  se niega a hacer mientras busca una vía alternativa a través del PJ.