17|6|2022

El factor Milei, la obsesión del gurú PRO que no es el nuevo Durán Barba

Macri presentó en sociedad a Guillermo Raffo, el asesor que reemplazará al ecuatoriano. Dos horas y media de charla. El paralelismo con el ascenso de Bolsonaro.

"No es el nuevo (Jaime) Durán Barba", sostienen en el PRO. Un poco tarde llegó la aclaración: así ya llaman a Guillermo Raffo, el gurú comunicacional que el expresidente Mauricio Macri presentó este jueves ante las diferentes figuras del PRO, como asesor de imagen del partido, en una reunión cuyo eje principal, confió uno de los presentes, fue aprovechar su experiencia viviendo en Brasil para trazar el paralelismo entre la derecha que encarna Jair Bolsonaro con la amenaza que representa para Juntos por el Cambio (JxC) el crecimiento de Javier Milei

 

Con el objetivo de renovar la imagen del partido, y a medida que crecen sus diferencias entre las posiciones más duras de los halcones y las más conciliadoras de las palomas, confiaron a Letra P que Raffo mantuvo un primer encuentro con varios de las figuras del partido a pesar de mantener una larga relación con el propio Macri que logró superar la frontera entre la Argentina y Brasil, país donde estuvo radicado durante el último tiempo. El fenómeno de Bolsonaro lo conoce de primera mano.

 

En Twitter, Raffo suele opinar bastante seguido sobre el economista. 

 

Lo escucharon durante dos horas y media, además del exmandatario, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, y la titular del PRO, Patricia Bullrich, como referentes de ambas trincheras del buscado post-macrismo para 2023. No estuvieron solos, ya que se sumaron Diego Santilli, Jorge Macri, Cristian Ritondo, Humberto Schiavoni, Federico Angelini, Federico Pinedo Fernando de Andreis. Por zoom, por aislamiento, participó María Eugenia Vidal.

 

En la sede que el PRO estableció en Balcarce al 400, cerca de la Casa Rosada, Raffo desplegó sus iniciativas discursivas y de propaganda bajo la premisa principal de reestablecer una conexión con la ciudadanía a partir de generar respuestas a los problemas que la aquejan, confiaron fuentes partidarias. Sin definiciones prematuras, el hombre que supo trabajar con diferentes figuras políticas del continente, tanto de izquierda como de derecha, manifestó que  JxC debe volver a tejer empatía con el electorado para brindar un sentimiento de cercanía y de escucha que logre derrotar al oficialista Frente de Todos (FdT). 

 

En este escenario, el tema inevitable fue el fenómeno del liberal Milei, una figura que reúne a una importante porción electoral porteña y que representa un desafío para la alianza de JxC, al punto de sembrar discordia entre sus filas. Si bien oficialmente, con un comunicado luego cuestionado, la alianza opositora rechazó sumar al diputado a sus filas; Bullrich representa al sector que no quiere cerrarle del todo la puerta. El flamante asesor aseguró que, para evitar una pérdida de votos a partir de su posible participación en las futuras elecciones presidenciales, el PRO debe volver "a conectarse con la gente" porque, completó, su crecimiento no se debe al enojo de la ciudadanía con la política, sino por la desconexión social que existe con lo que el legislador llama “la casta política”. 

 

A pesar de que el partido aún no definió quién competirá en los próximos comicios, en una carrera en la que se anotan tanto el propio Macri, jugando al misterio, como los más lanzados como Bullrich o Larreta, el PRO ya comenzó a delinear su nueva estrategia discursiva frente al gobierno de Alberto Fernández que se encuentra encerrado en el laberinto de su propia interna con Cristina Fernández de Kirchner y una economía atravesada por la alta inflación. 

 

Raffo ya cuenta con kilometraje de experiencia en campañas argentinas. En su portfolio figuran trabajos con el expresidente Eduardo Duhalde, el exgobernador de Córdoba José Manuel de la Sota y el intendente de La Plata, Julio Garro. A nivel internacional, hizo lo propio junto a los exmandatarios de Brasil Fernando Henrique Cardoso y Luiz Inácio Lula da Silva y en Chile se desempeñó en la campaña del excandidato y amigo del presidente argentino, Marco Antonio Enríquez-Ominami.