03|7|2022

Con la bendición de CFK, Capitanich arma su tribuna de lanzamiento en Chaco

03 de mayo de 2022

03 de mayo de 2022

El gobernador recibirá este viernes a la vicepresidenta, que le dio el visto bueno a su candidatura. Críticas a Guzmán y su nexo con la economía albertista.

Con la presencia de Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Jorge Capitanich dará este viernes el primer paso hacia la carrera presidencial 2023 en un acto que tendrá como protagonista y oradora principal a la vicepresidenta y que se vive en Chaco como un respaldo a la candidatura del chaqueño.

 

La excusa formal del evento será la entrega a la expresidenta del doctorado honoris causa de la Universidad Nacional del Chaco Austral, en la que Capitanich tiene gravitación política. El gobernador fue el impulsor de la ley que le dio origen a la universidad, en diciembre de 2007, cuando todavía era senador. Tuvo el acompañamiento de Cristina, primero en el Senado y luego desde la Presidencia.

 

El evento fue promovido por el propio Capitanich, que buscó armar para Cristina una tribuna similar a la que construyó cuando la vicepresidenta presentó en Chaco su libro, Sinceramente, a mediados de junio de 2019, en plena campaña presidencial. El lugar elegido será el mismo, el Centro de Convenciones Gala de la ciudad de Resistencia, donde Cristina hablará sobre “Estado, Poder y Sociedad: la insatisfacción democrática”.

 

El mandatario provincial también integra la lista de oradores que completan, hasta ahora, las autoridades de la universidad. Como hace tres años, afuera del edificio también habrá militancia que esperará que Cristina se acerque a saludar y, tal vez, a dar otro discurso.  

 

En la previa, la visita de la exjefa de Estado a Chaco se vive como un espaldarazo a la candidatura de Capitanich, que buscará quedar en carrera hacia la Casa Rosada para 2023. Las aspiraciones del chaqueño no son nuevas: ya dio varias veces muestras de su intención de ser candidato presidencial, aunque nunca logró llegar a esa instancia final.

 

Esta vez, Cristina le dio el visto bueno para la largada. “Metele, a ver cómo te va”, lo autorizó a caminar la vicepresidenta, que ya tachó la posibilidad de volver a respaldar a Alberto Fernández. Por cortesía, Capitanich también le dio aviso al Presidente, que lo consideró una aspiración legítima y no puso objeciones. Aún así, el chaqueño avisó a los suyos: “La sorpresa es la marca registrada de Cristina y del kirchnerismo. Y, esta vez no, va a ser la excepción”. La rueda de la fortuna puede salir a su favor o no. Por las dudas, hay que construir. La palabra final la tendrá Cristina, a quien reconoce como única jefa.  El gobernador y la vicepresidenta se vieron por última vez en el Senado, el 18 de abril, mientras armaba la jugada del Consejo de la Magistratura. 

 

Con el Presidente, la relación es “buena en términos personales y políticos”, según describen en Chaco. Por lo que Capitanich concentra sus críticas en la gestión económica de Martín Guzmán. Con el ministro comenzó teniendo un vínculo fluido que se interrumpió en los últimos meses, en particular después del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Su interlocutor más directo y permanente en el área económica del Gobierno, hoy por hoy, es el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, hombre de confianza del Presidente.

 

Capitanich descarga, en la intimidad, críticas duras hacia Guzmán por los términos del acuerdo. Alineados con Cristina, Capitanich y Axel Kicillof fueron los únicos dos gobernadores que no lo celebraron como le hubiera gustado a la Casa Rosada. A fines de enero, cuando el Presidente anunció el cierre de las negociaciones, el chaqueño publicó un hilo de tuits en el que se limitó a decir que Argentina iniciaba “una nueva etapa” y señalaba que la deuda era “impagable e inaceptable". A Fernández le cayó mal. Con todo, el mandatario envió a los suyos a votar a favor del acuerdo en el Congreso.   

 

Las críticas se concentraron, después, en el manejo de la economía doméstica y la inflación. Capitanich comparte con Cristina la preocupación por el impacto en los bolsillos y la consecuente pérdida de capital político para el peronismo. 

 

En esa línea, se puso al frente de varios movimientos de gobernadores que le piden apertura a Fernández. Capitanich cree que el Presidente está quedando “aislado” de Cristina, de los mandatarios provinciales y de la CGT por los problemas de la economía. Entiende que se avecinan tiempos difíciles para el peronismo y para la interna del Frente de Todos, pero cree que no habrá ruptura. “Cristina no va a ser Chacho (Álvarez) ni (Julio) Cobos”, dice ante los íntimos.

 

El chaqueño también se autoerigió como líder entre los mandatarios que forman la liga del Norte Grande, activa en proyectos y demandas a la Casa Rosada. Capitanich cree que el agrupamiento de gobernadores podría ser un buen plafón para la construcción de una candidatura. El viernes dará el primer paso.