18|11|2022

Por más sillas en la Magistratura, Gil Lavedra asumió en el Colegio de Abogados

31 de mayo de 2022

31 de mayo de 2022

Con la presencia de ministros de la Corte, el radical dijo que el Consejo “tiene que dejar de ser rehén de intereses políticos”. Gastón Manes lo miró por TV.

Ricardo Gil Lavedra le puso fin de manera formal el lunes a la era Jorge Rizzo y tomó el mando de la presidencia del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Frente a ministros de la Corte Suprema, funcionarios porteños y correligionarios, como el flamante titular de la convención de la UCR, Gastón Manes, que tuvo que seguir el discurso por pantalla gigante por falta de lugar en el salón, el dirigente radical prometió gestión y apuntó contra el Consejo de la Magistratura: “Tiene que dejar de ser rehén de intereses políticos”. La mirada está puesta a noviembre, cuando deberá ser reformado después de la novela de Cristina Fernández de Kirchner de quedarse con una silla que le correspondía a la oposición. El objetivo: conseguir más sillas en el organismo para sus representados y representadas. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Ante el micrófono, Gil Lavedra se preocupó por tocar distintos puntos relacionados a la gestión y promesas de campaña, las políticas de género que desde su espacio pretende impulsar, la independencia de la Justicia y puso especial énfasis en la representación que tendrán los abogados en la próxima conformación del organismo que procesa disciplinariamente a fiscales y magistrados. “Queremos que nuestros representantes en el Consejo de la Magistratura defiendan nuestros intereses. Que procuren la sanción y la separación de los jueces que incurran en mal desempeño, que se monitoreé la actividad de los tribunales y que se eliminen las restricciones que impiden a los abogados y abogadas acceder en pie de igualdad a la magistratura”, remarcó.

 

Además, el radical pidió que el Consejo “deje de ser rehén de intereses políticos”, en referencia a la pulseada que se disputó entre oficialismo y oposición por las vacantes. Pero más allá de la clase política, también le dedicó un reproche al sistema judicial: “La Justicia en la Argentina padece una crisis de credibilidad”, admitió con una frase que despertó fuertes aplausos.

 

El acto de asunción del exministro en Corrientes 1441 concentró a más de 500 personas, entre las que figuraron Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, dos ministros de la Corte Suprema; además de Inés Weinberg de Roca, jueza del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires; y hasta una representante del gabinete de Horacio Rodríguez Larreta, la ministra de Educación, Soledad Acuña. la ministra de Educación,

 

Tampoco se perdieron la cita Pablo Clusellas, exsecretario de Legal y Técnica de Mauricio Macri; el fiscal general de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques; el procurador bonaerense, Julio Conte Grand; el diputado e integrante de la Magistratura Pablo Tonelli; el consejero Diego Marías; y el constitucionalista Daniel Sabsay.

 

El radicalismo también dijo presente, no sólo con el hermano de Facundo Manes. Estuvieron el ex diputado Facundo Suárez Lastra y el legislador Martín Ocampo. El trío, al igual que varios que se acercaron al evento, tuvo que seguir el discurso de Gil Lavedra mediante una pantalla gigante que se instaló en el hall del primer piso por falta de espacio en el anfiteatro. Alguna queja se escuchó por lo bajo por la situación. 

 

A lo largo de la velada, muchos de los asistentes se preguntaron por la suerte de Rizzo, aunque no hubo respuestas: el hombre que a través de su agrupación, Gente de Derecho, manejó los hilos del Colegio por 16 años no pisó la sede en todo la jornada de recambio. Tampoco apareció su hombre de confianza, Eduardo Awad, hasta el lunes presidente del Colegio, quien argumentó problemas de salud de “último momento” para no entregarle la banda a Gil Lavedra. 

 

 Una vez finalizada la alocución, se dio espacio a la votación de los cargos de las autoridades del Consejo Directivo, consagrados todos por unanimidad, como se previa, salvo el de Juan Pablo Godoy Vélez, objetado por Gente de Derecho. A su vez, el flamante oficialismo tocó “temas formales y organizativos de cómo serán las reuniones”, tal como le indicó a Letra P uno de los participantes del cónclave.