27|7|2022

Segundos afuera: Guzmán corre a Basualdo y se inmola con la suba de tarifas

06 de mayo de 2022

06 de mayo de 2022

El subsecretario de La Cámpora quedó excluido del ajuste, tras un informe que desalentaba aumentos fuertes. Intervendrá un funcionario alineado al ministro.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, sacó de la cancha al camporista subsecretario de Energía, Federico Basualdo, antes del inicio de las audiencias públicas de la semana próxima, en donde se definirán los aumentos tarifarios en materia energética, además de la segmentación. La inédita jugada quedó confirmada con un dictamen conjunto de las direcciones de Asuntos Jurídicos y de Legales de la Secretaría de Energía, en donde se desestima esa intervención luego de un informe que desalentaba las subas de electricidad industrial y domiciliaria. En medio de las tensiones internas entre el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, la movida le permitió al titular del Palacio de Hacienda desactivar al funcionario, aunque aún no logró echarlo de la gestión pública nacional.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La resolución fechada hace más de 15 días recién trascendió hoy, a pocos días de la definición de los aumentos tarifarios, y empoderó a Guzmán, quien se hará cargo de "punta a punta" de la decisión de las remarcaciones en gas y electricidad domiciliaria. De modo que ese sector del kirchnerismo duro quedará excluido del proceso que, sin embargo, no es vinculante para la resolución final, pero en donde el Estado está obligado a plantear sus metas en base a un plan que "no está claro", según destacaron a Letra P fuentes camporistas.

 

"Si bien luce agregado el Informe solicitado a la Subsecretaría de Energía Eléctrica..., el mismo no da sustento técnico requerido a fines de propiciar la medida impulsada por el Secretario de Energía, significando que se han considerado integradamente los Informes técnicos elaborados por la Subsecretaría de Planeamiento Energético..., por la Secretaría de Política Económica... y por la Secretaría de Hacienda, que resultan contener los argumentos técnicos imprescindibles para ello brindándole el fundamento necesario para el impulso del acto bajo estudio", destacó el dictamen jurídico.

 

La decisión se tomó antes de que circulara el contenido del informe que Basualdo le envió al secretario de Energía, Darío Martínez, en donde alertaba que el incremento tarifario que busca implementar Guzmán tiene falencias técnicas que podría toparse con la judicialización, atentaría contra el crecimiento económico y aceleraría la inflación. "Las políticas que se deberán aplicar al segmento residencial con quita total de subsidios no contemplan el principio de gradualidad establecido en fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación", alertó el informe camporista, ahora excluido del debate público sobre remarcaciones.

 

En materia domiciliaria, decía que "para el conjunto de los usuarios residenciales que se le deberá aplicar el tope del CVS (Coeficiente de Variación Salarial) al 80%, sufrirán un impacto en facturas en el mes de junio acumulado del 65%, lo que podría derivar en situaciones complejas con su pago hacia el interior de este amplio segmento", lo que generará subsidiar el pago mayorista a la compañía Cammesa. A la industria ya le cupo una suba del 79%, que generó "ruido" entre los industriales que, a pesar del respaldo a Guzmán en medio de las peleas con el kirchnerismo, ensayaron quejas en los pasillos del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) ante las consultas de Letra P.

 

Según confesaron las voces empresarias, en línea con el análisis del camporismo que vive en la Subsecretaría de Energía, "el aumento de los costos tendrá una presión sobre los precios que seguirá presionando a la inflación durante los próximos meses". "Y si bien la suba en la energía eléctrica es absorbida en los próximos meses y su impacto se termina diluyendo, una vez que se aplica una remarcación, los precios no vuelven a bajar", admitieron las fuentes consultadas por este medio.

 

La postura oficial en materia de energía eléctrica en las audiencias públicas, que se realizarán los días 10, 11, 12 de mayo, estará a cargo ahora del subsecretario de Planeamiento Estratégico, Santiago López Osorio, el único funcionario en la Secretaría de Energía que le responde de manera directa a Guzmán. Con esta jugada, el ministro logró sacarse de encima a Basualdo, quien se transformó en el "único" funcionario con quien mantiene problemas dentro de la gestión, según confiaron a Letra P fuentes de su entorno. Las desavenencias comenzaron hace poco más de un año, cuando la cartera económica dejó trascender la salida del subsecretario luego de bloquearle un aumento de tarifas en abril del año pasado.

 

La contraofensiva de Guzmán se conoce luego de haber soportado una andanada de críticas a su gestión por parte del kirchnerismo más duro, y de lograr el respaldo de los sectores empresarios más poderosos del país, que temen quedarse sin un ministro que "atiende las necesidades del mercado". De hecho, la implosión de la coalición oficialista se desató con el acuerdo que el jefe del Palacio de Hacienda firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en donde el Gobierno se comprometió a realizar un ajuste fiscal de sus cuentas, entre otros puntos, a partir de una reducción de los subsidios a la energía.

 

De modo que en las audiencias públicas de la semana próxima habrá ausencia del kirchnerismo duro que responde al díscolo Basualdo, aunque en esta oportunidad no será como resultado de una estrategia del camporismo de "vaciar" la discusión, sino como consecuencia del modelo de acumulación de poder que implementó Guzmán, quien se hará cargo del nuevo cuadro tarifario y las segmentaciones. Al igual que alertó la Subsecretaría de Energía, las empresas energéticas también pusieron un signo de interrogación al futuro tarifario: temen que una judicialización congele las tarifas.