17|6|2022

Tras romper con Santoro, los ex-Irrompibles se reinventan alineados al kirchnerismo

07 de mayo de 2022

07 de mayo de 2022

Rodeados de referentes cristinistas, los militantes porteños se presentaron con un fuerte mensaje a la interna radical oficialista. Liderazgos y unidad.

El proceso de ruptura de la agrupación Los Irrompibles que conducía Leandro Santoro, y que anticipó este medio semanas atrás, se concretó este jueves con la presentación en sociedad de Fuerza Colectiva, un nuevo espacio que mantiene su identidad radical pero se pliega abiertamente con la conducción de Cristina Fernández de Kirchner. Así quedó expresado durante el acto en el que se acercaron los principales dirigentes porteños K como el senador Mariano Recalde, los legisladores Javier Andrade, María Bielli y Magdalena Tiesso, pero también referentes de varios espacios como Lorena Pokoik y Facundo Martínez (Unidxs y Organizados), Matías Gallastegui (El Hormiguero) y Estanislao Susini (Peronismo Militante), entre otros.

 

El acto, que se realizó en el espacio cultural María Franco, del barrio de Boedo, dejó varios mensajes superpuestos que dan testimonio de la traumática ruptura de la agrupación que supo conducir Santoro, apadrinado por el propio presidente Alberto Fernández. El punto de inflexión de la ruptura fue el apoyo inconsulto del diputado nacional al pacto oficial con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la negativa a movilizar el 24 de marzo, pese a que el activismo radical oficialista pedía hacerlo.

 

"Para construir un mañana de liberación nacional y latinoamericana, hay que luchar desde hoy contra el individualismo, el derrotismo, las vanidades y el posibilísimo que reina entre propios y extraños. Fuerza Colectiva nace como espacio para generar nuevas ideas, indagar en las políticas públicas actuales y a través del diálogo y trabajo colectivo, proponer e invitar a personas quienes se sienten a veces al margen de 'La Política' a participar", sostiene el documento fundacional de la agrupación que va en línea con las críticas volcadas por los militantes radicales contra Santoro al que, antes de romper, le cuestionaban su personalismo extremo y falta de inclusión de la agrupación.

 

"Una unidad electoral es un pacto de dirigentes circunstancial y eso debe verse corroborado en una gestión gubernamental cumpliendo su contrato electoral", continuaron en clara sintonía con las críticas que pronunciaron diferentes dirigentes de La Cámpora las últimas semanas

 

En otro tramo del documento, plantean que la unidad "no sirve con la gente afuera, nos lo demuestran los indicadores sociales y nos lo corroboró la ciudadanía en las urnas" y, para rematar los contraste, señalan que "eso lo ha entendido muy bien y lo sintetiza Cristina Fernández de Kirchner, la conductora estratégica del movimiento nacional, popular, democrático y feminista".