17|6|2022

“Ni Ceos ni chantas”: fiesta radical de Lousteau con dardos al interior de JxC

07 de mayo de 2022

07 de mayo de 2022

El senador encabezó un encuentro de 1500 personas. Pullaro y de Loredo, sus soldados en el centro. El plan A: gobernar provincias. “Volveremos como el 83'”.

SANTA FE (Corresponsalía) El senador nacional Martín Lousteau armó una gran fiesta de militancia en la ciudad de Santa Fe. Con dardos hacia dentro y fuera de Juntos por el Cambio (JxC), el legislador reunió 1500 personas de todo el país a lo largo del sábado. Lanzado en la Ciudad de Buenos Aires, apuesta a armar músculo en el interior de cara a 2023 y tutela, bajo esa premisa, al santafesino Maximiliano Pullaro y el cordobés Rodrigo de Loredo.

 

“Ni Ceos ni chantas”, bramó el segundo de ellos, el diputado nacional, desde la tarima del escenario, en el camping de UPCN. La referencia al Frente de Todos (FdT), pero sobre todo el tiro por elevación al PRO es un punto de partida en la disputa interna que Evolución pretende dar hacia dentro de la coalición opositora, frente al  a las desventuras internas por el el factor Milei. La construcción de Lousteau es territorial y se arroga contener a 200 intendentes en todo el país, con una edad promedio sectorial de 43 años y una paridad de género, nada menor en un partido que, según él, “es el más misógino”.

 

Su operativo es de contagio. Es de correr por “burocráticos” y “cómodos” a aquellos dirigentes de la UCR que priorizaron, en los últimos años, la chiquita. La disputa por cargos, por ser el furgón de cola del PRO y proyectar un partido sólido, con vocación de poder.

 

Con Pullaro en Santa Fe, de Loredo en Córdoba, una eventual postulación de Martín Tetaz en Buenos Aires más su jugada ya anunciada en en CABA, Lousteau dijo que prioriza más lo colectivo, lo movimentista por sobre una candidatura presidencial. Al menos eso comenta. En UPCN lo logró: encendió a los y las presentes, que lo recibieron con redoblantes, bengalas y bombos.

 

Después, sobre el cierre de lo nacional, puede – si quiere – venderle estructura y dirigencia a quien se anime a ser candidato a presidente. Una posibilidad es servirle al diputado nacional, neurocientífico y virtual presidenciable Facundo Manes, que – lee Lousteau – precisa de dichos commodities. “Cuadros políticos comprometidos”, como remarcó el cordobés. O como señaló el propio Lousteau: “Cuánto más jodido sea todo, más protagonistas queremos ser”. Justo en ese tramo del discurso, realzó la figura de Pullaro, quien ya está lanzando a la gobernación.

 

 

Pullaro cerró con el senador nacional en 2021. Lousteau se aferró a él, se lo llevó a Capital y le armó agenda y medios. Es su modelo de político del futuro. Y el porteño, a diferencia de otros dirigentes nacionales, no tiene problemas en que Santa Fe se intente ensanchar las fronteras de JxC hacia el socialismo. Comprender y respetar las realidades locales.

 

Pese al palo elíptico contra los “cómodos”, Lousteau no apuntó a ningún radical en particular. Vía audiovisual, el encuentro recibió salutaciones del presidente nacional de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y su par mendocino Rodolfo Suárez. También del mendocino Alfredo Cornejo. Calma radicales, por ahora.