18|6|2022

La re-re de intendentes en Córdoba: otro sacudón al mantel de JxC

17 de junio de 2022

17 de junio de 2022

Más de 70 jefaturas comunales de la UCR se beneficiarían con el cambio a la ley que impulsa el Ejecutivo. Plazo fijo schiarettista a 2023. Juez, mira de afuera.

CÓRDOBA (Corresponsalía) La modificación de un artículo de la Ley provincial 10.406, que establece un límite de dos mandatos consecutivos para intendentes de ciudades y pueblos sin carta orgánica propia, aún no es parte formalmente de la agenda legislativa. Sin embargo, la centralidad en la agenda política local de la mentada habilitación de una re-reelección y la inminencia de su tratamiento, de acuerdo a las afirmaciones que circulan en las distintas fuerzas y de las que dio cuenta Letra P, motiva inquietudes y rechazos, especialmente en los socios que aún buscan definir la versión cordobesa de Juntos por el Cambio (JxC).

 

Según interpretan en la oposición, se trata de un ardid para ayudar con el “efecto arrastre” a quien encarne la candidatura a la gobernación por Hacemos por Córdoba (HxC). Confirmada la posibilidad de reelección, a quienes tengan luz verde para buscar otro mandato en su municipio se les pediría unir las fechas de los comicios en sus localidades con las elecciones provinciales para aprovechar una tracción conjunta.

 

En un escenario de paridad, según indican las encuestas, la necesidad no sabe de herejías.

 

La tentación puede incluir a representantes de otras fuerzas. En el radicalismo miran con atención a 73 intendentes del palo que, vigente la ley 10406, no podrían buscar su reelección. Hay quienes han vociferado ya su deseo de que un boina blanca encabece la lista para llegar al Panal, lo que sacude un temor fundado: que quienes tienen esa pretensión encuentren una razón "objetiva" para retacear apoyo a una fórmula que encabezaría Luis Juez, a quien siguen mirando con recelo por su ADN peronista y las diatribas de antaño.

 

Ante lo inminente, piden al gobierno provincial que asuma la autoría del proyecto. Es decir, que afronte el costo político, más allá de que sean la tropa intendentista propia la que dé el primer paso con el envío de solicitudes formales, según lo acordado en la mesa Provincia - Municipios.

 

Un artículo

Para los próximos días se espera el ingreso masivo de tales solicitudes formales, que irán dirigidas al presidente de la Legislatura, el vicegobernador Manuel Calvo, quien las derivará a la comisión de Reforma política de la Legislatura. Allí se procederá al análisis de los pedidos y posterior elevación de un proyecto sobre tablas. Dada la amplia mayoría con que cuenta el oficialismo (49 votos propios sobre 70 congresales), se descuenta que sería rápidamente aprobado.

 

La solicitud apunta a una reinterpretación del artículo 7, que impide más de dos gestiones consecutivas en las intendencias y también en la Legislatura. El pedido tiene carácter retroactivo: que permita considerar como primer período de vigencia el actual, de cuatro años, que se extiende hasta 2023. La norma, aprobada en diciembre de 2016, establecía que el cuatrienio 2015 – 2019 sería el inicial. 

 

El interés es transversal e involucra a representantes de todas las fuerzas, principalmente peronistas y radicales, que se dividen la mayor parte de las 427 localidades reconocidas. Suman 290 los jefes y las jefas comunales a quienes “beneficiaría” el cambio en la ley. 

 

A esa cifra hay que sumar 26 legisladores y legisladoras que representan a los departamentos (44 son electos por lista única), también comprendidos por la letra. Acostumbrados a enlazar demandas territoriales con gestiones presupuestarias, su rol también se vislumbra como clave para 2023.

 

Rechazo

El radicalismo anticipó que votará en contra de cualquier modificación de la ley. Sus representantes aseguran que no es prioritario en un contexto de crisis y afecta a uno de los valores sagrados de la democracia: la alternancia.

 

Desestimando especulaciones electorales, con el fresco antecedente del debate por la regulación del juego online, piden al schiarettismo que no maquille su interés en la iniciativa. En simultáneo, advierten a sus camaradas que quieran sacar rédito. “Esto le interesa al gobierno provincial y también a varios que tienen el discurso de la lista 3, pero hace 20 años acuerdan con ellos. Hay complicidades, guste o no”, disparan desde una banca.

 

Con mirada disidente, boinas blancas que no integran el bloque sugieren atender el reclamo del intendentismo propio, al que luego habrá que pedir un trabajo arduo para apuntalar las candidaturas.

 

“No podemos negarles que reelijan. Necesitamos sumar. Con ese criterio, nuestros legisladores provinciales, diputados, senadores y concejales no deberían repetir, pero tenemos a los Mario Negri, a los Mestre y demás. Y ojo, que si no ponemos un radical, Juez pone uno suyo. Ya ha pasado, y está tan seguro de su candidatura que nada le importa”, analiza un reconocido dirigente.

 

Sin levantar la voz, el referente del Frente Cívico asegura que no le corresponde analizar un plan proveniente del gobierno al que aspira a suceder. Mucho menos considerando que no hay intendentes que pertenezcan a su espacio.

 

“Que ellos expliquen por qué abandonan sus convicciones. Hace años nos dijeron que esta ley garantizaba transparencia. Ahora la cambian. Predican una cosa y hacen lo contrario. Parece que están dispuestos a todo para retener el poder. Será que se ven perdidosos. Ojalá Schiaretti no se vaya dilapidando su propia construcción política”, dice el senador, negando un eventual perjuicio.

 

El más cerrado rechazo proviene de aquellos socios considerados minoritarios en JxC. “Pueden ser tan drásticos porque no tienen intendentes ni nombres con aspiraciones. El moralismo no sirve para construcciones ambiciosas”, ironizan en la UCR.

 

Voces parlamentarias ponen el miércoles 29 de junio como fecha tentativa para el tratamiento de la reforma. No parece casual. Pocos días después la Legislatura iniciará su receso invernal.