21|6|2022

Llamosas ajusta su GPS y apunta a subirse a la fórmula del schiarettismo

21 de junio de 2022

21 de junio de 2022

El intendente de Río Cuarto bajó un cambio. Gestiona un bastión electoral en el sur provincial y quiere ser vicegobernador en 2023. Afinidades con Llaryora.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Sin renunciar explícitamente a sus expectativas de convertirse en gobernador, Juan Manuel Llamosas ya evalúa los rindes que le brindaría convertirse en el escudero de Martín Llaryora en la fórmula que Hacemos por Córdoba (HxC) presentará el año próximo para intentar retener el gobierno provincial. Recalculando metas, el intendente de Río Cuarto reconoce la inconveniencia de una eventual pulseada con el dirigente bendecido por el Panal y aupado por varias encuestas. Siguiendo un sendero indicado por la cúpula cordobesista, en las últimas semanas incrementó su exposición junto a su par capitalino. Un juego de interacción mutua que, además de un necesario posicionamiento para balancear el voto urbano y el del interior, permite eslabonar reconocimientos que trasciendan la cita electoral del próximo año.

 

“Soy muy respetuoso de los procesos, los momentos y las pertenencias a un equipo. Si en la necesidad electoral de fortalecer el espacio existe esta alternativa, para mí va a ser siempre un honor. Estamos trabajando y preparándonos siempre para los desafíos que vienen, como parte de la responsabilidad que tenemos. Por supuesto, quien tiene responsabilidades de gestión y tiene vocación, no descarta nunca la posibilidad de avanzar y proyectarse”, responde el alcalde de Río Cuarto ante la consulta de Letra P.

 

“No podemos tener como candidato a nuestro líder, Juan Schiaretti. Eso nos obliga a complementar acciones y trabajar con mucho esfuerzo. Todo se definirá cuando lleguen las instancias adecuadas. Será lo que más le convenga al espacio, lo que sea más representativo de este proceso exitoso que viene teniendo Córdoba hace más de 22 años”, amplía Llamosas.

 

Instalación

Lo consideraba cuando lanzó su precandidatura y lo corroboró en las visitas que realizó desde entonces: el proceso de posicionamiento en la capital provincial puede ser lento e intrincado. De poco vale la condición de sede alterna que ostenta Río Cuarto. Las decisiones trascendentes emulsionan en el Panal y adyacencias. Allí barajan las principales figuras políticas, económicas y sociales.

 

Lo sabe el propio Llaryora, a quien la construcción de su mayor candidatura le ha llevado 10 años (desde aquellas internas en las que desafiara a José Manuel de la Sota) con distintos roles y una importante inversión para consolidar su instalación. Diez años, también, para atenuar las chicanas sobre su condición “provinciana”.

 

“No hay ninguna posibilidad de proyectar una gestión si no se tiene una aceptación, una valoración, en la capital”, sintetiza Llamosas, quien también fue parte de la Cumbre de la Economía Circular que se realizó la pasada semana en la ciudad de Córdoba.

 

Su presencia en tal evento indica también que los postulantes del cordobesismo siguen una hoja de ruta, bocetada en el Panal, que considera mojones las temáticas vinculadas al medio ambiente: cambio climático, reciclaje, movilidad eléctrica. No solo como prioridades en iniciativas, sino también en discursos. Las controversias por el avance de obras sobre bosque nativo y reservas naturales no encuentran el mismo lugar en la agenda oficial.

 

Acciones vinculadas a la “economía verde” están presentes en el convenio de cooperación que firmaran, en marzo pasado, ambos jefes comunales. Desde entonces se han mostrado de manera conjunta en varias ocasiones, siempre sonrientes.

 

“Martín está haciendo un proceso de transformación exitoso y visible. Cada vez que vengo a Córdoba veo una obra, una mejora. Incluso programas de gestión, como el que está presentando hoy, en un escenario mucho más global. Eso hace querer imitarlo y trasladar la experiencia a otros municipios. En mi caso, firmamos este convenio, pero lo potenciamos con el trabajo de los equipos: el suyo va a Río Cuarto, nosotros venimos a Córdoba. Eso genera proyección y visibilidad de lo que estamos haciendo en Río Cuarto”, explica el intendente de la segunda ciudad de la provincia por peso electoral, emplazada en el corazón agrícola de Córdoba que HxC se disputa con Juntos por el Cambio. De hecho, la coalición opositora tendrá allí este viernes la segunda reunión temática de su Mesa Nacional.

 

Confianza y recambio

La opción por Llamosas como vice supondría también una maniobra no exenta de riesgos para Llaryora. Además de desbaratar versiones sobre un posible compañero proveniente de otras fuerzas como el PRO, implicaría también clausurar la posibilidad de que el schiarettismo ubique una figura que opere como fiscalizador de la continuidad de un legado de seis mandatos. Alejandra Vigo suele ser el nombre más referido a tal fin.

 

En simultáneo, ubicaría a su lado a otro dirigente provincial, con gestión y creciente reconocimiento. Durante la semana, el entorno de Llamosas compartió una encuesta, realizada por la consultora CB, que ubica al riocuartense como el sexto intendente con mejor imagen a nivel nacional.

 

Se trata, además, de uno de los dirigentes identificados con la renovación dirigencial del PJ provincial, tras 25 años en el poder. Manuel Calvo, actual vicegobernador, y Natalia de la Sota, diputada nacional, completan un póker que comienza a interactuar con sus propias proyecciones.

 

“Más allá de las preferencias personales que puede tener Martín, una relación de confianza, lo que prima son siempre las necesidades políticas de fortalecerse con el mayor volumen de votos. La nuestra es una buena oportunidad porque podemos aportar por el peso específico de nuestra ciudad, por ser del interior y porque podemos acompañar un recambio generacional”, analizan desde la capital alterna de la provincia.