22|6|2022

Kicillof se apoya en la Liga de las provincias y busca federalizar la ayuda social

22 de junio de 2022

22 de junio de 2022

Pretende sacar del medio a las organizaciones y que las gobernaciones manejen los planes. Documento en construcción y diferencias con La Cámpora.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Mientras mira de reojo el fuego cruzado entre su ministro de Desarrollo Social, Andrés Larroque, y el Movimiento Evita en la guerra por los planes, Axel Kicillof tiene decidido recostarse en la Liga de gobernadores que integra junto a 15 colegas de provincias del interior para intervenir en el debate y plantear la necesidad de “federalizar” la asistencia social, es decir, correr del medio la intermediación de las organizaciones.

 

Antes del fin de semana, el espacio de mandatarios provinciales podría dar a conocer un documento explicando la postura de las provincias en el debate que terminó de instalarse a partir del discurso de Cristina Fernández en Avellaneda. La cita es el viernes en la ciudad de Resistencia, Chaco, con Jorge Capitanich como anfitrión.

 

Los gobernadores y gobernadoras de la Liga pedirán, en un documento en cuya redacción ya se trabaja, que el esquema de planes sociales montado por el gobierno de Alberto Fernández, que tiene como principales beneficiarios a los movimientos sociales Evita y Barrios de Pie, se “federalice”, es decir, pase al control de las provincias. También plantearán, en línea con el mensaje de la vicepresidenta, la necesidad de mejorar la conversión de planes sociales en trabajo genuino.

 

Algo de esa postura fue adelantada en el último documento de la Liga, en donde los gobernadores señalaron que “es tiempo de construir consensos estructurales respecto a políticas para el desarrollo productivo con el objetivo de generar nuevos empleos de calidad. En este sentido, estamos estudiando también alternativas para federalizar las políticas que permitan transformar los planes sociales en trabajo genuino y digno”. El documento llevó la firma de Kicillof, Sergio Ziliotto (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Uñac (San Juan), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gustavo Sáenz (Salta), Gildo Insfrán (Formosa), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Alicia Kirchner (Santa Cruz).

 

La mirada de Kicillof sobre el espinoso debate por los planes sociales es precisamente la que se expresará en ese documento, dicen en las últimas horas en el entorno del Gobernador, que, en privado, repite una y otra vez que “todo el esfuerzo tiene que estar en más trabajo y menos planes”.

 

“No se puede vivir con 1.300.000 planes sociales”, dicen en los despachos de la Gobernación bonaerense más cercanos a Kicillof, donde prefieren esquivar las esquirlas de la batalla entre La Cámpora y la organización que lidera Emilio Pérsico, con los planes sociales en medio de las tensiones.

 

El ariete en esa pelea es Larroque, quien, en los últimos días, incluso antes del mensaje de CFK del lunes en el acto de la CTA, ya venía desplegando hostilidades: la semana pasada, lanzó con bombos y platillos una línea telefónica para que los beneficiarios de planes sociales denuncien a las organizaciones que retienen parte del pago de esos beneficios. La movida apuntó al Polo Obrero, cuyos dirigentes admitieron esa práctica, pero también -y sobre todo- al Evita.

 

“La postura de Larroque es de Larroque, cuando habla de planes sociales lo hace en nombre propio, no como vocero del gobierno bonaerense”, apuntan cerca de Kicillof, que mantiene una silenciosa pulseada política con la agrupación que lidera Máximo Kirchner.

 

La posición de Kicillof va a ser la que se exprese junto a sus colegas gobernadores, agregan en La Plata. Como en las dos intervenciones anteriores de La Liga (por tema Corte Suprema y por tema coparticipación), se trabaja en la redacción de un documento conjunto que se redactará con la voz de las 16 provincias.

 

Básicamente, según trascendió, tendrá un pedido concreto al gobierno de Alberto Fernández para que la administración de los planes sociales deje de estar en manos de las agrupaciones y pase a la órbita de los estados provinciales.