18|9|2022

La tropa bonaerense le pide a Massa abandonar el bloque del FdT en la Legislatura

27 de junio de 2022

27 de junio de 2022

Aduce falta de decisiones en el área de Justicia e inacción en la agenda legislativa. Una retirada del Frente Renovador sería letal para el oficialismo.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La interna a cielo abierto que padece el Frente de Todos (FdT) escribe este lunes un nuevo capítulo que amenaza con la estabilidad de la coalición oficialista en el territorio que gobierna Axel Kicillof, el principal distrito electoral del país que las tribus buscaban resguardar del vendaval nacional: los principales dirigentes del Frente Renovador (FR) le piden a Sergio Massa abandonar los bloques del FdT en ambas cámaras legislativas molestos por falta de definiciones en el área de Justicia y acción en la agenda parlamentaria. La tropa en Buenos Aires se siente prescindente en la mesa de toma de decisiones que trabaja en el reparto de los lugares vacantes en el Consejo de la Magistratura, la bicameral de enjuiciamiento a magistrados y la bicameral de seguimiento de emergencias.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La postura se enmarca en un reclamo mayor de los incondicionales del FR que tienen previsto reunirse en el congreso partidario el 15 de julio en Mar del Plata. Allí, tal como dio cuenta Letra P, los dirigentes que responden al presidente de la Cámara de Diputados en el Congreso pedirán dar un giro en la estrategia política y electoral que profundice la agenda propia de Massa, la vinculada directamente con la clase media, al mismo tiempo que agregarán la necesidad de tener más influencia sobre las decisiones que emergen de la alianza que ayudaron a fundar en 2019.

 

Si bien las fuentes consultadas no dieron precisiones sobre el paquete de reclamos que vienen pregonando puertas adentro, sí mencionan que está relacionada con la obtención de lugares en la estructura de Justicia, que, según fue publicado en el Boletín Oficial, fueron creadas con la incorporación de nuevas áreas en el ministerio que conduce Julio Alak, según lo dispuesto en el Plan de Infraestructura Penitenciaria, que pasó a su vez por la Legislatura bonaerense. De acuerdo a información oficial, se propiciará la creación de la Subsecretaría de Inclusión Penitenciaria con sus desagregaciones correspondientes, y se rediseñarán áreas ministeriales que incorporarán la Dirección Especializada en Violencia por Razones de Género, Familia y Laboral, además de la creación de la Dirección Provincial de Alternativas de la Pena y Video Vigilancia, entre otras.

 

Por otra parte, en el ámbito legislativo hubo desencuentros entre las partes del Frente de Todos por la división de los consejeros titulares y suplentes del Consejo de la Magistratura. También, por las vacantes en la Bicameral de Enjuiciamiento de Magistrados, que se prevé entre en debate el próximo 7 de julio y que estará integrada por doce legisladores y legisladoras, cinco de ellos de la Cámara alta y siete de la Cámara baja, de los cuales uno ejercerá la presidencia. Algo similar sucede con la Comisión Bicameral de Seguimiento, Fiscalización y Control para la Emergencia, que deberá estar compuesta por seis representantes legislativos de cada Cámara.

 

Si, finalmente, se produce este desenlace con el que advierten los dirigentes massistas, el Frente de Todos perdería la primera minoría en la Cámara baja, en la que hoy tiene 42 bancas, ante Juntos, que reúne 41 voluntades. Lo mismo en el Senado que preside Verónica Magario, que en la actualidad está equilibrado con un empate de 23 a 23 voluntades, en las que la oposición tiene el número para dar el cuórum y el oficialismo el desempate en las manos de la vicegobernadora.