08|8|2022

Tras reunión CFK-Daer, la CGT le bajó un acto al Presidente: la guerra continúa

28 de junio de 2022

28 de junio de 2022

Fernández iba a presidir el homenaje por la muerte de Perón el viernes. El cegetista estuvo con la vicepresidenta a solas. Ella estará en Ensenada el sábado. 

El viernes se cumplirán 48 años de la muerte de Juan Domingo Perón. Como presidente no sólo de la Nación sino también del PJ Nacional, Alberto Fernández iba a homenajear al fundador del movimiento en el salón Felipe Vallese de la CGT. La central obrera, sin embargo, suspendió el evento este martes por la noche. No obstante, en la Casa Rosada están encaminadas frenéticas negociaciones para que se pueda realizar. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Hay dos argumentos para el desplante al Gobierno, cuentan fuentes sindicales: uno es cómo la Casa Rosada intentó "apropiarse" del acto, cursando incluso invitaciones; y el segundo, la falta de acuerdo entre los sectores cegetistas para el recuerdo de su líder. En medio de un nuevo terremoto financiero y una economía recalentada por faltante de gasoil, con impacto en los salarios de los trabajadores formales, un sector del sindicalismo viene pregonando incluso realizar algún tipo de medida de fuerza contra la administración albertista. Por ahora, desde la cúpula estaban conteniendo la difusión explícita del malestar. 

 

Como se suele decir en las redes sociales: "datos, no opinión". El culebrón de la cancelación se da luego de que uno de los cotitulares de la cúpula gremial, Héctor Daer (Sanidad) estuviera reunido dos horas con Cristina Fernández de Kirchner. El sindicalista había sido uno de los pocos que, tras el reproche de la vicepresidenta por el reparto y control de los planes sociales en un púlpito en Avellaneda, había salido a respaldar a los movimientos sociales, en sintonía con la Casa Rosada. "No hay que generalizar porque se comete un error gravísimo", le replicó, antes de brindar una defensa puntual a las organizaciones, como la apuntada por CFK con ironía, el Evita: “Cuando el Estado no dio abasto, fueron las que contuvieron en los barrios”. Después, el dirigente sindical terminó en su despacho. El contenido de la cumbre no trascendió. 

 

La vista de Daer a la ex mandataria no fue tan resonante como la del expresidente del Banco Nación en la era Cambiemos, Carlos Melconian, solicitada por la Fundación Mediterránea que siempre se mantuvo en la vereda de enfrente del cristinismo en materia económica. Igual, el reencuentro con el líder gremial sobresale entre los nombres que se están acumulando en la agenda de la vicepresidenta. 

 

Después del cara a cara, en su oficina del Senado descontaban que el viernes la CGT oficiaría de anfitrión de Fernández. Fua así que se encargaron de aclarar que Cristina Kirchner pensaba encabezar, originalmente, ese mismo día y a la misma hora de la tarde un nuevo evento, como parte de sus reapariciones que cada vez son más frecuentes, una gira en ciernes que adelantó Letra P. Pero, al final, añadieron, había decidido postergarlo para el sábado para evitar la pantalla partida o restarle protagonismo al Jefe de Estado.

 

La expresidenta viene de subirse a otro aniversario, en este caso patrio, el del 20 de junio del Día de la Bandera, para dirigir sus reproches al Jefe de Estado. Un plenario organizado por la Central de Trabajadores Autónomos (CTA), en Avellaneda, fue la excusa formal para que Cristina Kirchner insistiera con la metáfora de la lapicera del Presidente, esta vez al apuntar contra el "festival de importaciones". El concepto fue, primero, negado por el Gobierno; pero después admitido con un paquete de medidas

 

En el Instituto Patria ya no niegan que hay una gira cristinista en marcha. En mayo, cuando sus críticas al Gobierno dejaron de ser por escrito, estuvo en Chaco. A principios de este mes fue otro aniversario, los cien años de YPF, el marco para un discurso de la expresidenta, sobre un escenario al que al final también se subió Fernández. Sus cortocircuitos, entonces, dieron paso a una breve tregua que se rompió en Avellaneda la semana pasada. ¿Seguirá la vicepresidenta de reapariciones en el conurbano, bastión electoral del cristinismo? Desde el Senado avisan que las intercalará con próximas visitas al interior del país. Sin libro para presentar como en 2019, un nuevo Sinceramente Tour está en marcha, pero con otros sinceramientos.