09|8|2022

El mercado acelera el ultimátum presidencial a Guzmán

29 de junio de 2022

29 de junio de 2022

La presión sobre los dólares financieros y el blue empujó a una devaluación encubierta. Golpe al esfuerzo antiinflacionario y a los tres meses de gracia. 

La escalada de los dólares financieros y del blue durante las últimas semanas, que escondía la presión para lograr una devaluación brusca, como había advertido el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, mostró el desgastado vínculo que mantiene el mercado con el ministro de Economía, Martín Guzmán. El BCRA logró realizar este miércoles una compra récord de divisas, de casi 6.000 millones, luego de reforzar el cepo importador, y con esa misma jugada consiguió, de paso, desactivar una corrida cambiaria que estaba antecedida por la disparada de la brecha. Pero el gobierno de Alberto Fernández deberá sortear a test diario, ante la desconfianza de los inversores sobre el futuro de la economía local, lo que podría adelantarle el ultimátum presidencial por la necesidad de resultados en materia de inflación y sostenimiento de la recuperación de la actividad.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) era la llave para lograr empatía con los mercados, pero la inevitable necesidad de revisión que advirtieron economistas y operadores pusieron tensión durante los últimos días y llevaron a otra crisis en la brecha entre los dólares financieros y el oficial. "A más de un año de la elección del próximo gobierno, y a sólo tres meses de la aprobación del acuerdo con el FMI, ya se concretó la primera 'mini' corrida contra la deuda en pesos del gobierno nacional", señaló un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), que dirige Andrés Asiain

 

"Si no hay coordinación en las respuestas entre Economía y Banco Central, las pocas balas de que se dispone son disparadas inoportunamente y con mala puntería. Esto fue apenas un anticipo de lo que puede venir, pero ya nos deja metidos en la coyuntura que va a dominar la política económica de acá a diciembre de 2023: atajar penales en el mercado de cambios", advirtió el CESO. Ese internismo, menos exasperante que el denunciado por el exministro Matías Kulfas entre Economía y el camporismo de la Secretaría de Energía, fue leído por el mercado como una señal de debilidad. Las denuncias por el festival de importaciones que realizó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner realineó a parte del gabinete económico.

 

Como reveló hace poco menos de un mes Letra P, el presidente Alberto Fernández le había puesto un ultimátum a Guzmán: si en tres meses no bajaba la inflación, se terminaría su paso por la administración pública. Ahora, con un mercado intempestivo ante las condiciones financieras, el plazo que tiene el jefe del Palacio de Hacienda se redujo, porque si se sostiene la brecha cambiaria, por encima del 100%, a pesar de un Central comprador récord y una mejora del rendimiento de los bonos argentinos, la presión para provocar una devaluación más acelerada que la prediseñada por el BCRA impactará en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que viene cargado para el junio que termina este jueves.

 

"Es la tercera vez que nos pasa que quieren dar un golpe de mercado", se quejó Alberto Fernández, en C5N. Para más detalles, el jefe de Estado defendió las medidas de cepo a la importación que implementó el BCRA, en conjunto con Economía y el Ministerio de Desarrollo Productivo: “¿Cómo piensan que nosotros paramos la tercera corrida que nos quisieron hacer si no es con dureza? Para ser duros no hay que andar pegando puñetazos ni a los gritos, sino actuar con sentido y racionalidad”.

 

Por su lado, en una conferencia de prensa que brindó en Casa Rosada, junto al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, el ministro Guzmán admitió la crisis con el sector financiero: "Siempre que se toma una medida de este tipo, hay una reacción inmediata de los mercados que va a en un sentido y una reacción de las reservas que va en otra hasta que después se va acomodando". Y también defendió el endurecimiento del cepo a las importaciones: "El resultado que vemos es que en solo 3 días se acumularon más de 900 millones (de dólares) de reservas internacionales. El día de hoy, alrededor de 580 millones de dólares. Y esperamos que mañana y las próximas semanas este proceso continúe en la senda en la cual proyectábamos".

 

En ese contexto, el dólar financiero sostuvo su marcha alcista cuando el miércoles alcanzó nuevos máximos al cierre de la jornada, cruzando la barrera de los 250 pesos, con una brecha superior al 100%. El blue también se mantuvo en niveles récords nominales, pese a un rebote de los bonos en dólares y a las fuertes compras del BCRA. Esa distancia con el dólar oficial pone presión sobre la economía real, ya que las empresas comenzaron a reevaluar los negocios de comercio exterior por las pérdidas que encuentran al financiarse para importar insumos a precios extraoficiales y vender con precios de dólares marcados por el Central.

 

Con ese contexto, Guzmán deberá lidiar con las presiones del mercado para aplicar una "devaluación brusca", los temores por un parate de la actividad económica por las restricciones importadoras y la necesidad de reducir la inflación, que en este mes llevó la presión de los aumentos de las tarifas de servicios públicos, pero que en julio estará recargado por el conflicto de abastecimiento de combustible, que meterá subas en el transporte y la producción primaria, y la renegociación del programa Precios Cuidados.