10|8|2022

La Corte italiana abrió la puerta para extraditar a un cura represor argentino

30 de junio de 2022

30 de junio de 2022

Anuló el fallo que impedía que el excapellán prófugo Reverberi Boschi fuera enviado al país para juzgarlo por torturas y homicidios perpetrados en la dictadura.

En una sentencia considerada histórica, la Corte Suprema de Casación de Italia reabrió el camino de extradición de Franco Reverberi Boschi, el excapellán del Ejército acusado de delitos de lesa humanidad, entre ellos secuestros, torturas y homicidios perpetrados en Mendoza durante la última dictadura cívico militar eclesiástica. La Justicia argentina solicitó en dos oportunidades a su par italiana que envíe al religioso, que vive desde hace una década en el centro-norte de Italia, para poder ser sometido a juicio en el país. Ambos pedidos fueron rechazados en primeras y segundas instancias, destino que ahora el máximo tribunal revirtió.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

 

El pedido de Interpol de captura de Reverberi Boschi

“La Corte Suprema nos ha dado la razón. Reverberi Boschi no es un pobre curita anciano que ejerció en la legalidad durante los años de plomo en Argentina, como dijo la Cámara de Apelaciones, sino un tipo que pisó un centro clandestino en el momento en el que había personas cautivas que estaban siendo torturadas. Hemos logrado un paso fundamental, una victoria”, interpretó Jorge Ithurburu, presidente de la organización referente de derechos humanos italiana 24Marzo Onlus, que impulsa expedientes locales e internacionales contra represores latinoamericanos prófugos en Italia. La organización no ha logrado iguales resultados con otros represores, entre ellos el uruguayo Jorge Troccoli, que fue juzgado en Italia por su participación en el Plan Cóndor; o el represor argentino Carlos Malatto, al que se intenta juzgar por delitos de lesa humanidad perpetrados en Mendoza.

 

La audiencia ante el Tribunal Superior de Italia se llevó a cabo en Roma y contó con la participación de la Embajada argentina. En la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación consideraron el fallo supremo como una “muy buena noticia”. “La decisión habla de que el pedido de extradición de Argentina estaba sustentado en hechos graves”, evaluó el director de Asuntos Jurídicos, Federico EfronArturo Salerni, el abogado integrante de 24Marzo Onlus que representó a Argentina en el expediente de extradición de Reverberi Boschi, explicó que la Corte “aceptó” el recurso con el que se le reclamó que anulara la decisión de la Cámara de Apelaciones de Bologna de cerrarle la puerta a la extradición al represor argentino y “la devolvió a otra sección de ese tribunal para un nuevo examen”, indicó.

 

Si bien no se conocen los argumentos del fallo supremo, la interpretación que realizan los abogados es que la decisión de la Corte significa un “reconocimiento de que Argentina tiene todos los elementos para indagar a Reverberi Boschi, que hay pruebas suficientes, que no hay argumentos excesivos”, analizó Ithurburu. En este sentido, Efron coincidió: “Para poder analizar el pedido de extradición de Reverberi Boschi es imprescindible comprender el contexto de terrorismo de Estado en el que actuó como capellán del Ejército, algo que la Cámara de Apelaciones de Bologna no tuvo en cuenta”.

 

La audiencia en Roma había comenzado con una buena señal. La procuración general ante la Corte apoyó la postura argentina. “En otras ocasiones se había pronunciado en contra de la solicitud de extradición, pero esta vez consideró que el recurso se basó en la existencia de pruebas suficientes en contra de Reverberi”, subrayó Salerni. La Procuración retomó los planteos presentados ante la Corte por Salerni. “Sostuvimos que Reverberi Boschi estuvo presente en La Departamental, que participaba en modo activo de las torturas a personas allí secuestradas, que por lo tanto era parte del grupo de tareas, y que uno de los destinos de las personas allí detenidas era el de su desaparición, o sea de su homicidio. Por último sostuvimos que está probado que Berón estuvo detenido en La Departamental en el período en que se lo vio a Reberveri Boschi allí”, detalló el abogado.

 

La Justicia federal argentina solicitó la extradición de Reverberi Boschi en dos oportunidades. Primero en 2013, sin éxito. Ocho años después lo reiteró, aprovechando un cambio en la legislación italiana, que incorporó el delito de tortura al Código penal local. La solicitud busca indagar al excapellán por su participación en el homicidio de José Berón y los secuestros y las torturas que padecieron otras diez personas durante su cautiverio en el centro clandestino que funcionó en San Rafael, Mendoza, conocido como “La Departamental”.

 

En 2012, Reverberi Boschi se fugó a Sórbolo, en la región de Parma, Italia, donde nació hace 85 años, tres meses antes de que la Justicia argentina lo citara a prestar declaración indagatoria por su participación en crímenes de lesa humanidad en San Rafael, Mendoza, donde ejerció como capellán del Ejército. Sobrevivientes del centro clandestino que funcionó en el Palacio de Justicia de esa ciudad cuyana durante la última dictadura, lo acusaron en el marco del juicio de lesa humanidad que se llevó a cabo en la provincia en 2010. 

 

Roberto Flores testificó que el capellán era “habitué” de La Departamental durante las sesiones de tortura a las que eran sometidas las personas cautivas en ese centro y que les sugería a los secuestradores que “colaboraran” con los represores “para tener alivio espiritual”. Sergio Chaki también declaró haberlo visto durante su cautiverio y creyó que el capellán “andaba calzado” por los pasillos del lugar de detención ilegal. Mario Bracamonte en tanto, aseguró haberlo visto al cura “en cuatro oportunidades”, entre ellas el 9 de julio de 1976 cuando era sometido a “una paliza”. Hugo Riera, otro sobreviviente, aseguró haberlo visto en el centro clandestino que funcionó en la sede de Infantería de la Policía de Mendoza.