11|8|2022

Larreta empieza a inclinarse por Jorge Macri para su sucesión

30 de junio de 2022

30 de junio de 2022

El jefe de Gobierno es cauteloso con las variantes para ofrecer en Ciudad. El ministro levantó el perfil y cuenta con la aprobación de su primo. Vidal, tachada.

Mientras evalúa si desdobla o no las elecciones en la Ciudad, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, también empieza a inclinar la balanza en la lista de sus sucesores ante una casi asegurada interna que completará con el candidato de la UCR, el senador nacional Martín Lousteau. De ese pelotón de candidatos amarillos, hay uno que ya empieza a sacar ventaja: el ministro de Gobierno, Jorge Macri.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Convencido de que para su proyecto presidencial es necesario retener la Ciudad, el alcalde mira encuestas, diseña estrategias y augura predilecciones de los votantes porteños. Con esos números analiza las posibilidades del trío de postulantes que tiene en mente conformado por el mencionado Macri, el ministro de Salud, Fernán Quirós, y su par de Educación, Soledad Acuña. Hay una cuarta en el tintero: más relegada, ya casi fuera de los planes de casi todos, figura la diputada nacional María Eugenia Vidal, que viene de ser levantada por el otro Macri, Mauricio, con quien compartió un desembarco de campaña en La Plata

 

La ventaja que le saca al resto del pelotón Macri, ahora sí Jorge, quedó en evidencia en la presentación del diputado nacional Omar de Marchi como el encargado de la coordinación de los equipos de armado político de Larreta para el interior del país. “Voy a apoyar a todos los candidatos del PRO que están acá”, manifestó el jefe de Gobierno. Un único detalle: el único que estaba presente y que busca sucederlo era Macri.

 

No solo él leyó en esa clave electoral la frase del alcalde, sino que también le quedó claro al resto de los presentes. “Falta mucho, casi un año”, remarcan cerca de Larreta ante la consulta de Letra P por su manifestada predilección. En las usinas de campaña no sólo lo ven a Macri como uno de los voceros de la Ciudad, cualidad que comparte también con Quirós, Acuña y otros dirigentes, sino que además ponderan la vinculación directa con el expresidente, su primo Mauricio. 

 

Como si se tratase de una marca registrada, en Uspallata tienen medido que el apellido Macri tracciona votos en territorio porteño, bastión del PRO desde 2007. No por nada el propio ministro cambió su actitud: pasó del “no me pregunten por mi primo” a hablar de lo que fue su gestión, ponderar muchas medidas y hasta mostrarse con él.

 

El gesto de Mauricio Macri a su primo es también una forma de señalarlo como un candidato que cuenta con su visto bueno. Con ese aval, el desembarco quedó ya plasmado. Sobre todo cuando se ve el problema que representa ir a una interna contra Lousteau sin un candidato fuerte, que le pueda pelear de igual a igual. "Después de la campaña del año pasado, más la salida de Santilli, se necesitaba un postulante que tenga cintura para moverse, gestión, que sea una voz autorizada y que simpatice con los halcones", expresó uno de los hombres de mayor confianza de Larreta, al ser consultado sobre las señales que envía su jefe a Macri.

 

La decisión de Lousteau de dejar de lado los coqueteos con una campaña presidencial para centrarse en la Ciudad, admitida su candidatura en mayo, llegó después de un movimiento en el tablero de ajedrez que realizó Macri. Fue en un evento en el barrio Rodrigo Bueno que organizó el ministro de Desarrollo Económico, José Luis Giusti, y le extendió la invitación al entonces su reciente compañero de Gabinete. El intendente de Vicente López, en uso de licencia, aprovechó entonces el convite para hacer un desembarco con el que básicamente copó el acto. Mientras tanto, fuera del país, el radical recibió una serie de llamados de sus correligionarios; todos con el mismo tono y consejo: “Tomate un avión y empezá a recorrer la Ciudad”.

 

A los pocos días, el senador nacional ya visitaba, recorría comercios y mantenía encuentros con dirigentes. Cual jugada de ajedrez, en el que se analiza la reacción del rival, en Uspallata vieron en la rápida respuesta de Lousteau como un indicador de qué tipo de dirigentes lo incomoda electoralmente. 

 

No solamente es el propio Larreta el que se empieza a inclinar poco a poco por Macri: quienes oficiaron en la campaña porteña a modo de armadores empezaron a tener contactos con los equipos del exintendente. Lo que en un inicio fue de manera informal, apenas algunas charlas, avanzó hacia canales más tradicionales.

 

Siempre con la partida en la mente, el jefe de Gobierno también apuesta a que en su sucesión coexista gente de su riñón, a modo de control. Ahí es donde Acuña y Quirós vuelven a entrar en la contienda, no para el primer puesto de la boleta sino para acompañar. Igual, a priori, las mayores chances, por ahora, las tiene el vicepresidente primero de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, que recientemente encabezó el proyecto de apertura de listas para candidatos.

 

Ferrario oficia como virtual vicejefe desde la renuncia de Diego Santilli, electo diputado y anotado para ir por la gobernación bonaerense, por lo que el movimiento implicaría una “institucionalización” del rol que cumple actualmente en la gestión porteña.