02|10|2022

Mapa de medios: en esta cancha juega hoy el periodismo

Buenos Aires es la usina de contenidos. A la concentración de grandes grupos locales se suma la amenaza de los gigantes digitales.  

El mercado de medios argentino tiene gran cantidad y variedad de actores. Hay privados y estatales, con y sin fines de lucro. Dentro de los privados comerciales existe una serie de grupos que aglutina buena parte de los medios con mayor relevancia. Son estructuras empresariales que tejen redes de reiteración de contenidos a lo largo y ancho del país, con emisoras de radio o canales de televisión, así como llegan con sus portales o diarios a todos los rincones. Podrían destacarse distintos niveles de relevancia: nacional, regional y local. En el plano de los medios nacionales, se identifica una gran presencia de usinas de producción de contenidos que tienen, principalmente, a Buenos Aires como centro de realización. Desde allí, los productos se irradian al resto de las provincias y ciudades.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Dios atiende en Buenos Aires

La capital del país es el lugar desde donde se irradia buena parte de los contenidos periodísticos y de entretenimientos más masivos hacia todo el país. Especialmente en televisión y periodismo gráfico, los grandes grupos como Clarín, VIACOM, Indalo, Octubre, Perfil, Infobae y América producen contenidos que llegan a todo el país a través de distintos mecanismos. En radio, el panorama es distinto y, si bien existen retransmisiones de los programas de los principales grupos porteños -Alpha Media, Indalo, Clarín y Octubre son los más fuertes-, la producción local y regional tiene otra pisada. Quizás sea ese el motivo de existencia y supervivencia de los dos grupos “nacionales” más grandes fuera de Buenos Aires: Cadena 3 y Televisión Litoral tienen una fuerza enorme en la producción radiofónica.

 

Diseño: Ana Carballo.

Todos estos conglomerados cuentan, en su mayoría, con una pata en cada uno de los mercados: contenido de audio (radio), audiovisual (tele) y prensa (web o papel). Incluso grandes grupos que no tenían una pisada fuerte en prensa, como América, terminaron por desembarcar en ese mercado en los últimos años con la compra de El Cronista, por ejemplo. Los gigantes porteños son, decididamente, multimedios. 

 

En relación a los medios de propiedad estatal, se destacan en canal de TV abierta y las radios (AM y FM) que operan desde la Ciudad, las 57 emisoras que lo hacen desde diferentes localidades de provincias, Canal 12 de Trenque Lauquen (Buenos Aires) y Radiodifusión Argentina al Exterior (RAE). Además, se suman los canales de televisión digital Encuentro, Pakapaka, DeporTV (que anteriormente dependían del Ministerio de Educación), CINE.AR y TEC TV, la plataforma de streaming Cont.ar. y la agencia nacional de noticias Télam. El Estado ha sido un actor central en el inicio de cada sistema, con excepción de la radio, y sus lógicas siempre se han visto afectadas por los avatares de la política. 

 

El sector de medios sin fines de lucro expone una presencia territorial muy marcada. En su mayoría, son radios de FM gestionadas por organizaciones de la sociedad civil, que aportan a la diversidad de perspectivas comunicaciones con experiencias vinculadas a aspectos sociales, culturales, políticos y territoriales-comunitarios. En la última década, a este movimiento de fuerte tradición se sumaron experiencias vinculadas a la televisión. 

 

Los caudillos provinciales

En las distintas regiones del país, los medios están tan o más concentrados que en Buenos Aires. Cuanto más reducido es el mercado, menor competencia existe, especialmente en televisión y prensa gráfica. Los referentes del periodismo federal son empresas que, en su mayoría, se emparentan más con la lógica de gran empresa familiar que participó del mercado nacional hasta mediados de los noventas. Son organizaciones de larga trayectoria, originarias de la prensa gráfica, que han desembarcado también en radio y, en algunos casos, televisión. Cadena 3 y Televisión Litoral son dos grupos con mucha fuerza que se han expandido hacia fuera de sus fronteras provinciales. La primera lo hizo con una red de emisoras que están presentes en todas las provincias argentinas, siempre con la radio como única producción. La segunda, de la familia Scaglione, cruzó las fronteras de Santa Fe y se asoció con distintos empresarios (como Caputto del Grupo El Litoral) para dominar el este del país y pisar en tierra mediterránea.

 

Mendoza, Córdoba y Santa Fe son territorios que cuentan con distintos grupos medianos, que se expanden desde las grandes ciudades al interior de cada provincia. La zona núcleo del país dibuja la estela económica del sistema de medios. Diferentes son los casos de la Patagonia, el Noroeste y Noreste del país donde los grupos son más pequeños, no tan expandidos y con altísima incidencia de la política y de los distintos factores de poder locales.

 

Los gigantes digitales dominan

Cualquier descripción de poder económico en la distribución, producción y circulación de contenidos mediáticos debe comenzar por una aclaración: el escenario digital, ese en el que el público argentino pasa entre ocho y nueve horas diarias en promedio está absolutamente dominado a nivel mundial por un conjunto muy reducido de empresas. Alphabet (Google y YouTube), Meta (Facebook, Whatsapp e Instagram), Netflix, Twitter y Amazon (Twitch) concentran la propiedad de las plataformas que ocupan cada vez más tiempo de atención y también capturan una parte cada vez más grande de la renta publicitaria, combustible de todo el sistema. 

 

Estas empresas organizan, dirigen y moderan el flujo de contenidos audiovisuales, periodísticos, de entretenimiento e información que circulan, entre otros espacios, en internet. El listado podría incluir a Apple y Microsoft, aunque su fuerte se encuentra en la generación de hardware y software, otra capa diferente de internet, en la que también interactúan, en distintos niveles, los gigantes del capitalismo de plataformas antes mencionados. Hablar de la propiedad de los medios de comunicación incluye hablar de quiénes son los dueños de estas plataformas.

 

Diseño: Ana Carballo.

El sistema de medios argentino se encuentra concentrado en su propiedad y en términos geográficos para su producción. Ostenta una presencia relevante de capitales extranjeros y conviven actores que desde el AMBA distribuyen sus contenidos a todo el país con jugadores regionales de mediano tamaño, pero con capacidad de incidencia local a partir de vínculos y trayectorias políticas. Este ámbito, dominado como en el resto del mundo por grandes ganadores globales, atraviesa una serie de desafíos –los comportamientos de las audiencias y la incertidumbre sobre los modelos de negocio- que condicionan el trabajo periodístico y sus rasgos estructurales.

 

*Letra P y 0221 son del Grupo C+.**Este mapa de medios se realiza con criterios subjetivos que aplican recortes a las empresas y grupos incluidos en base a: 1) su tamaño, 2) su relevancia dentro de la circulación simbólica de medios de comunicación, 3) legibilidad del mapa, 4) exclusión de empresas de servicios de comunicaciones (telefonía, internet y cable) y del segmento "revistas".