17|11|2022

Con Macri invitado, la mesa nacional de JxC buscará una foto de unidad

17 de julio de 2022

17 de julio de 2022

La cita es el 19 de julio en la sede del PRO. El expresidente suele faltar a esos encuentros, pero quieren que vaya. La crisis lo mantiene en silencio.

Los principales miembros de Juntos por el Cambio (JxC) apuestan a que el expresidente Mauricio Macri diga presente este martes en la sede porteña del PRO para la próxima reunión de la mesa nacional. Si bien la fecha formaba parte del calendario de encuentros ya pactados de antemano, finalmente no se realizará en Paraná, Entre Ríos, ni se abordará el tema pautado, que era el desarrollo sostenible. La crisis económica modificó de urgencia su contenido.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con el antecedente de la escasa concurrencia del encuentro en Córdoba a fines de junio, como contó Letra P, los popes de JxC optaron por darle un perfil más técnico a las futuras reuniones para evitar el síndrome de la silla vacía, que remarca más las ausencias que las asistencias. Sin embargo, la emergencia que se desató por el manejo de la economía, con el cambio de Martín Guzmán por Silvina Batakis en el Ministerio de Economía, forzó a trastocar los planes originales. La foto, ahora, será más política. 

 

En una charla que mantuvieron las máximas autoridades de los cuatro principales partidos de JxC (el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y el Peronismo Federal) se acordó la fecha y la hora del siguiente cónclave; pero restaba determinar el lugar. Como sabían que el expresidente no suele asistir a este tipo de eventos, característica de la que ya dio cuenta  Letra P, porque cree carecen de sentido desde la óptica de construcción electoral, no así en cuanto lo técnico para amalgamar a la coalición, propusieron citarse en el edificio de su partido sobre la calle Balcarce, a pocas cuadras de la Casa Rosada.

 

“Es una forma para que se sienta cómodo y vaya, porque (la crisis) lo amerita”, expresó uno de los dirigentes que participó de las conversaciones para elegir el lugar en el que se desarrollará el encuentro. Según pudo saber este medio, el exmandatario regresó al país durante el fin de semana, después de sus labores en el exterior como titular de la Fundación FIFA. 

 

Macri aún no le dejó entrever a su mesa chica si estará en el encuentro de la mesa nacional, pero en diferentes charlas que mantuvo con algunos de sus integrantes expresó su preocupación por la situación del país. “Desde el exterior estuvo todo el día conectado”, le dijo a Letra P uno de sus confidentes.

 

En público, frente a la crisis que vive el gobierno Alberto Fernández, su antecesor prefirió el silencio. Sólo emitió una declaración, a raíz de su sobreseimiento en la causa por supuesto espionaje ilegal a familiares del ARA San Juan. "Ganó la verdad. La verdad aún puede ganar en la Argentina. No perdamos la fe. Cada vez falta menos para que la Argentina cambie para siempre", escribió en su cuenta de Twitter.

 

Si “la presión” será efectiva para que se sume a la foto depende, entre otras cosas, en la relación que el fundador del PRO tiene con el gobernador de Jujuy y titular de la UCR, Gerardo Morales, con quien ya protagonizó diferentes cruces. En diálogo con este medio, el mandatario provincial incluso blanqueó que ya no tiene vínculo alguno con el expresidente.

 

El enfrentamiento público que protagonizaron luego de que Macri tildara de “populista” a Hipólito Yrigoyen marcó el quiebre. Morales salió con los tapones de punta con una carta pública con el membrete del partido y el exjefe de Estado le respondió con un video de archivo más una serie de declaraciones del gobernador de Jujuy elogiando su presidencia. 

 

Sin embargo, el resto de los socios de la coalición tiene en la cabeza la idea de que se debe aprovechar la reunión del martes para mandar una imagen de contundencia ante la frágil tregua que vive el Frente de Todos. También para poder dar algunas precisiones sobre los diferentes planes económicos en los que trabajan desde hace tiempo las respectivas fundaciones de los partidos que integran JxC.

 

"Tenemos que tener un plan productivo, un plan desarrollista. Un plan para que la Argentina crezca, que produzca más. Eso es lo que necesitamos”, manifestó recientemente el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. A esa frase se le suma la necesidad opositora de “mostrarse como capaces de resolver los problemas”, bandería relacionada con la inflación, la falta de crecimiento y la generación de empleo: todo compone la receta electoral por la que apostará JxC.

 

Del encuentro se espera también que haya una referencia a la responsabilidad de JxC como oposición. En las diferentes charlas cruzadas que se dieron el fin de semana en el que renunció Guzmán, se acordó que sólo se prestarían al diálogo institucional en caso de ser convocados por el presidente Fernández. Y tal vez ni con esa convocatoria alcance. "Estamos frente a un Gobierno dividido en luchas intestinas, cuyo único objetivo es el poder, y esto agrava aún más la difícil situación económica, social, política e institucional”, remarcaron desde JxC, al ser consultados sobre los motivos de la convocatoria al encuentro. 

 

Sin sacarse el traje electoral, aunque repiten que no es tiempo para hablar de candidaturas, nadie en JxC quiere quedar “pegado” a cualquier tipo de medida que tome el Gobierno, que terminará condicionando el 2023. El más insistente en esa postura es Larreta, que todavía recuerda las críticas que recibió por acompañar cada uno de los anuncios de aislamiento y encierro durante la cuarentena, como consecuencia de la pandemia del covid-19.