25|9|2022

El álbum de fotos de Macri en campaña

24 de julio de 2022

24 de julio de 2022

El expresidente coquetea con la idea de un segundo tiempo y se muestra con la tropa propia y ajena. Timbreos, selfies y un desembarco en tierra todista. 

El expresidente Mauricio Macri sigue a paso firme el plan que diagramó con vistas a marzo de 2023, mes en el que decidirá si entra a la cancha a jugar en busca de su segundo tiempo en la Casa Rosada o se queda en el banco en modo “gran elector” del partido que fundó. Mientras sigue jugando al misterio sobre su evntual candidatura, empezó a sumar fotos a su albúm con dirigentes del PRO y del resto de los espacios que integran Juntos por el Cambio (JxC).

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El exmandatario sabe que la alianza opositora tiene serias chances de volver a ser gobierno y está convencido de que la crisis económica se profundizará en los próximos meses. Ante ese panorama, Macri se muestra preocupado por la posibilidad de que JxC vuelva a la Casa Rosada en medio de un contexto tan desfavorable. Es por eso que intenta sumar a dirigentes -sin discriminar el origen- que estén dispuestos a enfrentar ese desafío. 

 

El 21 mayo pasado, el fundador del PRO recibió al diputado por Córdoba de la Unión Cívica Radical (UCR) Rodrigo De Loredo en sus oficinas de Olivos. Es mismo día se reunió la mesa nacional de JxC en La Matanza, donde Macri pegó el faltazo.

 

La primera foto del álbum del exjefe de Estado fue con el legislador nacional Federico Angelini en Santa Fe, ante un público "más favorable". En esa provincia, JxC logró dar vuelta los resultados de las PASO en 2019. "Mauricio Macri es la persona más preparada para ser presidente en el 2023", repite el santafesino cuando le preguntan por las candidaturas para el próximo año. 

 

En junio, hizo una primera recorrida de campaña en el conurbano bonaerense de la mano del intendente de Lanús, Néstor Grindetti. Juntos visitaron una casa recuperada del narcotráfico y recorrieron varios comercios del distrito. El expresidente y su exministro de Hacienda tienen un vínculo de confianza de años, desde que se desempeñaban en el sector privado. 

 

A los pocos días, bajo un fuerte hermetismo, volvió a aparecer en la provincia de Buenos Aires junto a la diputada María Eugenia Vidal y su colega Cristian Ritondo. La cita fue en La Plata en donde los tres, acompañados por el intendente Julio Garró, recorrieron las obras del Arroyo El Gato que había iniciado la exgobernadora y que tenían como objetivo evitar que se repita una inundación como la de 2013.

 

Esa foto no pasó desapercibida en la interna amarilla. Esa mañana, Macri volvió a subir al pelotón de presidenciables a la exmandataria bonaerense y hasta se especuló con la posibilidad de que esa imagen podría anticipar (o no) una posible fórmula para 2023, todo un mensaje al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta.

 

Además, la foto significó el primer respaldo a Ritondo en su carrera por la gobernación. “Va a apoyar a todos los candidatos del PRO y de JxC que crea que tienen chances de ganar en 2023 porque ese es el único objetivo que tiene”, explicó en ese momento uno de los integrantes del circulo íntimo de Macri.

 

En La Plata, el expresidente rompió todo protocolo y volvió a una vieja modalidad macrista: los timbreos. Esa lógica se repitió en Ituzaingó, municipio gobernado hace 27 años por el peronismo, durante las caminatas por las calles céntricas  junto a Gastón Di Castelnuovo. La elección de su anfitrión para pisar el conurbano no es menor. El concejal de Juntos representa al sector "más macrista", al igual que los dirigentes Julián Amendolaggine (Berazategui) y Pablo Alaniz

 

En ese territorio todista, como contó Letra P,  el expresidente sintió en carne propio la grieta que ayudó a construir. Recibió el respaldo de vecinos, quienes le pidieron selfis, pero también cosechó insultos. 

 

“Después de las 30 marchas en 30 días que se hizo para las elecciones generales de 2019, Macri le agarró otro gusto a la política. Ahora, disfruta más de ese contacto con la gente. Pero todo tiene que ser administrado por la figura de expresidente que tiene”, analizó otro de los miembros de la mesa chica de Macri.