28|9|2022

Los cinco distritos del interior que el PRO busca arrebatarle a su socia UCR

27 de julio de 2022

27 de julio de 2022

Los amarillos fortalecen candidaturas en cuatro comunas de la Quinta sección y una de la Segunda. Antecedentes que entusiasman y bloques no tan Juntos.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Frente a la decisión del radicalismo de avanzar con candidaturas propias en distritos administrados por sus socios del PRO, el partido amarillo recoge el guante y retruca: arma en jurisdicciones boinablancas. En las primarias de 2021 hubo desafíos internos a las listas bendecidas por las intendencias y, en algunos casos, los resultados entusiasman para 2023, cuando se decidirá quién toma el timón de los ejecutivos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En Arrecifes, donde el radical Javier Olaeta transita su segundo mandato, el PRO tiene como abanderado al concejal Fernando Bouvier, quien encabezó la lista amarilla en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) 2021 que cayó por escaso margen frente a la nómina radical bendecida por el intendente. El resultado generó expectativas en la tropa amarilla arrecifeña de cara al 23. Referenciado en la estructura bonaerense de Cristian Ritondo, Bouvier es un comerciante que tuvo un primer acercamiento al campo político a través del radicalismo, del cual se alejó para articular años después en un vecinalismo que en 2015 disputó una ajustada interna con Olaeta y que luego se integró al PRO.

 

Voces de la estructura amarilla en ese distrito de la Segunda destacaron a Letra P que el partido nunca tuvo participación en la estructura del Ejecutivo municipal y que, actualmente, la relación con el intendente radical es nula. Eso quedó plasmado en la decisión de Bouvier de conformar el unibloque Juntos-PRO, apartado de la bancada oficialista. La dirigencia local del PRO confía en que no repercutirán en el distrito las fricciones internas en la cúpula bonaerense, divida en cuatro, cada tribu con candidato a gobernador (todos varones); cree que, en virtud de ello, tendrá una lista de unidad fuerte en las PASO, mientras confían en el “desgaste” que sufre la gestión local.

 

En Lezama, donde gobierna el radical Arnaldo Harispe, se posiciona (también con consenso pleno del espectro amarillo) Lucas Iturri, quien lideró la lista oficialista en la última elección legislativa en unidad con el ala radical. Con un triunfo contundente, por casi el doble de votos con respecto a lo obtenido por Frente de Todos (FdT) -fue 62 a 32-, Iturri es la carta del PRO para disputar la intendencia; fue convocado a participar del primer Foro de Intendentes PRO de 2022.

 

En 2019, el PRO Lezama había sido relegado de la lista oficialista, pero, tras un resultado en las primarias que comprometían la reelección de Harispe, el radicalismo concedió lugares en el gabinete al campamento amarillo, que volvió a acoplarse activamente al frente para que Juntos por el Cambio (JxC) retuviera la comuna. Aunque esa recomposición de relaciones internas se mantiene, a entender de dirigentes locales, es un hecho que habrá disputa el año próximo.

 

En San Miguel del Monte, la gestión del radical José Castro tiene al PRO como un socio crítico que planea presentar candidatura propia. Ya lo hizo en 2019 con Sandra Ferrandi a la cabeza. La actual concejala y vice del cuerpo legislativo se sostiene como una de las referencias amarillas en este distrito de la Quinta, donde voces PRO aseguran que tendrán lista propia para competir frente al intendente. “Hay una oportunidad grande”, aseguran para recalcar que con el Ejecutivo hay “diferencias que son claras”, referidas a planteos sobre licitaciones o nombramientos en planta a miembros del equipo del intendente. “Siempre nos hemos diferenciado”, agregan al dar cuenta de un bloque PRO de tres miembros, aparte de los radicales.

 

En Balcarce, se divisan dos espacios. De un lado, el sector de la Unión Vecinal que tiene como principal referente a Mariano Mare, quien estuvo reunido días atrás con miembros del gabinete de Horacio Rodríguez Larreta. Bancando a Diego Santilli, esa línea interna confrontó en el 21 con el radicalismo liderado por el intendente Esteban Reino.

 

Cerca de la estructura de Mare avisan que en el 23 volverán a presentar una lista amarilla pura, a la vez que se diferencian de la actitud de otra corriente PRO, la referenciada en el concejal Sebastián Pinilla, a la que le endilgan haber trabajado a lo largo de estos años con la estructura radical. Como fuere, Pinilla, bajo paraguas rintondista, inauguró local propio meses atrás y también habla de 2023.

 

En la primera mitad del año, voces del armado provincial amarillo dejaron trascender la posibilidad de que se postule el exdiputado nacional Juan Aicega, hombre de contacto directo con Mauricio Macri. Aicega fue concejal en Mar del Plata, aunque tiene domicilio en Balcarce. Cerca del exlegislador confirmaron a Letra P que Aicega recibió algunos llamados desde Balcarce y de algunos integrantes de la coalición pero que, por lo pronto, no es algo que haya analizado en lo concreto.

 

En Tandil, distrito donde el caudillo radical Miguel Lunghi analiza la posibilidad de competir por un sexto mandato, en la elección de 2021 emergió Juan Manazzoni como carta concreta del PRO para 2023. El año pasado, el concejal y presidente de un bloque de tres (apartado del radical) se ubicó en segundo lugar de una interna de tres. Ese resultado, sumado a la fuerte interna dentro del radicalismo local, entusiasma al entorno de Manazzoni, que sueña con dar el batacazo.

 

Por lo pronto, el edil amarillo exhibe un perfil activo recibiendo a referentes nacionales y provinciales del PRO de diversas extracciones, a la vez que en los últimos tiempos comenzó a levantar una voz crítica hacia la comuna. Por caso, estos días exige al Ejecutivo que eleve el contrato de la concesión del servicio de contenedores de residuos y alerta que hará la consulta al Tribunal de Cuentas bonaerense que comanda el kicillofista Federico Thea.