12|8|2022

Tensa recta final rumbo a las elecciones en el sindicato de Comercio

03 de julio de 2022

03 de julio de 2022

El viernes se reúne la Asamblea. Cavalieri reclama que la oposición “abandone las amenazas”. Muerza le apunta a Trabajo. Arde el gremio más numeroso del país.

La asamblea general del próximo viernes 8 de julio será el punto de partida del proceso eleccionario del sindicato de Comercio de la Capital Federal. En la cita prevista en Parque Norte, se elegirá a la Junta Electoral que deberá supervisar los comicios previstos para septiembre en los que el opositor Ramón Muerza buscará destronar al histórico Armando Cavalieri, quien intentará mantenerse al frente del gremio más grande del país, que conduce desde 1986. Sin embargo, el partido ya empezó con un intercambio caliente de comunicados y declaraciones que preanuncian una semana previa agitada.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Nos acercamos al inicio de un nuevo proceso electoral en el Sindicato, que siempre se destacó por ser una organización sindical participativa y democrática, sin conflictos ni violencia o patoterismo”, comienza el comunicado de prensa distribuido en los últimos días por la organización que comanda Cavalieri. El mensaje directo apuntó contra el sector encabezado por Muerza, quien formó parte del gremio durante 20 años y en el que llegó a ser Secretario de Organización. “De un tiempo a esta parte intenta imponer la violencia, la prepotencia y las operaciones judiciales, como mecanismo para dirimir una cuestión electoral. Lo hizo durante el proceso electoral en 2018 y lo intenta hacer hoy de nuevo”, denunció el gremio.

 

Muerza, delegado de los supermercados Coto, es el candidato por la lista opositora Granate Morada Graciela Lucero. El oficialismo lo acusa de “socavar y debilitar el proceso electoral, con prácticas que cuentan con el apoyo del moyanismo y de algunos dirigentes del PRO”, entre las que cita “distintas presentaciones judiciales para intervenir el gremio, sumando patotas y grupos de choque, que nada tienen que ver con la cultura de Comercio”.

 

Por su parte, la oposición manifiesta una inquietud similar. “Estamos preocupados porque van a ir a votar muchos compañeros”, afirmó Muerza en declaraciones radiales a Mitre y aseguró que el Ministerio de Trabajo “es el responsable de que el viernes no pase nada”, en referencia a eventuales hechos de violencia que puedan suceder en la Asamblea.

 

El oficialismo lista una pila de acusaciones contra Muerza, entre ellas una “denuncia anónima” en la antesala del proceso electoral de 2018 que sostenía que en el padrón del sindicato “figuraban 6 mil afiliados muertos”, y la irrupción de un grupo de la oposición en la Asamblea Ordinaria de aprobación de Memoria y Balance celebrada en diciembre pasado en Parque Norte. “Los videos son elocuentes y lo muestran junto a sus partidarios cuando toman por asalto el estrado, insultan y arrojan sillas (y lo que tienen a mano) sobre los afiliados y las afiliadas que formaban parte del acto formal”, rememora el parte de prensa.

 

En medio de los cruces, el punto de mayor tensión retorna a las últimas elecciones, que el oficialismo ganó por un margen estrecho de 200 votos y en las que la oposición denunció fraude.

 

El comunicado de Comercio subraya que al finalizar aquel proceso electoral “Muerza, quien hoy reclama transparencia y garantías, llegó a tomar el edificio del sindicato y mantuvo una sentada con su agrupación interrumpiendo el tránsito durante una semana, al no reconocer los resultados y al intentar impedir que se asumiera un nuevo mandato”.

 

Muerza contraataca. “Me encantaría que todos los gremios fueran a filmar las próximas elecciones para que vean cómo son las cosas. Un sindicato que contrata a miles de patovicas y barrabravas para que controlen a los trabajadores. ¿Qué necesidad tenemos los empleados de comercio de que nos controlen en nuestras propias elecciones? Lo único que se precisa es el DNI, carnet de afiliados y recibo de sueldo”, lanzó el dirigente sindical, quien en 2018 ya había cuestionado a Cavalieri por la misma cuestión. “Tenemos que demostrar que las cosas se pueden hacer de otra forma. En 2018 fuimos a elecciones y nos robaron, como es de público conocimiento”, aseguró Muerza.

 

El próximo viernes desde las 11 la Asamblea del sindicato definirá la conformación de la Junta Electoral. Quien gane la votación se quedará con la totalidad del cuerpo.

 

“Como se hizo siempre a lo largo de nuestra historia, iniciaremos un nuevo proceso electoral amplio, participativo y democrático, donde esperamos que la oposición deje de lado sus métodos violentos y amenazas que solo pretenden perturbar a las compañeras y compañeros trabajadores, que quieren vivir una elección con tranquilidad y poder manifestar su opinión con libertad y en paz”, concluye el comunicado del sindicato que conduce Cavalieri.

 

Muerza disiente. “Cavalieri está dentro del sindicato hace 40 años y a la oposición se le hace muy difícil poder expresarse, militar en contra de ellos o participar de una asamblea”, dijo, para dar su versión de lo sucedido en diciembre último: “Logramos entrar 400 compañeros a pesar de que no querían que lo hiciéramos porque queríamos pedir la memoria y el balance”.

 

La tensa recta final de las elecciones en Comercio repercute más allá de sus fronteras y tiene en vilo al universo sindical por el volumen del padrón del gremio, que pesa tanto en el delicado equilibrio político que reina en la CGT como en la trinchera caliente de las negociaciones paritarias.