02|10|2022

El campo, a Massa: "La nueva conducción económica debe estar a la altura"

30 de julio de 2022

30 de julio de 2022

El titular de la Sociedad Rural, Nicolás Pino, criticó las medidas "confiscatorias" del Gobierno y reclamó que Agricultura siga teniendo rango ministerial.

Con platea cambiemista a sus espaldas, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, cargó con munición gruesa contra la administración de Alberto Fernández, al tildar de "nefastas y confiscatorias" las última medidas adoptadas por el Gobierno, y llamó a la nueva conducción económica, con Sergio Massa a la cabeza, a estar “a la altura de la difícil situación que atraviesa el país” y a ser capaz de generar “la confianza necesaria para atravesar estos momentos”. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Asimismo, el dirigente del agro reclamó que Agricultura no se transforme en secretaría: "El sector es lo suficientemente importante para tener rango ministerial. Debemos mantener el rango ministerial".

 

"Parece mentira que nos hayan acusado de especuladores, el rol de especulador lo tiene el Estado", disparó Pino, al tiempo que se enfocó en el principal reclamo de la patronal agroexportadora: "El Estado aumentó las retenciones, son un impuesto que vienen siendo estimulado por varios gobiernos". Y agregó: "Los gobernantes argentinos de los últimos 20 años deberán rendir cuentas de todo esto a la sociedad". Yendo al grano, exigió “la total liberación de los mercados” y sostuvo que “hoy, las retenciones en Argentinas son ilegales e inconstitucionales”.

 

En la primera fila del palco de la pista central del predio ferial de Palermo, el amarillo fue predominante, con el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta a la cabeza y parte de su gabinete, entre los que destacaban su jefe de Gabinete, Felipe Miguel y su ministro de Gobierno, Jorge Macri. La representación radical la encarnó el correntino Gustavo Valdés.

 

De arranque, Pino habló de “un país en sombras” y erigió a la institución insignia de la aristocracia terrateniente nacional como “la casa de quienes quieren construir unidos una nueva Argentina". Ese concepto lo volvió a repetir en otros pasajes de su discurso de marcado contenido crítico hacia el Gobierno.

 

"Hemos tenido que enfrentar medidas nefastas de nuestros gobernantes, que atacan la producción y perjudican a toda la economía", aseveró tras recalcar que el sector agroindustrial “genera un tercio de la fuerza laboral del país" y que es “el mayor productor de bienes de la Argentina, representamos más del 15% del PBI". Ante eso, volvió a posar la lupa sobre el aspecto impositivo que definió “discriminatorio y hasta confiscatorio". Luego fue por más y cargó contra el “saqueo al campo”. En esa línea, tras consignar que los productores transfieren “130 mil millones de dólares en concepto de retenciones”, aseveró que en el Ejecutivo nacional "han dilapidado los recursos en reparto de subsidios y vez de promover la cultura del trabajo".

 

El titular de la Rural también dedicó implícitamente una serie de párrafos  al contexto preelectoral que asoma bajo el cielo de esta entidad. A meses de jugarse su reelección frente a la lista de “Unidad y Acción” que encabeza el cordobés Alejandro Ferrero, Pino hizo un repaso de las acciones gremiales e institucionales de su gestión, en las que mencionó hasta la instalación de paneles solares en el predio ferial de Palermo, encontrando el pulgar arriba de Larreta.

 

También el aroma a la interna ruralista flotó cuando Pino enfiló los cañones hacia la figura de Cristina Fernández de Kirchner, blanco clásico de dardos desde esas gradas, pero en esta oportunidad con el aliciente del episodio reciente en el que un director regional de la Sociedad Rural por la lista de Pino, Manuel García Solá, aplaudió de pie a CFK al anfitrionar a la vicepresidenta en la Universidad del Chaco.

 

Como contó Letra P, ese gesto alimentó duras críticas de la lista opositora que hasta llegó a pedir por la salida de García Solá que, para esta elección, fue borrado de la boleta de Pino, el cual, este sábado, le puso sello indeleble a su retórica antikirchnerista frente a la patronal afiliada a la SRA que tendrá que votar la nueva comisión directiva este año: “Si una persona del gobierno tiene que enfrentar la Justicia, lo que tiene que hacer es contratar abogados y no agitar funcionarios para engañar a los votantes con el objeto de protegerse detrás de sus fueros”, fustigó.

 

Por otro lado, también dejó un evidente mensaje político hacia los productores agropecuarios, a los que llamó a jugar activamente en frentes electorales al 2023: "No nos quejemos si no damos un paso más allá de nuestra zona de confort, debemos seguir involucrándonos en los concejos deliberantes, legislaturas, desde cada intendencia hacia la Nación, más allá de la filiación política de cada uno", arengó. Y pidió: "No seamos funcionales a políticas mezquinas que pretenden dividirnos y lucrar con nuestra desunión”. En esa clave, cerró su mensaje junto a sus pares de Federación Agraria, Coninagro y CRA.