29|9|2022

Maquiavelo, el Gobierno y la doctrina Jack el Destripador

08 de julio de 2022

08 de julio de 2022

La Casa Rosada descuartiza la información que brinda, licua su efecto, aviva giles que no son ningunos giles y echa leña a la confusión general.

"Las ofensas deben infligirse de una sola vez para que, durando menos, hieran menos; mientras que los beneficios deben proporcionarse poco a poco, a fin de que se saboreen mejor", dijo Niccolò Machiavelli en El Príncipe. Más práctico que teórico, Néstor Kirchner ordenaba a su funcionariado que anunciara una buena noticia por día. Ni con uno ni con otro, Alberto Fernández se empeña en dosificar las malas nuevas y en embarrar la propia gestión. Es algo así como la doctrina Jack el Destripador.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El Presidente ya había dado una muestra gratis de ese estilo cuando declaró "la guerra contra la inflación". Si es que tal cosa comenzó en algún momento, hay que convenir que va perdiendo por goleada. El modus operandi se reitera ahora en medio de otra escalada de precios, una escasez alarmante de dólares y especulaciones sobre el riesgo de una megadevaluación.

 

Cepo & Torniquete

Como último legado, Martín Guzmán dejo una draconiana restricción a la importación de insumos para la producción local. Días después, su sucesora, Silvina Batakis, anunció, en el territorio adverso de Todo Noticias, que el Banco Central no está para seguir subsidiando el turismo en el exterior. Las malas nuevas vienen en cuotas.

 

La ministra debió bancarse luego titulares muy críticos de La Nación, que no solo se hizo vocera de las quejas de los empresarios del sector sino que recordó que el hijo de la funcionaria está en Londres. ClarínInfobae y la tuitósfera salieron en defensa de los sectores medios y hasta pudo salir de la sombra Alfonso Prat Gay, el exministro que en diciembre de 2015 dejó para la posteridad su Teoría de la Devaluación Inocua.

 

Ante la andanada, el Gobierno desmintió rumores de que planee enviar todo el turismo emisor al mercado del dólar "contado con liquidación", uno libre y que no afecta las reservas de la autoridad monetaria. Niega así que planee un desdoblamiento más formal del tipo de cambio.

 

Un problema: la desmentida se produjo justo cuando el Banco Central anunciaba el fin de las compras en cuotas en los free shops. Eso sí, en paralelo, la entidad “mejoró las condiciones de acceso al mercado para importación de autopartes, fertilizantes y fitosanitario". ¿De qué se habló más?

 

Daños colaterales

El aviso de Batakis sobre la necesidad de privilegiar los dólares que generan trabajo por sobre los que financian el turismo al exterior no genera otra cosa que un mayor anticipo de compras de paquetes.

 

En tanto, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, anunció este miércoles –otra vez– "medidas que tienen que ver con los precios". Asimismo, "tranquilizó": “No hay riesgo de hiperinflación". ¿Serán esas definiciones el inicio, por fin, de la guerra contra la inflación? Lo preocupante es que avisar tanto, sobre todo cuando se rumorea la preparación de un control de precios, no genera más que remarcaciones. Es como aquella profesora de Matemática que anuncia que el lunes va a tomar prueba sorpresa…

 

Muerdo el anzuelo

Otra perla de la flamante ministra. ¿Qué necesidad tenía de someterse a un ping-pong en el ascensor de TN, a donde acudió supuestamente para tranquilizar a los sectores críticos, y contestar, rapidito, que José Ber Gelbard es su máximo referente económico? Más allá de los análisis históricos, que necesariamente tienen matices, ¿es necesario evocar una experiencia que terminó en un estallido inflacionario, megadevaluación y Rodrigazo justo cuando esos son los temas que desvelan en la actualidad?

 

Viento financiero de frente

Las reservas del BCRA mostrarán un baja de 690 millones de dólares el lunes por el pago de intereses que se debe realizar a bonistas privados. Mientras, Miguel Pesce debió vender en la rueda del jueves 80 millones de dólares y el saldo negativo la semana se elevó a 638 millones.

 

El dólar blue retomó la tendencia al alza y subió dos pesos hasta 257 y el "contado con liquidación" –legal, pero que sirve para sacar dinero del país– trepó al filo de los 300 pesos. La brecha entre este último y el dólar oficial mayorista llegó a 134%, su mayor nivel desde octubre de 2020, todo un llamado para las especulaciones sobre una megadevaluación. De nuevo: sería deseable que el Gobierno ordene sus mensajes y que deje de gestionar por goteo.

 

Mientras, la actividad industrial entrega señales mixtas. Según Página/12, creció 11,9% interanual en mayo y 5,7% en los últimos doce meses; de acuerdo con El Cronista, "se contrajo 1,1% en mayo y frenó su recuperación". Los dos medios tienen razón; he ahí una señal de alerta.

 

¿La casa está en orden?

Cerruti desmintió que Fernández, Cristina Kirchner Sergio Massa se hayan reunido, pero la periodista Rosario Ayerdi dio la primicia y la ratificó en Perfil. En Letra P, Gabriela Pepe dio cuenta de los rumores sobre una amenaza del jefe de la Cámara de Diputados de abandonar el barco si la nave no se reordena y de su coincidencia con la vice en torno a la necesidad de ampliar la oxigenación del gabinete. ¿Dará el brazo a torcer el Presidente?

 

Con tantas idas y vueltas, queda flotando una duda: ¿el panperonismo está emparchando su unidad o simplemente viendo el modo de que no estalle todo en cinco minutos? 

 

Finalmente en un día cruzado por rumores de lo más dañinos, Cerruti volvió a llevar tranquilidad: "El Presidente está en control del país" y no piensa en renunciar, dijo. Vamos bien.