28|1|2023

Detrás del humo: Perotti y Javkin cierran filas contra la Justicia federal

11 de agosto de 2022

11 de agosto de 2022

Los incendios en el delta se meten en la agenda política. Juego en tándem entre el gobernador y el intendente. Baja intensidad con Entre Ríos.

SANTA FE (Corresponsalía) El humo vuelve a meterse por la ventana de la política. Los humedales arden y Rosario y la zona sur de la provincia padecen a quienes deciden darle mecha a un fuego que se torna imparable, a tal punto de copar la agenda política y mediática. El gobernador Omar Perotti y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, evitan lanzarse culpas, apuntan directamente a la Justicia Federal a la que acusan de inacción y, de rebote, tiran algún palito a Entre Ríos. “Necesitamos a la Justicia dando respuestas”, le dicen a Letra P en Casa de Gobierno.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En la gestión provincial, como la del municipio rosarino, son conscientes de que el humo, además de la tos y los problemas de salud que le trae a la población, les abolla la imagen pública y eleva un malestar social que está presente hace tiempo. Las pintadas en distintos lugares emblemáticos de la Cuna de la Bandera elevaron aún más la temperatura, algo que se observó en los carteles y alocuciones en la masiva marcha contra las quemas que se realizó este miércoles frente al Monumento. Por ese motivo, más allá de algunos matices, Perotti y Javkin decidieron no generar chispazos públicamente y hasta se movieron en tándem: “Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance”, replican en ambas veredas políticas.

 

En el Ejecutivo provincial reconocen que en los operativos para combatir los incendios se trabaja “bastante bien” con la Nación, Entre Ríos y Rosario, se mantienen contactos continuamente y hay buena coordinación. Aunque, según le comentan a Letra P, eso no quiere decir que esté “todo perfecto”, de hecho el humo sigue en el aire rosarino y el malestar exige cinturear la situación: ampliación de denuncias por parte de la Santa Fe, reclamo entre todas las intendencias liderado por Javkin y acompañado por la ministra de Ambiente provincial, Erika Gonnet, y reuniones entre las provincias involucradas.

 

El Monumento a la Bandera fue sede de una protesta masiva (Foto: El Ciudadano)

Todos los dardos apuntan a la Justicia Federal, tanto los de la provincia como Rosario y hasta la Nación, de la mano del ministro de Ambiente, Juan Cabandié. “Lo que más nos falta es la Justicia. Si no hay responsables, si no hay consecuencias reales de que vos prendes fuego, va a seguir pasando”, dicen en el perottismo. Complementando la línea, Javkin aseguró que “si la Justicia no actúa, si Entre Ríos no pone a disposición el catastro para ver quiénes son los propietarios o los arrendatarios, si la Corte Suprema de la Nación tampoco acciona con las causas que tiene, vamos a pedirles audiencias”.

 

La desconfianza avanza como el fuego sobre los humedales y en el Ejecutivo provincial creen que, más allá de las quemas por ganadería, “puede haber “intencionalidades políticas detrás de muchos de estos focos. No es casualidad que aparezcan a las 15:30 frente a Rosario un día en que el viento era del este”. Misma teoría ronda por los pasillos municipales de la Cuna de la Bandera. A su vez, dudan de las pintadas: “¿Hasta qué punto no hay una intencionalidad de generar caos y malestar en todos? Los ambientalistas a las pintadas te las hacen de día y mostrándote que son ellos”, analizan.

 

En la Casa Gris creen que hay una diferencia de visión muy grande con respecto al fuego y al humo entre la población santafesina y la entrerriana, y lo plantean en esos términos. “Para el entrerriano no tiene costo político el tema de los incendios, como sí lo tiene en Santa Fe. Victoria está bañada en humo y parece no importarle a nadie. Creo que no entienden por qué nos molesta tanto a nosotros”, deslizó una fuente del gobierno perottista.