29|9|2022

Massa 100%: con fuego al plan 2027, hace crecer el clamor 2023

18 de agosto de 2022

18 de agosto de 2022

Antes de planteárselo al campo, el ministro se bañó de humildad ante empresarios amigos. Con Larreta, fue auspiciado por el Red Circle que repele a Macri y CFK.

Antes de planteárselo a la Mesa de Enlace, el ministro de Economía, Sergio Massa, ya le había anticipado a un grupo de empresarios cercanos que su plan presidencial se activaría en 2027, por lo que no formaría parte de la contienda electoral 2023. El objetivo de su paso por el Palacio de Hacienda es "acumular poder", según les juró, a partir de un resultado positivo en la silla más caliente del Ejecutivo, busca dejar instalada una imagen de "salvador" del modelo peronista. A diferencia de los dirigentes agrarios, que decidieron pedirle al superministro que hiciera pública su confesión, el pequeño Círculo Rojo que escuchó lo mismo, le recomendó no decir nada para "evitar un desgaste del poder". Estrategia electoral, profecía autocumplida, semilla para sembrar un operativo clamor para 2023, el tigrense les hizo caso. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Su llegada al Ministerio revolucionó las expectativas de un Gobierno que atravesaba una crisis que parecía irreversible, inicialmente en lo económico, pero principalmente en la conducción política. Eso no puede perderse con el anuncio temprano de dejar pasar la posibilidad de obtener el poder total el año próximo", le confesó a Letra P uno de los testigos de aquella charla a pocos días de la asunción en el superministerio.

 

En el Council of the Americas versión argentina, que se realizó este jueves en el exclusivo Alvear Palace Hotel del barrio porteño de la Recoleta, el establishment se entusiasmó con la llegada de la "la esperanza blanca" a la administración nacional, para reemplazar "la inacción política" del presidente Alberto Fernández, como calificó un empresario, y obturar el regreso total de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al Poder Ejecutivo, el cuco del Círculo Rojo. "Necesitamos conducción y alternativa, porque si el peronismo desde ahora se queda sin candidato, la posibilidad de que la opción electoral de Juntos por el Cambio se amplíe y no recaiga en el centralismo del PRO es más chica", admitió uno de los presentes. Más simple: no desean tampoco una vuelta al poder de Mauricio Macri y prefieren otras alternativas opositoras. 

 

Massa fue al cónclave empresario dejando guiños y evidencia de sus relaciones con varios de los integrantes de esa cumbre porteña. Su puntualidad también dejó entrever, como símbolo, el "respeto" que le tiene al sector privado, lo que implica una garantía para la libertad de acción que apura el mundo empresario para invertir y hacer negocios. Pero ni siquiera los anuncios de reconversión de planes sociales ni la promesa de estabilidad macroeconómica lograron arrancarle un aplauso cálido de despedido al superministro, que dio un extenso discurso sin ser interrumpido en ningún momento por el auditorio del colmado salón.

 

Dueñas y dueños de las empresas presentes, junto al staff de ejecutivos, no disimulan una debilidad por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que fue uno de los que iniciaron el set de monólogos. A diferencia del tigrense, se fue entre aplausos y abrazos, y se sintió "como en casa", según describieron algunos de los presentes. Para el Círculo Rojo, su experiencia de gestión en la Ciudad, su "capacidad de diálogo" y su "análisis crítico" de los errores cometidos durante la era de Cambiemos, lo ubican como "el mejor candidato".

 

Sin embargo, el núcleo empresarial cree que la potencial participación del expresidente en la carrera electoral del año próximo puede ser el paredón imposible de sortear por la oposición para llegar al sillón de Rivadavia. "Si vuelve Macri, muchas de las empresas de las que estamos en este evento se van a fundir, porque va a venir a hacer lo mismo, pero con más rigidez y con el ánimo de cobrarse algunas broncas pasadas", admitió, con total crudeza, uno de asistentes al Council

 

No pocas compañías atraviesan problemas por las restricciones de dólares y, en coincidencia con analistas del mercado, apuestan por una devaluación en el corto plazo. Aunque el apoyo al plan ortodoxo de Massa es "evidente", descreen de la posibilidad de salir del conflicto generado por la brecha cambiaria sin corrección del tipo de cambio. Los "amigos" del Círculo Rojo del superministro aseguraron que la cuestión financiera "se resuelve con confianza", pero admitieron que la crisis de la inflación es "un problema que es de difícil solución, porque cualquier movimiento negativo de variables dejará a los precios al borde de la híper", resumió uno de ellos.

 

El clima que se vivió en el coqueto Alvear fue "menos tenso del que se esperaba", ya que el establishment destacó que Massa logró contener el malhumor social. De hecho, coincidió con el llamado massista de "conformar un plan de consenso entre todos los sectores, tanto oficialismo como oposición, empresarios y sindicatos". Y si bien hubo preocupación por el discurso antiempresario del día anterior del líder de Camioneros, Pablo Moyano, algunos llevaron tranquilidad: "Los muchachos (por la cúpula de CGT) tenían que responder el mal humor de los trabajadores, pero sin pelearse con el Gobierno y saliendo a las calles. En el día a día, tenemos un muy buen diálogo", aclaró a Letra P uno de los caciques empresariales que estuvo durante toda la jornada en la 19º edición del Council, organizado por AS/COA en asociación con la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).