02|10|2022

Ganancias: un paper de la UIA confirma los malos augurios del Círculo Rojo

19 de agosto de 2022

19 de agosto de 2022

Como anticipó Letra P, las industrias están "preocupadas" por la pérdida de liquidez y el endeudamiento caro. Grandes y pymes, en el mismo lodo.

La Unión Industrial Argentina (UIA) argumentó su "preocupación" por el impacto "negativo" en la actividad manufacturera debido al "compulsivo" adelanto del pago del impuesto a las Ganancias para las empresas que determinó el Gobierno con el objetivo de mejorar las cuentas públicas y lograr aire para evitar la constante pérdida de dólares del Banco Central. Según los dueños de las fábricas más poderosas del país, la medida golpeará al sector productivo formal debido a que le restará liquidez, lo endeudará a tasas altas y financiamiento caro y afectará tanto a grandes industrias como a las pymes, lo que le pondrá techo al crecimiento de la economía.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Como había anticipado Letra P hace casi diez días, el Círculo Rojo auguró catástrofe por el adelanto de Ganancias y las industrias habían dejado entrever el malestar, pero este viernes lo confirmó a través de una circular interna que le llegó a todos los socios de la entidad fabril. El paper se refiere, en sus dos primeros puntos, al "aumento de la presión tributaria al sector productivo". "La UIA expresó su preocupación por el anticipo adicional de Impuesto a las Ganancias" y "El Consenso Fiscal tuvo dictamen en Diputados", agrega.

 

"Finalmente, AFIP estableció un anticipo adicional de impuesto a las ganancias para las empresas que cumplan determinados requisitos: será del 25% del impuesto del año anterior o del 15% del resultado impositivo en caso que no haya habido impuesto a pagar. En ambos casos, abarca a empresas que hayan tenido impuesto a pagar igual o mayor a $100 millones o resultado impositivo antes de quebrantos mayor a $300 millones", describe el análisis de la central

 

La UIA alerta que la medida "tiene un impacto negativo sobre el sector productivo formal, restando liquidez en un contexto de encarecimiento del crédito y alza de tasas de interés, afectando tanto a grandes industrias como a muchas empresas pymes del sector industrial". También, asegura que, "por la forma en que fue instrumentada", la decisión de la AFIP, avalada por el ministro de Economía, Sergio Massa, "algunas empresas podrían ver afectado capital en cuanto deberán pagar incluso aquellas que hayan tenido quebrantos".

 

"Por este motivo, además de las manifestaciones de preocupación realizadas por la Junta Directiva de la UIA la semana pasada, desde la entidad se realizaron múltiples gestiones y envíos a las autoridades de AFIP y Ministerio de Economía, en el que se destaca que este tipo de medidas afectan el capital de trabajo, las decisiones de inversión y la generación de empleo, todos factores que impiden la recuperación y crecimiento de la economía", sostiene el documento, al que tuvo acceso Letra P.

 

Los dueños de las industrias nacionales destacaron "otros aspectos problemáticos de la medida", entre los que señalaron "las situaciones de muchas empresas que deberán pagar el anticipo sin tener impuesto a pagar en el período -e incluso en situaciones económicas complejas- y la imposibilidad de pedir la reducción de estos anticipos en los casos que esté justificada y de compensar el pago con saldo a favor existente".

 

En la UIA creen que la suba de las condiciones de financiamiento le pondrá tope al crecimiento de la actividad económica, con eje en la producción, y recibió la decisión de la AFIP como otra señal de restricción de la ampliación de la capacidad instalada, las inversiones y la generación de empleo. Este escenario llega justo en el contexto del lanzamiento del Libro Blanco, un compendio de propuestas que las industrias habían desarrollado, incluso, en 2021, pero que decidieron postergar para este año para evitar que fuera leído como una crítica al Gobierno en medio de las elecciones legislativas del año pasado, con derrota del oficialismo a nivel nacional.

 

"La UIA viene manifestando, con las propuestas del Libro Blanco como núcleo, la necesidad de abordar la agenda de la simplificación tributaria en todos los niveles, nacional, provincial, municipal, así como herramientas que promuevan la inversión, para que en nuestro país se puedan concretar proyectos productivos e inversiones con potencial para promover la agregación de valor y generar recursos genuinos, tanto en términos de divisas como con una perspectiva fiscal incremental y dinámica. Políticas que permitan transformar la recuperación en crecimiento. Los incrementos de la presión tributaria y la mayor complejidad burocrática penalizan la actividad económica del sector formal en lugar de potenciarla y le restan competitividad", señala el paper.

 

La advertencia al Gobierno

Antes de enviar el duro informe a sus asociados, la mesa chica de la UIA le mandó una carta a la AFIP y al Ministerio de Economía en la que asegura que el anticipo extraordinario del impuesto a las Ganancias es un "nuevo incremento de la presión tributaria al sector formal", a contramano de lo que les dijo Sergio Massa en el Council of the Americas, y agregó que "no es el primer incremento de la carga para el sector productivo reciente, que se combina con un bajo nivel de financiamiento: ya se ha incrementado la carga tributaria habilitando la suba de ingresos brutos, impuesto a los sellos y la proliferación de tasas municipales en el Consenso Fiscal 2021, incrementando la alícuota de impuesto a las ganancias a muchas empresas en la última reforma".

 

"La medida compromete y abarca a muchas empresas medianas del sector industrial. Considerando las escalas de facturación para ser considerada mediana empresa en el sector industrial (hasta $7.046.710.000 se considera mediana tramo II), solo con presentar 5% de rentabilidad antes de impuestos sobre facturación una empresa mediana tramo II quedaría abarcada por la medida (superaría los $300 millones). Así, el universo de empresas industriales alcanzado representa el 54% del empleo formal y el 70% de la masa salarial. A su vez, el universo de empresas alcanzadas llega a cerca del 84% del total de exportaciones", destaca una parte de esa misiva.