17|1|2023

Río Negro: se parte el FdT y revive la chance de un pacto PJ-Weretilneck

22 de agosto de 2022

22 de agosto de 2022

Con Doñate al frente y sin los Soria, una parte del peronismo, el massismo y Nuevo Encuentro lanzaron “Nos Une Río Negro”. Rechazos y reflejo legislativo.

GENERAL ROCA (Corresponsalía Patagonia) En Río Negro, el Frente de Todos tal cual como fue concebido va camino a desaparecer por el surgimiento de “Nos Une Río Negro”, el frente electoral que aglutina a un importante sector del Partido Justicialista (PJ), al Frente Renovador y a Nuevo Encuentro. Esta alianza, que se lanzó el fin de semana en Choele Choel, tiene el padrinazgo, entre otras figuras, del senador camporista Martín Doñate, quien busca desde principios de año un acuerdo con el partido provincial Juntos Somos Río Negro (JSRN) de Alberto Weretilneck. De esta forma, la flamante sociedad electoral se posiciona como la expresión del panperonismo para competir en 2023 sin el respaldo de la familia Soria, hoy reducida a General Roca.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La jugada ya dividió al PJ, que transita un sinuoso camino desde la caída en las elecciones de medio término de 2021, cuando terminó tercero y sin posibilidades de retener la banca en la Cámara de Diputados que puso en juego. Más allá de las voces críticas, el correlato de la ruptura se expresa en la Legislatura rionegrina con el inminente pedido de conformación de un interbloque que integrarán el massismo y Unidad Ciudadana (UC), este último espacio atizado por Doñate.

 

En 2019, el FdT comenzó el ciclo con 17 bancas de 46 que tiene el cuerpo. Con el surgimiento del FR, fueron tres legisladores los primeros en alejarse. Luego, se sumó al massismo el hijo de Magdalena Odarda, Facundo Montecino. La fuga se contuvo hasta la conformación de UC, con otros tres escaños más. El nacimiento del nuevo espacio, el último fin de semana, le allana el camino a un interbloque homónimo al nombre de la alianza: “Nos une Río Negro”.

 

Doñate habla en el lanzamiento de "Nos Une Río Negro"

En los municipios, también hay respaldo al nuevo esquema. El sábado estuvieron presentes en Choele Choel el intendente Héctor Leineker (PJ- General Conesa) y las intendentas Claudia Montanaro (PJ-Cervantes) y Liliana Alvarado (Frente Grande-Cinco Saltos). Ambas ratificaron la coalición que pretende “abandonar los enconos inconducentes” y la “responsabilidad de servir a la democracia construyendo una alternativa valiosa para los rionegrinos”. A este grupo se le sumó el jefe comunal de Sierra Grande, Renzo Tamburrini, otro de los consejeros pejotistas que avalaron la conformación del nuevo espacio electoral.

 

La respuesta al armado que toma volumen llegó de voces esperadas. La senadora Silvina García Larraburu, de diálogo fluido con el PJ de Roca en el último tiempo, y el legislador José Luis Berros se encargaron de despotricar contra el naciente grupo que se conformó orgánicamente desde el consejo.

 

“Hay excesos de individualismos, drenajes de compañeros y compañeras que fueron destratados en este tiempo”, apuntó Larraburu, en coincidencia con Berros. El roquense fue más duro y se refirió a la decisión partidaria: “No hay que confundirse, la alianza constituida en esta instancia por el presidente interino del PJ, Sergio Hernández, es la primera parada para arribar a la estación de llegada que es una alianza espuria con lo peor del radicalismo reciclado en JSRN”.

 

El mensaje de Berros salpicó a toda la dirigencia. “Desastroso el manejo que están haciendo, quiero que conste en actas que entregaron al peronismo a Weretilneck. Los responsables tienen nombre y apellido, los que votaron esa alianza que nos une a lo peor del radicalismo”, se quejó el legislador, antes de redactar cada nombre de quienes votaron a favor del nuevo espacio.

 

Además de las repercusiones en el parlamento, resta esperar la reacción del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria. Desde que abandonó su banca en Diputados, el exintendente de Roca se dedicó a la gestión de la cartera nacional y trabajó desde las sombras en un armado bien local. Salvo a finales del año pasado, cuando protagonizó una arenga tras la magra elección, no volvió a marcar protagonismo en su provincia.