17|11|2022

Larreta le armó a Cristina un 17 de Octubre anticipado

27 de agosto de 2022

27 de agosto de 2022

El Gobierno porteño montó una perimetral con vallas en la casa de CFK. Las plazas se mudaron a la Recoleta. Represión y detenidos. Gestos a dos electorados. 

No fue una cárcel en la isla Martín García ni un 17 de Octubre, pero hubo rejas para convertir este 27 de agosto en una gesta. Durante las primeras horas de un sábado que tenía agendadas múltiples manifestaciones callejeras en diversos puntos del país en apoyo a Cristina Fernández de Kirchner, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta montó un vallado perimetral en las inmediaciones del departamento de la vicepresidenta, en el barrio porteño de Recoleta. Las críticas iniciales por Twitter de la dirigencia del Frente de Todos (FdT) derivaron en un caldo de cultivo para que CFK tuviera su propio 17-O anticipado, una épica que se venía cocinando durante toda una semana que se inició con el fiscal Diego Luciani pidiéndole 12 años de prisión en su alegato en la causa Vialidad. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Poco duró, entonces, el reproche discursivo: para el mediodía, en el cristinismo ya se rumoreaba una mudanza para gran parte de las convocatorias previstas en una treintena de plazas de la zona del AMBA, a cambio de una peregrinación hacia el hogar vallado de la expresidenta. Pasadas las 14, se confirmó el primer cambio de locación importante: el escenario del encuentro previsto en Parque Lezama por el PJ porteño iba ser montado en las calles de Recoleta. A la militancia convocada se sumaron distintos elementos de la dirigencia del Frente de Todos, desde ministros como Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Juan Zabaleta (Desarrollo Social), pasando por Juan Grabois hasta Axel Kicillof: desde La Plata, el gobernador bonaerense instó a trajinar hasta la Recoleta

 

Fueron horas de una tensión que llegó al punto máximo cerca de las 18: la militancia tiró las vallas dispuestas por la administración porteña para llegar a metros del umbral del edificio de la exmandataria. Los efectivos policiales respondieron con gases lacrimógenos y un camión hidrante intentó dispersar la manifestación. El periodista Ezequiel Guazzora fue herido en la cabeza, según reflejaron las cámaras de TV. El kirchnerismo denunció la detención de tres figuras cercanas a la vicepresidenta: el diputado provincial Matías Molle, el exjefe de la bancada del FdT en la Legislatura bonaerense Facundo Tignanelli y el actual encargado de la oficina de prensa de la AFIP, Fabián Rodríguez. Una hora después, comunicaron que fueron liberados. 

 

Pasadas las 22, después de un principio de acuerdo entre la Ciudad y Nación para bajar la temperatura en la calle, Cristina Kirchner coronó la jornada con un discurso desde un improvisado escenario. Mientras en una conferencia, Larreta le pedía que “asuma la responsabilidad de que los manifestantes se retiren pacíficamente a sus casas”, después de colar ironías contra la dirigencia de JxC, como la que “dejen de competir para ver quien odia más a los peronistas”, la vicepresidenta cerró: “Vayamos a descansar un poco que ha sido un largo día”. Descomprimió, por ahora.

 

Las vallas no sólo dividieron a la militancia del FdT de la policía porteña, sino a dos electorados, con la dirigencia que responde a cada uno de ellos alimentando la división. Juntos por el Cambio olvidó por un rato la grieta entre halcones y palomas para abroquelarse detrás de Larreta, al acusar al kirchnerismo de "incitar a la violencia". Por el lado del oficialismo, retrucaron con la misma carta, la de estimular al "odio de clase", como le endilgó al alcalde el diputado Hugo Yasky

 

El frentetodismo, que hasta pocas semanas atrás libraba una batalla campal a su interior, también se encolumnó detrás de la vicepresidenta. Incluso lo hicieron exvíctimas del enojo cristinista, como la secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra. "Total repudio al intimidatorio operativo policial del GCBA en el domicilio de Cristina Fernández de Kirchner. La presencia policial y el vallado dispuesto no van a impedir la movilización y las manifestaciones populares. Garanticen el derecho a manifestarse en democracia y en paz", se expresó en Twitter

 

Más obvias fueron las muestras de afecto de dirigentes propios de La Cámpora. "¿Qué te pasa Larreta, estás nervioso?", parafraseó a Néstor Kirchner en su cuenta de Twitter el ministro de Desarrollo bonaerense, Andrés Larroque, al publicar temprano las primeras fotos públicas del vallado dispuesto por el Gobierno porteño. Poco después, en radio, el funcionario analizó que el kirchnerismo tenía que "aprovechar este momento, que es refundacional", ya que -afirmó- el liderazgo de la vicepresidenta "aún no ha tocado techo".

 

Fue entonces la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, quien ofició de punta de lanza para movilizar hacia el departamento de CFK: "Cuando los pueblos agotan su paciencia, hacen tronar el escarmiento. Nos vemos en Juncal", invitó. También llamó a movilizarse a la zona el ministro del Interior, Eduardo de Pedro: "Para Cambiemos y Larreta, no hay ningún problema en ir a insultar a Cristina Kirchner a su casa, pero si es para apoyarla y acompañarla, lo impiden con vallas y policía. Siguen siendo los mismos autoritarios y provocadores de siempre. Todos a la plaza de Juncal y Paraná". 

 

Una lectura que circuló por mesas peronistas era que Larreta había cometido un error al propiciar un sábado épico para el oficialismo que venía de capa caída, con una crisis económica que, a pedir de Sergio Massa, pasó por un rato a un segundo plano en la agenda pública. Mientras el ministro de Economía prepara su viaje a Washington y Houston, la Justicia acaparó los flashes y Cristina Kirchner retornó al centro de la escena, con un Alberto Fernández apartado. Pasadas las 20, el Presidente tuiteó: "Exhorto a la dirigencia opositora que cesen las expresiones provocativas y violentas y permitan que todos los actores se expresen responsablemente para garantizar la paz social"

 

No obstante, en la oposición la mirada es otra. "Larreta era una paloma y hace rato que está endureciendo su discurso para diferenciarse del kirchnerismo", analizaron en un sector de JxC. Con el fantasma de la corrupción y el debate por la incitación a la violencia, entienden los halcones, el electorado opositor reclamaba las vallas. Con un texto, la expresidenta le apuntó directamente este sábado. Mauricio Macri, al menos por un día, quedó relegado en el imaginario K.  

 

Antes de la instalación de las vallas, distintas expresiones del Frente de Todos tenían previsto este sábado encuentros y movilizaciones en distintas plazas del país, con epicentro en la ciudad de Buenos Aires y distintos municipios del conurbano bonaerense, en respaldo a CFK. Está previsto que el sábado 3 de septiembre la vicepresidenta sea la oradora central de un congreso del PJ bonaerense.