29|1|2023

Encuesta federal: casi la mitad de las mujeres sufrió violencia de género

29 de agosto de 2022

29 de agosto de 2022

Es el resultado de un trabajo que abarcó 12 mil casos. La agresión psicológica es la más frecuente. Le siguen la violencia física, la económica y la sexual.

De acuerdo a la encuesta de prevalencia de violencia contra las mujeres que realizó el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad junto con la iniciativa Spotlight, el 45 % de las mujeres encuestadas que están o han estado en pareja declararon haber atravesado algún tipo de violencia, ejercida por su actual pareja y/o por una anterior. Entre otros hallazgos, el relevamiento da cuenta de que la violencia psicológica resultó ser la más frecuente (42%), seguida por la violencia física (23%), la económica (23%) y la sexual (18%). Además, dos tercios de las mujeres que experimentaron violencia de género atravesaron al menos dos tipos de violencia.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los resultados fueron presentados este lunes en el Salón Obligado de la Casa de Gobierno de Chaco, con la presencia de la ministra Elizabeth Gómez Alcorta; el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich; la secretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de género, Josefina Kelly Neila; la subsecretaria de Abordaje Integral de las Violencias por Razones de Género, Laurana Malacalza; la directora Técnica de Registros y Bases de Datos, Lorena Balardini, y el representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Claudio Tomasi.

 

Sobre las situaciones de violencia doméstica, más del 90% de las mujeres entrevistadas que manifiestan haber atravesado episodios de violencia -ya sea psicológica, física o sexual- estaban solo con sus parejas o exparejas cuando ocurrió. Prácticamente la mitad de las mujeres que indicaron episodios de violencia física por parte de sus exparejas señalaron que ocurrieron frente a sus hijas o hijos.

 

Para este universo de casos, el momento en el que manifiestan la intención de separarse, así como durante el embarazo y la maternidad, son señalados como eventos asociados a episodios de violencia doméstica.

 

En relación con las consecuencias de la violencia en la salud y bienestar de las mujeres, las entrevistadas destacaron consecuencias negativas a partir de la violencia doméstica en el estado de ánimo como: depresión, angustia, miedo y cambios de humor. Asimismo, entre los impactos más alarmantes, casi el 30% de quienes refirieron violencia por parte de una expareja, como el 10% que quienes la transitaron con una pareja actual, reportaron la falta de deseo de seguir viviendo.

 

Respecto de los circuitos sociales e institucionales a los que acudieron las mujeres al atravesar situaciones de violencia doméstica, los resultados arrojan que el 41,5% acudieron en búsqueda de contención y/o asistencia, o compartieron lo sucedido con personas conocidas. Se destaca que quienes atraviesan una situación de violencia de género ejercida por una pareja actual buscan menos contención y/o asistencia que aquellas que son agredidas por una expareja.

 

Otro dato es que son las más jóvenes quienes tienden a comunicar su situación y solicitar asistencia y apoyo en sus redes. La mayoría de las mujeres que pasó por situaciones de violencia de género dijo que conoce algún servicio o dispositivo de atención (67,4%), mientras que un 31,7% no conoce ninguno. Más de la mitad de las mujeres entrevistadas que acudieron o llamaron a alguno de los dispositivos lo hicieron solas. Un 43%, sin embargo, lo hizo en compañía de familiares (32,8%) o amistades (10,2%).

 

En la encuesta se incorporó también el registro de la violencia sexual. Del total de entrevistadas, un 17% respondió haber experimentado alguna situación de abuso y, de este total, la mayoría indicó que ocurrió antes de cumplir los 18 años. Solo en un 20% de los casos sucedió cuando eran mayores de edad.

 

Al analizar el tipo de abuso, en la mayor parte de los casos (el 68%), la entrevistada fue obligada a realizar actos sexuales, mientras que el 7,6% fue obligada a mantener relaciones sexuales. Otro dato relevante es que el 24,3% fue obligada a realizar actos sexuales y a mantener relaciones sexuales. Una de cada tres mujeres que fueron obligadas a realizar actos sexuales mencionó a un familiar como agresor, entre las cuales un 12% indicó que fue un tío y un 7,3% su padre o padrastro. Por fuera del ámbito familiar, los mayores porcentajes se encuentran entre vecinos, amigos o conocidos (24,2%) y desconocidos (20,3%). Por debajo, con un 11,6%, se ubican otras personas que no son familiares, como docentes, líderes religiosos, jefes y otros.

 

Federal y transversal

El relevamiento aborda distintas situaciones y hechos violencia a lo largo de la vida de 12.152 mujeres de entre 18 y 65 años, residentes en hogares particulares de 26 localidades de 12 provincias: Buenos Aires, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Neuquén, Misiones, Salta, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

 

En esta primera encuesta se priorizó el relevamiento sobre violencia doméstica por motivos de género. El relevamiento de campo fue realizado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero y el estudio exploró cuatro tipos de violencia ejercidas en el marco de la modalidad de violencia doméstica: física, psicológica, sexual y económica y patrimonial, por parte de una pareja actual o expareja en relaciones heterosexuales. De forma complementaria, la encuesta contempló la violencia sexual cometida por parientes o personas por fuera de la familia.

 

En una lectura geográfica se observa que el fenómeno de la violencia doméstica se encuentra extendido a lo largo de las 12 provincias que conforman la muestra, aunque con variaciones significativas en cuanto a su magnitud. En los extremos se encuentran Salta y Jujuy como las provincias que presentan la mayor prevalencia del fenómeno, y Santa Fe como aquella que presenta menor prevalencia.