23|11|2022

Mi avenida del medio querida

05 de agosto de 2022

05 de agosto de 2022

Con cuadros lavagnistas, Massa reedita la alianza de centro que dinamitó en 2019. Frente de Todos, tierra de oportunidades. El primer tiempo llegó antes.

Lo que no pudo hacer Alternativa Federal en 2019 lo hizo la versión 2022 del Frente de Todos, un cover impensado de la coalición peronista K fundada por Cristina Fernández para sacar del poder a la alianza de centro que lideraba y sigue liderando Mauricio Macri: con sus viejos compañeros de ruta del Frente Renovador y apelando a cuadros técnicos de cepa lavagnista, Sergio Massa gobierna -define las políticas centrales del Gobierno, al menos- desde el otro centro y repavimenta la avenida del medio que justamente él y Roberto Lavagna dinamitaron.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En aquel tiempo, en la prehistoria del tercer kirchnerismo, el combo de “peronismo democrático y republicano” se propuso desafiar el poder de CFK y ofrecerle una opción soft a la opción hard que representaba la expresidenta y, también, a la continuidad del príncipe Mauricio, ya convertido en calabaza. No duró ni una campaña. El pliego de bases y condiciones que exigía Lavagna para subirse al tren contemplaba una sola base-condición: ser ungido candidato presidencial por aclamación, sin internas ni otros trámites engorrosos. No ha lugar. ¡Bum! Juan Schiaretti volvió a replegarse en el confort cordobesista, Miguel Pichetto se dio el gusto de ser macrista, Juan Manuel Urtubey, sin reelección en Salta, se inmoló en la fórmula con el exministro de Economía y Massa le puso el moño al Frente de Todos.

 

En esa jugada, el hincha de Tigre renunció a hacer su revolución centrista con sangre -la gesta, se le recordará siempre, incluía la épica de borrar a los ñoquis de La Cámpora- y apostó al tiempo; a su tiempo, que no tenía fecha. Era después de Alberto Fernández. Lo que nadie imaginó -ni siquiera Massa, un fundamentalista del optimismo cuando el optimismo lo involucra a él- es que iba a tener que esperar tan poco.

 

¿Era el mejor tiempo -este tiempo de crisis política, inflación descontrolada, mercados alterados, brechas XXL y una base social que sube su temperatura en un camino angustioso hacia su punto de ebullición- para dar el paso al frente? Como viene señalando Letra P, su entorno le decía que no, que iban a usarlo de punchingball. Él, fundamentalista del optimismo, fan de sí mismo, no podía esperar un minuto más para convertirse en héroe. El camino corto, aunque fuera uno plagado de espinas.

 

Para transitarlo, volvió a aquellas fuentes de 2019, cuando, no sin recelos y miradas de reojo, negoció con Lavagna un contrato que naufragó. En su gabinete de centristas asoman los hombres del presidente que no fue. Sigue Marco del mismo apellido en el INDEC, ascendió Matías Tombolini, mártir de Consenso Federal en la última carrera por la Jefatura de Gobierno porteño, a la Secretaría de Comercio; le dio una chance más a Daniel Marx, cerebro de los endeudamientos delarruístas que terminaron de empujar al país al colapso de 2001 y, como frutilla lavagnista de la torta massista, designó como su número dos a Gabriel Rubinestein, socio del hombre de las sandalias con medias en la era duhaldista-nestorista 2002/2005 -el consultor ortodoxo era el macroeconomista que le faltaba en un gabinete de “sectorialistas”, en palabras del colega radical Martín Tetaz-.

 

La avenida del medio está repavimentada. Emparchada. En el horizonte del Frente de Todos no hay mucho más y eso CFK, la garante acorralada, lo sabe. Al sueño centrista le llegó su primer tiempo, antes de tiempo. Si sale pato, tendrá segundo. Si es gallareta, el príncipe tiene libro y todo.

 

PD con honestidad brutal: esta nota fue escrita un rato antes de que Ariel Maciel supiera que Roberto Lavagna es el cerebro económico en las sombras del Massa, el superministro político. Hubiera sido un dato central en este artículo si el autor lo hubiera tenido antes.