21|9|2022

La política en crisis

01 de septiembre de 2022

01 de septiembre de 2022

El empoderamiento de CFK y la relación con sus socios de la coalición gobernante. La oposición, con sus internas, no termina de consolidarse.

Las contradicciones en la sociedad alcanzan un nivel pocas veces vistas en nuestra agitada historia política. Empezando por la cabeza de la institucionalidad que hoy es ejercida por una mesa de tres dirigentes políticos tras alcanzar un acuerdo entre ellos en que se trató de rediseñar el Ministerio de Economía a cargo de Sergio Massa. Cristina Fernández de Kirchner quedó con el poder para controlar la gestión del gobierno. El presidente Alberto Fernández, que  mantiene la lapicera principal del Estado  con la firma decretos y resoluciones, cierra el círculo. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Aunque la dinámica del poder muestra el reempoderamiento de CFK después de las PASO de 2022, recuperando la empatía con sus seguidores. Frente a desafíos que ya llegaron, el discurso de la vicepresidenta evolucionará cada vez más hacia el peronismo para alinearlo, como pasó en otras oportunidades. Las eventuales candidaturas presidenciales  se definirán según convenga a la estrategia general para que Cristina siga manteniendo su rol sobresaliente.  Pero no todas son rosas en el tablero político pletórico de réplicas y contrarréplicas en todo el horizonte político. 

 

Al  reestablecerse el orden de la función ejecutiva se plasmó una diferencia interna implícita por ahora. Massa no tiene, nunca la tuvo, la misma visión sobre la economía que la líder del populismo kichnerista. La orientación del ministro apunta al liberalismo económico. 

 

No sabemos la durabilidad de esta controversia económica, pero el  kichnerismo -o un parte de él- llegó aceptar que hay que atravesar la jungla de la macroeconomía, decidido a lograrlo sin morir en el intento. Hay un acuerdo que, por ahora, los reúne : no devaluar. Mientras tanto, se sigue discutiendo el dólar soja sobre el cual no hay acuerdo dentro del oficialismo. 

 

En síntesis, las políticas económicas en conflicto pueden identificarse con aquellas que puede ser denominadas distribucionistas vs políticas productivistas cuya realización ha empezado a derramar, por ahora, en forma limitada y con algunos guarismos récord como el caso de producción de cereales o exportaciones. El problema es que el gobierno, que está aprisionado por la inflación, no puede darle más visibilidad al incremento de las economías del interior.

 

CFK protagonizó la contra interpelación al fiscal Diego Luciani produciendo un hecho político y mediático de fuerte impregnación. En general, y esto habla del estado de la política nacional, estos hechos similares que se repiten cotidianamente están rodeados de inexactitudes objetivas sobre el proceso judicial. Cosa que no tenía mucha importancia por la necesidad que tiene CFK de mantener la contraofensiva respecto a la oposición. Las últimas declaraciones de dirigentes de ambas alianzas llegaron a un tono remoto de las academias de Lengua.   

 

El escenario de la oposición agrega escándalo a lo existente. Las disidencias internas van mostrando una alianza que no termina de consolidarse, generando dudas sobre su capacidad de gobernabilidad. La distancia entre duros y blandos, o entre halcones y palomas, señalan que hay diferentes miradas sobre el estado de opinión pública. Para unos, la sociedad espera y desea un Estado más punitivo, de más autoridad, frente al caos que siempre identifica al peronismo desde el antiperonismo. 

 

La posición más moderada encabezada por Horacio Rodríguez Larreta intentará ocupar el rol de moderador, considerando que luego del COVID, la crisis económica,  y el gobierno de Mauricio Macri, la sociedad necesita sosiego. La alternativa Alberto Fernández era la búsqueda de diálogo, armonía , moderación.  ¿Se repetirá el intento?;  o ¿los extremos serán la peor respuesta?

 

Hay contradicciones que se irán desenvolviendo con el tiempo. Agrupados, en las políticas económicas, la tensión social y las identidades políticas. Mientras tanto, la temperatura del clima político irá subiendo.