22|11|2022

El operativo bicameral para investigar el atentado a CFK, en stand by

11 de septiembre de 2022

11 de septiembre de 2022

La idea de crear un organismo del Congreso para seguir la causa del ataque a CFK está frenada, pero no es la única opción en danza. Máxima cautela con la jueza.

La investigación que lleva adelante la jueza federal María Eugenia Capuchetti sobre el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cumplió más de una semana. Es el mismo tiempo que lleva sin avances el plan del oficialismo para crear una comisión bicameral en el Congreso que indague el ataque a quien comanda una de sus Cámaras. La titular del Senado ha decidido esperar a ver cómo respira el caso judicial y mientras tanto seguirá en estado latente la creación de una instancia que fue anunciada pocas horas después del atentado que ejecutó Fernando Sabag Montiel en la esquina de Juncal y Uruguay, cuando ella regresaba de encabezar una sesión de siete horas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En un primer momento, con la conmoción en pleno desarrollo, en los bloques oficialistas surgió la idea de una bicameral como un instrumento natural para que el Congreso investigue el ataque a una de sus principales autoridades y la segunda en la sucesión presidencial. También fue concebida como una forma de seguir de cerca el expediente que lleva adelante Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo

 

Crear una comisión bicameral de este tipo requiere la aprobación de ambos recintos del Congreso, aunque esta semana algunos senadores mencionaron la posibilidad de crearla mediante la resolución de los titulares de las dos Cámaras. Técnicamente, explican las fuentes legislativas consultadas, es inviable un organismo de ese tipo que no pase por los dos. 

 

Sin embargo, no es la única alternativa que ha sido analizada desde el intento de magnicidio: otra opción es la creación de una fiscalía especial para investigar el ataque. Hay dos antecedentes inmediatos que fueron recordados por los especialistas en el tema. Son las leyes 25.748 y 25.749 que crearon las fiscalías de distrito en los barrios de Saavedra y Núñez y en La Boca. Ambas normas fueron sancionadas el 11 de junio de 2003 y promulgadas 20 días después. El fiscal José María Campagnoli sigue al frente la fiscalía creada para la zona norte porteña y en el caso de la fiscalía especial para este caso, la idea es que el texto incluya la designación de tres fiscales que cumplan con la función asignada por ley. 

 

La posibilidad de que el Congreso se constituya como querellante también apareció en el radar, pero la opción pasó a un segundo plano porque la vicepresidenta ya lo hizo y tiene acceso al expediente. La tercera opción apunta a reactivar la comisión bicameral de seguimiento del Ministerio Público Fiscal, que no funciona desde el año pasado y todavía no fue constituida. Diputados ya eligió a sus miembros pero el Senado no completó su parte y el trámite está frenado. 

 

Por fuera de las instancias que podría articular el Congreso y que están dentro de sus potestades legales, también hay una dinámica política que echó a correr desde que el expediente quedó en manos de Capuchetti y de Rívolo. La magistrada fue nominada por el expresidente Mauricio Macri y en el oficialismo no pierden de vista la buena relación que la une con el extitular de Boca Juniors y empresario, Daniel Angelici. En el caso de Rívolo, sus detractores lo apuntan por sus críticas contra el kirchnerismo desde la Asociación de Fiscales. 

 

Las apreciaciones críticas sobre la magistrada se escuchan en el oficialismo, pero según reconstruyó este medio, no forman parte de los puntos de vista de la vicepresidenta. Desde su entorno no ha salido ningún cuestionamiento, apuntan en el oficialismo y aseguran que está encima del avance del caso. 

 

En otros despachos del Congreso no callan los señalamientos. Advierten que el caso está bajo secreto de sumario desde hace varios días, pero que tanto la jueza como el fiscal le filtran información a la prensa en una serie de movimientos inquietantes. Ninguna de las fuentes consultadas se explica por qué la magistrada ordenó dos veces un allanamiento al domicilio del autor del atentado ni cuáles son las razones que los llevan a filtrar información a la prensa. Son algunos de los interrogantes que analizan diputados y senadores del oficialismo: la sospecha generalizada es que mientras avanza la investigación, se libra una dura interna entre los dos magistrados que intervienen en la causa. 

 

Son los primeras especulaciones del avance de la causa visto desde el Congreso, donde sigue en pie el debate de avanzar con alguna instancia que les permita indagar por sus propios medios. Un eventual proyecto de bicameral debería tener el aval de ambos recintos y las chances de que prospere en Diputados son escasas. Con ese panorama algunos legisladores hablaron de que la instancia sea creada por la decisión de las presidencias de ambas cámaras. El giro es considerado inviable por otros, pero refleja el nivel de profundidad del debate que atraviesa al oficialismo a una semana del intento de magnicidio.