02|12|2022

JxC puso todo, retuvo Marcos Juárez y va por Córdoba con Schiaretti tocado

11 de septiembre de 2022

11 de septiembre de 2022

Majorel ganó por 16 puntos y es la nueva intendenta. Con el empuje de sus presidenciables, la alianza se empodera para 2023. El gobernador, el gran derrotado.

MARCOS JUÁREZ (Corresponsalía Córdoba) Con el 100% de las actas escrutadas, la candidata de Juntos por el Cambio (JxC), Sara Majorel, reunía un 55,15% de los votos y se consagraba como la primera intendenta de la historia de esta ciudad en las elecciones municipales que se llevaron a cabo este domingo en el denominado "corazón productivo del país". La victoria energiza a la coalición de cara a los comicios provinciales del año entrante y será facturada también a nivel nacional, a partir de la apuesta que realizaron sus principales figuras, quienes se sumaron a la campaña en las últimas semanas. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Verónica Crescente, la postulante apadrinada por el gobernador Juan Schiaretti, hacedor de la alianza entre su partido, Hacemos por Córdoba, y el vecinalismo local, obtenía un 38,49% y no lograba arrebatarle a la coalición la jefatura del "kilómetro cero del cambio". El mandatario provincial, que jugó a fondo en esta instancia electoral, resultaba el gran derrotado de la jornada. Ahora deberá encarar el tramo final de su gestión con otra derrota a cuestas, tras la caída en las legislativas de 2021.

 

Con el 100% de las actas escrutadas pasadas las 20.30 horas y una participación del 69% del padrón, Majorel reunía 8965 votos (55,15%). En segundo lugar, Crescente obtenía 6257 sufragios (38,49%). Luego se ubicaban los otros dos postulantes. Guillermo Massa (Encuentro Vecinal Córdoba) con 2,28%, y Nicolás Barrera con 1,43%. Los votos en blanco sumaron 2,61%. Crescente, la exsecretaria de Gobierno de la intendencia que abandonó el oficialismo local para enfrentarlo, reconoció la derrota ante la prensa ante la contundencia del resultado poco después de las 20. 

 

Poco más de 24 mil personas estuvieron habilitadas para votar en el sur cordobés. Además de definir quién continuará al frente de la intendencia con la gestión que desde 2014 lleva adelante el jefe comunal Pedro Dellarossa (PRO), la votación definirá también la conformación del Concejo Deliberante, compuesto por nueve bancas, y quiénes ocuparán los tres lugares en el Tribunal de Cuentas local.

 

Sonriente, puntual, acompañada por su esposo y con una docena de facturas en la mano para las autoridades de mesa, Majorel llegó a la escuela Juana Eufemia Maquieira de Zambruno en la mañana del domingo y votó confiada. Con el mismo tono mesurado que mostró durante la campaña, Majorel destacó el valor de los procesos democráticos de elección de autoridades y convocó al electorado local a acudir a las urnas.

 

La contienda puso en vilo al oficialismo provincial, que con el gobernador a la cabeza se metió en la campaña para obtener una victoria camino a las elecciones de 2023. Su meta era impedir que JxC enhebrara una racha victoriosa tras su resonante triunfo provincial en las legislativas 2021 y generar la plataforma para el despegue final de su candidato a la gobernación, el intendente capitalino, Martín Llaryora. Ahora, deberá repechar la cuesta y recalibrar su estrategia para tratar de que el peronismo cordobés no pierda el poder que ostenta en la provincia desde hace un cuarto de siglo. Además, su mentado proyecto nacional queda seriamente abollado con un tropiezo en su propio terruño.

 

Por su parte, Juntos por el Cambio (JxC) podrá disfrutar del desahogo de la victoria, luego de que las encuestas pronosticaran una derrota semana tras semana. La visita de cinco figuras que se sienten presidenciables, Gerardo Morales, Mauricio Macri, María Eugenia VidalPatricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, pareciera haber surtido efecto en el electorado local y será presentada como una muestra de lo que vendrá en la provincia y en las presidenciales del año próximo.

 

A nivel provincial, la victoria en Marcos Juárez seguramente templará los ánimos de la coalición, pero no atenuará las dificultades para definir las candidaturas. Sin elecciones primarias en la provincia, el reglamento interno para ordenar la disputa es presa de tironeos mientras los dos principales precandidatos, Luis Juez y Rodrigo de Loredo, mantienen sus aspiraciones en un delicado equilibrio para no romper la alianza que los llevó al triunfo en 2021. El senador está decidido a ser candidato a gobernador, pero choca con un sector del radicalismo, que prefiere al jefe del bloque de Evolución en Diputados, y con el accionar subterráneo de Schiaretti, que seduce a un sector boinablanca para debilitar las chances de la coalición.

 

Tras la derrota de su candidata en esta ciudad, el mandatario deberá acomodar su estrategia y reconfirmar si sigue en pie su proyección nacional que, aún en una nebulosa, constituye una herramienta para sostener su centralidad en la provincia en el último tramo de su mandato.