04|12|2022

La escuela de Bullrich: intendentismo para buscar todos los votos en el conurbano

12 de septiembre de 2022

12 de septiembre de 2022

En Olivos, lanzó la fórmula bonaerense Iguacel-De la Torre y pidió a la tropa pescar en todas las peceras. Palo a Santilli, delfín de su adversario Larreta.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Embanderada en su campaña por la presidencia de la nación, Patricia Bullrich presentó este lunes en Vicente López a sus dos candidatos para competir por la gobernación de Buenos Aires y arengó a la tribuna repleta de militantes y dirigentes de distintos puntos del conurbano para que vayan a buscar votos en todos los sectores partidarios, incluyendo el Frente de Todos (FdT). Lo hizo con su característico discurso confrontativo contra el kirchnerismo, tomando como ejes las problemáticas de la inseguridad y la crisis económica, y lanzando críticas encriptadas contra el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, su principal adversario en la interna del partido amarillo, quien, a la misma hora y 15 kilómetros al sur, en el municipio de Tres de Febrero, encabezaba su propio acto.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“En las próximas elecciones, tenemos que ponernos el objetivo de llegar a cada ciudadano que haya votado por otras opciones como el Frente de Todos o los libertarios y decirles cuál es la fuerza y el camino del cambio que la Argentina necesita”, gritó la presidenta de Propuesta Republicana (PRO) desde el centro del escenario montado en el salón principal del coqueto Yacht Club Olivos y escoltada por el senador Joaquín de la Torre y el intendente de Capitán Sarmiento, Javier Iguacel, a quienes presentó como integrantes de la dupla para pelear la gobernación del principal distrito electoral del país.

 

La exposición de la exministra de Seguridad de Mauricio Macri se dio en un marco de proselitismo explícito, con un atril con la marca PRO y la inscripción “Patricia Bullrich presidenta”, ubicado frente a un auditorio que coreó varias veces su nombre y bregó por su candidatura en 2023. Además de De la Torre, legislador de origen peronista que busca posicionarse en la provincia, e Iguacel, exministro de Energía durante el gobierno de Cambiemos que en 2018 renunció por diferencias con Nicolás Dujovne, acompañaron este clima político otros dirigentes de peso del ala dura, como el diputado y jefe de campaña de Bullrich, Gerardo Milman; el también diputado que oficia de asesor económico Luciano Laspina, el senador bonaerense Juan Pablo Allan y la senadora Lorena Petrovich. También tuvo un lugar en la primera fila el concejal de Tigre Nicolás Massot, parte del primer armado de Emilio Monzó

 

Bullrich se mostró como la principal garante de la mano dura y el ajuste, que a pedido de De la Torre reformuló como garante del orden y las cuentas públicas, y aseguró que tiene “la decisión, el carácter y el compromiso que la Argentina necesita”. “El país no sale adelante con personas que no se animen a cambiar; necesita valientes, personas a las que no les importe nada lo que le digan, que tengan en claro que el cambio no se negocia porque detrás de eso está el bienestar de la sociedad”, lanzó ante el aplauso cerrado de los presentes en un mensaje codificado contra Larreta, a quien con anterioridad también había criticado, aunque sin nombrarlo, por haber elegido a un candidato a la gobernación bonaerense con domicilio reciente en la Ciudad de Buenos Aires, como lo es el diputado nacional Diego Santilli.

 

En otro tramo de su discurso, disruptivo en su habitual mensaje respecto a la necesidad de impulsar reformas laborales, sindicales y económicas antipopulares “desde el primer día”, esta vez la jefa de los halcones PRO utilizó una metáfora para referirse a la necesidad de impulsar políticas gradualistas. “Tenemos una locomotora, que es muy importante para cambiar la Argentina, pero que debe tener la sensibilidad y el ritmo necesario porque esa locomotora lleva 47 millones de argentinos: si la locomotora va muy rápido, los de atrás descarrilan, y si va muy despacio, los de atrás chocan, por eso no debe dejar a ninguno de los 47 millones en el camino”, dijo. 

 

El giro discursivo amalgama com su pedido de ir a buscar nuevos electorados en el conurbano, región en la que el peronismo suele alzarse con más del 50 por ciento de los votos aún con el desgaste de un gobierno nacional que estuvo al borde de la ruptura por la crisis económica. “Vamos a cada distrito a buscarlos sin prejuicios y tendámosle una mano, porque necesitamos que millones de argentinos sigan este proyecto de transformación”, remarcó y pidió a la dirigencia presente amplitud para sumar nuevos nombres a los armados territoriales. 

 

Minutos antes de esto, De la Torre fue el otro dirigente que le aportó más clima electoral a la jornada. Aseguró que volverán “a ser gobierno en 2023” y que “la mejor preparada” para ese puesto en la exministra. “La elección del año que viene la vamos a ganar y como (el kirchnerismo) lo sabe está tratando de esconderse en la provincia de Buenos Aires. Nuestra obligación es no permitírselos y para eso hay que ir a buscar todos los votos, no sólo los que nos quedan cómodos. Si lo logramos vamos a pegarle una paliza histórica” al oficialismo, lanzó el armador del Frente Renovador de Sergio Massa en 2013.

 

“Jugamos un primer tiempo con un capitán que fue Mauricio (Macri) y ahora nos va a tocar un segundo tiempo con una capitana que es Patricia (Bullrich)”, remarcó a su tiempo Iguacel, que fue en sintonía con la declaración que Milman le dio a Letra P al asegurar que, “en este tiempo de la Argentina, ella es la que tiene los ovarios” para gobernar.