17|11|2022

A dos puntas: Marco Lavagna, el asesor-verdugo de Massa

14 de septiembre de 2022

14 de septiembre de 2022

El jefe del INDEC, que anunció el 7% de IPC, es además funcionario del Ministerio de Economía. Le dio buenas noticias financieras al ministro en EE.UU.

Marco Lavagna fue el principal asesor en materia financiera internacional que el ministro de Economía, Sergio Massa, llevó a cada reunión de la gira que realizó por los Estados Unidos hasta su regreso a Buenos Aires, este martes. Afuera, destrabó créditos, consiguió inversiones y logró convencer al staff del Fondo Monetario Internacional (FMI) de las posibilidades reales de hacer los deberes para continuar con el cumplimiento del programa de facilidades extendidas. Apenas 24 horas más tarde, en suelo argentino, el economista se convirtió en el verdugo de su jefe político: entregó el explosivo número del 7% de agosto que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundió para la primera medición de inflación bajo la gestión del superministro. Lavagna juega un doble rol que lo tiene repartido en dos edificios públicos ubicados a 300 metros de distancia.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Antes de encarar la maratón por Washington y Houston, Lavagna Jr. se instaló en la nueva oficina que tiene en el octavo piso del Palacio de Hacienda, desde donde dirige la Secretaría de Relaciones Financieras Internacionales, para afinar la estrategia y adelantar contactos de modo de lograr una batería de anuncios cuando Massa estuviera en tierra norteamericana. Fuentes oficiales consultadas por Letra P confirmaron la nueva función del hijo del exministro de Economía durante la presidencia de Eduardo Duhalde y de los primeros dos años del mandato de Néstor Kirchner en la Casa Rosada, Roberto Lavagna. Justamente, quien también fuera candidato presidencial en 2007 y 2019 es el economista que Massa tiene en las sombras para armar su plan.

 

Ya después de la supergira, Lavagna cambió de rol para ponerse al frente de la difusión del Índice de Precios al Consumidor (IPC), con un número que dio por encima de lo esperado en despachos oficiales. Días antes, en la reunión que mantuvieron Massa y su equipo con la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, se sinceró el impacto de la inflación en la economía local cuando se actualizó el marco económico "para reflejar la evolución económica reciente y el difícil contexto internacional". "La implementación sólida y consistente del marco de política monetaria para asegurar el actual objetivo de sostener tasas de interés reales positivas, que a su vez es una herramienta para abordar el combate contra la inflación y movilizar el financiamiento interno, además de asegurar la competitividad externa", señaló la comunicación del FMI.

 

Lavagna se repartirá sus días entre las oficinas de Diagonal Sur, dentro del INDEC, y del octavo piso del Ministerio de Economía, según confirmaron fuentes oficiales consultadas por Letra P. "No existe incompatibilidad de funciones", aclararon en Hacienda, donde descartan de plano una renuncia al organismo de medición oficial, que era la primera opción que se había manejado en el entorno del economista. De ese modo, será asesor principal y, a la vez, buscará mantener su imagen de técnico inalterable ante las necesidades del Ejecutivo de mostrar mejores noticias. De hecho, el IPC del 7% fue un mazazo que sólo había sido anticipado por la consultora Eco Go, que había pronosticado un 6,9%.

 

En su rol de secretario de relaciones financieras internacionales, su foco será la renegociación con el Club de París, para allanar el camino para el viaje de Massa dentro de 15 días a Europa, según la agenda del superministro. "La negociación con el Club de París está en marchatenemos terminada nuestra propuesta, que es muy beneficiosa para Argentina", sostuvo el tigrense en su paso por Washington, con la prueba del FMI superada. Es la carta que tiene bajo la manga para lograr un acuerdo para pagar los 2.000 millones de dólares que el país le adeuda al fondo de países que integran el foro de 22 países prestamistas.

 

La crisis de la inflación seguirá siendo un dolor de cabeza para Massa y su equipo, ya que convivirá con un piso del 6% mensual hasta fin de año. Y desde el entorno del kirchnerismo ya comenzaron a marcarle la cancha a Massa por la falta de controles exhaustivos de los precios, como solía hacer el exsecretario de Comercio Interior e integrante del Instituto Patria, Roberto Feletti, el único que logró una baja del IPC al 5,1% de mayo, luego de un pico del 6% en abril pasado. Al destacar que el rubro Prendas de Vestir alcanzó el 109% interanual y en agosto fue el rubro que más aumentó, 9,9%, el titular del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Hernán Letcher, se quejó en un informe difundido este miércoles: "Llama la atención esta evolución dado que es un rubro particularmente protegido por las políticas estatales y porque presenta una sucesión de meses de altos incrementos sin políticas concretas que aborden tal situación".

 

Letcher había sido el economista elegido por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para aplicar las herramientas de control de precios en el inicio de la gestión presidencial de Alberto Fernández, pero el entonces ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, lo vetó por tener pensamientos diferentes para domar el IPC. "En relación con Alimentos y bebidas, a pesar de la mejora en la situación macroeconómica en agosto, se observó un incremento de precios sensible en este rubro. Esta situación es preocupante para septiembre. Si bien eventualmente se podría considerar que parte de la evolución de precios se relaciona con la denominada 'inercia inflacionaria', la variación del tipo de cambio o cierta cobertura anticipada frente al impacto de la quita de subsidios en energía que se producirá desde septiembre, la dinámica de precios observada debería ser más bien rotulada como inercia especulativa", sostuvo.