16|11|2022

CFK rompió el silencio: "Los actos de odio siempre son precedidos por palabras de odio"

15 de septiembre de 2022

15 de septiembre de 2022

En reunión con religiosos, reveló que esa frase le dijo el papa Francisco. "Después el clima va creciendo y se producen... no quiero hablar de ese día", agregó.

Justo dos semanas después del atentado que sufrió en la puerta de su casa de la Recoleta, cuando un hombre le gatilló dos veces un arma en la cara, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner rompió el silencio que venía guardando desde ese episodio con una frase que, reveló, le dijo el papa Francisco en una charla telefónica: "Los actos de odio y de violencia siempre son precedidos por palabras y verbos de odio y de violencia".

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En su cuenta oficial de Twitter, CFK publicó el video completo del encuentro que mantuvo en la tarde de este jueves con "curas villeros, Curas en Opción por los pobres y hermanas, religiosas y laicas". En ese ámbito, dijo que, después de esas "palabras de odio y de violencia", "el clima va creciendo y después se producen... no quiero hablar de ese día".

 

Los dichos de la vicepresidenta se leen como un mensaje a sectores radicalizados que, como señaló el Gobierno inmediatamente después del atentado, emiten "discursos de odio" que producen un clima de violencia peligroso. El propio presidente Alberto Fernández señaló aquella noche, en cadena nacional, a sectores de la oposición y a determinados medios de comunicación como usinas de esos mensajes violentos. 

 

"El papa Francisco me llamó muy tempranito, al otro día de ese jueves; estuvimos hablando por teléfono. Me dijo algo así como que los actos de odio siempre son precedidos por palabras, por verbos de odio; primero es lo verbal, la agresión, ese clima va creciendo y finalmente se producen...", contó la vice, notoriamente emocionada. "Siento que estoy viva por Dios y por la Virgen", indicó.

 

“Lo más grave no es lo que me pasó a mí, lo más grave fue haber roto un acuerdo social que había desde 1983. La recuperación de la democracia no fue solamente que podamos volver a votar, fue recuperar la vida y la racionalidad de que podamos discutir política”, agregó la vicepresidenta que apareció vestida de blanco y con un rosario en el cuello. “Lo que  pasó el otro día fue una ruptura de eso que tenemos que volver a reconstruir urgentemente porque, además, esa pasión que todos tenemos para que la gente pueda volver a comer y tener un trabajo no lo vamos a lograr hablando únicamente entre los que pensamos de una manera”, agregó.

 

En base al diario de sesiones que guarda los discursos de principio de siglo XX en la Cámara alta, Cristina Kirchner comparó el intento de magnicidio que sufrió con un atentado contra el expresidente radical Hipólito Yrigoyen, y citó al entonces senador Del Valle: “Ese atentado no ha sido sino la consecuencia de la actitud interpelante y desorbitada de la prensa, de partidos y, aún señor presidente, del Senado. En la misma esquina del domicilio del doctor Yrigoyen se alzó una tribuna de escándalos y amenazas (…) Ese desgraciado que atentó contra la vida del primer mandatario oyó, quizás allí por primera vez, la incitación al crimen. El país presenció las escenas bochornosas que tuvieron como escenario este recinto. Algún señor senador habló de dictadura, de despotismo, de tiranos, y de la guillotina”.

 

Con algunas intervenciones a lo largo de su lectura, Cristina Kirchner aseguró: “Fueron a hacer el acto a la casa de Yrigoyen, cualquier similitud no es coincidencia”. "Va a hacer un siglo y ya había amenazas de guillotinas por no compartir ideas políticas. Y el peronismo todavía no existía. Evita tenía 11 años y todavía no había salido de Junín”, agregó.

 

Para completar la comparación histórica, relató los dichos del entonces legislador opositor Vidal: "Se ha querido mezclar este hecho con la política actual, con la justa y saludable crítica independiente de la prensa que es una verdadera insensatez condenar”. "Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla", sentenció la expresidenta.

 

A pesar de esta crítica a la prensa, a quien el oficialismo responsabiliza en parte por el intento de asesinato, la vicepresidenta rechazó una ley para regular los discursos de odio o las declaraciones periodísticas que inciten a la violencia -como impulsan algunos sectores del Frente de Todos (FdT)- ya que, aseguró, "las que ya están vigentes alcanzan y sobran". "No creo que tengamos que sancionar ninguna ley especial. No creo que reconstruir eso que tanto trabajo nos costó requiera de la sanción de ninguna ley. Lo que hay que poner es mucha institucionalidad y respeto democrático y cívico", profundizó.

 

Para reiterar su convocatoria al diálogo nacional, la vicepresidenta se preguntó: “¿Se piensan que si no hacemos eso es posible reconstruir económicamente el país para los que no pueden llegar a fin de mes? ¿Se puede construir un país y reconstruir la economía en un país donde solo se insulta y se agravia?”. “Si la economía tiene problemas hay que discutir números y ponernos de acuerdo", analizó y manifestó que “lo más fácil de discutir son los números porque dos más dos es cuatro”.  “Cuando se ponen tan agresivos es porque no se quiere discutir en serio”, ahondó.

 

Para terminar, declaró: "Tenemos que volver a construir la actitud de hablar con todos, con los que nos gustan y no nos gustan, como hacía Cristo… me estoy volviendo más mística. Me asisten las razones para hacerlo”, dijo y completó: “Por favor, recen mucho por mí porque lo necesito”.