16|11|2022

La concentración no es gratis (en Europa): multa millonaria a Google

15 de septiembre de 2022

15 de septiembre de 2022

La Unión Europea sanciona al pulpo de internet por abuso de posición dominante. Deberá pagar 4125 millones de euros y ya acumula penalidades por 8250 millones.

La multa dispuesta por el Tribunal General de la Unión Europea (UE) contra Google (Alphabet) por abuso de posición dominante es, por su importe de 4125 millones de euros, la mayor de las aplicadas contra las prácticas anticompetitivas de las big tech y confirma que la regulación de la economía digital ingresó decididamente en una nueva fase.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El caso puede ser apelado por Google en los próximos 70 días ante el Tribunal de Justicia de la UE y lleva varios años de trámite. El Tribunal ratificó la esencia de una decisión de la Comisión Europea (CE) de 2018, cuando determinó que Google incurría en tres comportamientos abusivos que incorporaba en sus contratos con las fabricantes de dispositivos móviles:

 

  1. Obligaba a quienes fabrican dispositivos móviles a preinstalar las aplicaciones de búsqueda general (Google Search) y de navegación (Chrome) para que Google les otorgue una licencia de explotación de su tienda de aplicaciones (Play Store), paquetizando así sus servicios y aplicaciones;
  2. Condicionaba la obtención de las licencias de explotación necesarias para la preinstalación de las aplicaciones Google Search y Play Store por parte de las empresas fabricantes al compromiso de que se abstengan de vender dispositivos equipados con versiones del sistema operativo Android no autorizadas por Google;
  3. Supeditaba la cesión de una parte de los ingresos publicitarios de Google a los fabricantes de dispositivos móviles y a quienes operan las redes móviles bajo el compromiso de renunciar a la preinstalación de un servicio de búsqueda general de la competencia.

Según la Comisión y el Tribunal de Justicia, estas prácticas se remontaban a 2011, es decir que la decisión abarca la sanción de conductas iniciadas hace más de una década. Para ponderar el monto de la sanción, el Tribunal evaluó “el carácter deliberado de la aplicación de las prácticas infractoras y el valor de las ventas pertinentes realizadas por Google en el último año de su participación completa en la infracción”.

 

Google ya suma 8250 millones de euros en multas por prácticas anticompetitivas en Europa. El año pasado, la CE sancionó a Google por comportamiento abusivo en el motor de búsqueda por 2420 millones de euros. Es decir que las líneas de investigación abiertas sobre las anomalías denunciadas (y en varios casos, constatadas) en el ecosistema digital dominado por Google, Meta (Facebook) y otras grandes compañías de internet, apuntan a una variedad de sectores del mercado en que éstas operan.

 

La paquetización de aplicaciones y servicios y las restricciones que impone Google a terceras partes, tanto en el caso del sistema operativo Android como en la intermediación mayorista del mercado publicitario online, erosiona los objetivos de competencia económica según las normas vigentes en Europa, dos de ellas recientemente actualizadas.

 

Síntoma de una nueva fase en la evolución de internet, el Parlamento Europeo sancionó en julio último dos leyes marco que son mucho más exigentes con las denominadas “muy grandes” plataformas y motores de búsqueda (el parámetro establecido es que superen los 45 millones de usuarios en Europa, es decir, el 10% de la población de la Unión): la Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales. Estas nuevas regulaciones legales amplían el reconocimiento de derechos de las personas usuarias y tipifican conductas aceptables y rechazadas de las big tech, a la vez que fijan sanciones y multas aún más elevadas en caso de que los conglomerados tecnológicos transgredan la normativa.

 

La exclusividad que Google imponía a quienes fabrican dispositivos móviles es calificada como práctica abusiva por la Ley de Mercados Digitales, por ejemplo. En cambio, la Unión Europea aboga por la interoperabilidad de las plataformas y servicios, y también por su mayor transparencia. Las grandes corporaciones de medios de comunicación europeas celebraron la noticia, que golpea al intermediario publicitario que captura una porción considerable de la torta de la economía digital.