22|9|2022

El halcón con territorio que quiere desbancar a Pino de la Sociedad Rural

16 de septiembre de 2022

16 de septiembre de 2022

El candidato opositor maneja el distrito más intransigente de la entidad. Duro entre los duros, se pone la camiseta de quienes viven y trabajan en el campo.

CÓRDOBA (Corresponsalía) De los más duros entre los duros. Así coinciden en definir distintas voces de referencia del agro cordobés a Alejandro Ferrero, el candidato retador a la presidencia de la Sociedad Rural Argentina (SRA). Acompañado por la cabañera patricia Mercedes Lalor, encabeza la lista de la agrupación Unidad y Acción, que el 22 de septiembre disputará el control de la entidad al Movimiento Compromiso Federal, que impulsa la reelección de Nicolás Pino.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La fórmula opositora podría recoger el apoyo de quienes manifiestan un creciente descontento con la situación del sector. Esas voces ya han expresado diferencias con la conducción actual, a la que sienten concesiva con las políticas del Gobierno. En distintas notas, el binomio opositor ha enfatizado tanto su condición de cabañeros como su representatividad de quienes trabajan y viven en sus tierras productivas. “En el campo y del campo”, es el lema que han esgrimido desde que decidieron lanzarse por la presidencia de la SRA.

 

El discurso sintoniza otro de los reclamos al Gobierno: las distintas medidas anunciadas para el sector, tanto para el agro como para la ganadería, constituyen paliativos que no resuelven los problemas de fondo. Ejemplo más reciente, el desdoblamiento cambiario, con el denominado dólar soja, que solo beneficia a quienes han podido acopiar granos, en detrimento de quienes ya habían liquidado sus cosechas. Junto a ello, sostienen un cerrado rechazo a las retenciones y a cualquier otro “impuesto confiscatorio”.

 

“La idea es usar las bases de nuestra querida Rural que le han dado la vigencia que tiene: valores como el arraigo, la estabilidad de las comunidades en el campo, la defensa del liberalismo, la apertura de mercados, impulsar el desarrollo. Y siempre junto a una juventud que trabaje con esos valores”, sintetizó el candidato a presidente en diálogo con el portal Agroverdad.

 

“Tenemos además el firme propósito de recuperar la ascendencia internacional que tiene la Rural en varias instituciones globales. Volviendo a tener competencia y presencia para la promoción y la difusión de los productos que genera el campo argentino en el mundo. Si bien es un rol del Estado, la Rural supo tener una injerencia muy fuerte en ese trabajo y estamos dispuestos a recuperar”, amplía en declaraciones que recoge el portal Agronoa.

 

Al filo de los 60 años, Ferrero es el titular de la Cabaña María Lucía de Ferrero, un histórico establecimiento de 101 años, fundado por su abuelo y ubicado al norte de la ciudad de Leones, en el fecundo sudeste cordobés. 

 

Médico veterinario, preside la Asociación Argentina de Criadores de Shorthorn, una de las tres razas británicas que cría en María Lucía. Según estimaciones, suma más de 400 cabezas.

 

La narrativa sobre el establecimiento destaca que la agricultura ha ocupado un lugar importante para la firma desde sus inicios. En simultáneo, Ferrero es el director del Distrito Cuarto, uno de los 14 en que se divide la SRA en todo el país. Previamente fue delegado zonal por Marcos Juárez y director de Exposiciones de la entidad.

 

Representando a la SRA, ha sido uno de los participantes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias de Córdoba, la mesa en la cual el gobernador Juan Schiaretti negocia con un actor clave para la consolidación de un modelo cordobesista, al que siempre ha tratado con preferencia y deferencia.

 

Tal currículum, reconocen distintas voces, le brinda un amplio conocimiento de los intereses de cada uno de los actores involucrados. También le brinda legitimidad en posturas públicas, que en el último año lo han encontrado entre los más críticos.

 

El 23 de abril pasado fustigó a la conducción de la Mesa de Enlace nacional por su decisión de no adherir al tractorazo convocado para pedir una baja en los impuestos al sector y una reducción del gasto público. “Me hubiera gustado que la Mesa acompañara y se pusiera al frente de la manifestación”, dijo entonces.

 

“Alejandro es un duro y Córdoba es la región más dura. A veces somos los más vehementes al discutir, pero tenemos que exigir. Nos convocan a reuniones y después hacen lo que quieren. Necesitamos previsibilidad, ya estamos pensando en la próxima cosecha”, expresa el referente de una entidad con sede en Río Cuarto que no participa de la elección interna.

 

En Jesús María también destacan al cabañero como portador de una posición más dura que la exhibida por la Mesa de Enlace nacional. Más aún, consideran “necesario” una vigorización de los reclamos ante “las malas medidas tomadas por el Gobierno” y “el cansancio que predomina entre los productores”.

 

No obstante, remarcan que junto a la actual conducción de la entidad presentaron un recurso de amparo contra el aumento de las retenciones que había dispuesto el Gobierno a comienzos de año. “Es la muestra de una muy buena relación”, indica la fuente. “Es bueno que Alejandro esté acompañado por expresidentes de la SRA. Será una elección reñida, pero sea cual fuere el resultado, al otro día hay que seguir trabajando por los objetivos comunes, como las retenciones cero”, resume.

 

Con una mirada antagónica, un histórico dirigente de la Sociedad Rural de Córdoba pide enfocar la disputa en términos de “política partidaria”. "Todos se encolerizan cuando hay un gobierno peronista. Es como si empezaran a medirse los pelos. Por eso cualquier acción dialoguista es vista como concesiva", ironiza. 

 

En ese marco destaca, la estrategia de Ferrero de enfatizar su condición de productor y, por ende, la representación de una territorialidad que la actual conducción no puede acreditar. "Pino no tiene hectáreas", destaca.

 

No obstante, remarca que el destinatario final de los discursos es el 20% de la masa societaria de la SRA. No casualmente, quienes están en una mejor posición. "Al interior, los pequeños productores no se sienten representados por una dirigencia que nunca los visita. Y eso no cambia, aunque el que gane decida tirarle piedras al Gobierno", concluye.