25|11|2022

Aníbal Fernández: "Hay que seguir el dinero” de la banda de los copitos

18 de septiembre de 2022

18 de septiembre de 2022

El ministro de Seguridad habló sobre el atentado a Cristina y defendió el accionar la Policía Federal. Dijo que está conforme con la investigación.  

NUEVA YORK (Enviada especial) Antes de aterrizar en el aeropuerto John F. Kennedy, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, dialogó con los medios enviados a cubrir el viaje del presidente Alberto Fernández – entre los cuales está Letra P – sobre el atentado a Cristina Fernández de Kirchner. Defendió el accionar de la Policía Federal, dijo que “hay que seguir el dinero”, en referencia al financiamiento que pudo haber recibo la “banda de los copitos", y aseguró que el pago del Grupo Caputo a Jonathan Morel, líder de Revolución Popular, requiere una investigación más profunda. “Como expresión suelta en sí misma es muy densa”, puntualizó. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Además de acompañar al jefe de Estado en su gira, Fernández tiene agenda propia en esta ciudad: se reunirá con representantes de la Policía de Nueva York, la DEA, el FBI y el INL – Bureau of International Narcotics and Law Enforcement Affairs-, un sector del departamento de Justicia especializado en el área de narcotráfico. 

 

-¿Qué novedades hay respecto de la causa del atentado contra la vicepresidenta?

 

-El juzgado tiene todos los elementos y nosotros estamos trabajando para asistirlo. Hay mucha información por procesar. Esa información tiene que dar líneas de investigación. 

 

-¿Se puede avanzar sobre el financiamiento de las personas, que hasta ahora, están implicadas y si por encima de ellas hay una estructura que organizó el ataque a Cristina?

 

-Por ahora, son conjeturas. 

 

-¿El financiamiento es una conjetura?

 

-No. Lo más importante es saber siempre de dónde viene la plata. Hay un documento del Homeland Security que dice “follow the money”, sigan la plata. Es imperioso buscar la plata.

 

-¿Hay una estructura detrás? 

 

-Hasta ahora, no hay nada que demuestre que lo haya o que no. Es importante seguir el dinero para saberlo. 

 

-¿Hay una presunción?

 

-Sí, claro, que el negocio de los copitos no da para eso. 

 

-¿Qué se sabe del aporte del grupo Caputo a la carpintería de Jonathan Morel, líder de Revolución Federal?

 

-Es un elemento que la Justicia tiene que evaluar. Como expresión suelta en sí misma es muy densa. Pero se necesitan cosas contundentes para seguir avanzando. Hasta que la Justicia no diga algo, no puedo decir nada yo. Hay que esperar.

 

-¿Hay conformidad en el Gobierno con la investigación de la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo? 

 

-No hablo por el Gobierno, hablo por mi persona. Están haciendo muy bien las cosas hasta ahora. 

 

-Desde el primer momento se puso la mirada en la protección de la vicepresidenta. ¿Cuál es la revisión sobre eso?

 

-La orden de hacer el sumario la dí esa misma noche. 

 

-¿Y cómo está?

 

-Sigue su curso.

 

-¿Hubo responsabilidad de la custodia?

 

-Yo mostré la foto en la que se ve perfectamente que está la vicepresidenta y tiene cuatro policías alrededor, como si fuese el cinco del dado. 

 

-Pero en vez de replegarse y sacar a Cristina siguieron caminando.  

 

-Hable con muchos que estuvieron y nadie entendió qué estaban pasando en el momento. Pero ellos dicen “vamos”.

 

-Pero Cristina siguió caminando. 

 

-Es muy difícil decirle que no lo haga si nadie entiende qué está pasando.

 

-¿Entonces la responsabilidad fue de Cristina?  

 

-No, de ninguna manera. En ese momento, había una enorme confusión. 

 

-Pero no se tiraron sobre ella, no la sacaron en auto.

 

-La expresión de la fuerza fue sacarla de ese lugar, dijeron “vamos”. Eso está en las declaraciones de Cristina.

 

-¿En las reuniones que va a tener en Nueva York se va a tratar el tema del atentado? ¿Van a pedir colaboración?

 

-No, era una reunión que estaba pautada antes y se suspendió. No está planteado así, porque en todo caso lo haríamos en Buenos Aires.

 

-¿Sobre la información que se borró del teléfono de Fernando Sabag Montiel tampoco van a pedir colaboración?

 

-Ya ha sido consultado. Hubo muchos ofrecimientos para chequearlo, pero lo tiene que definir el juzgado. ¿A qué vinimos? El Presidente nos planteó la necesidad de recomponer la relación con las embajadas y las fuerzas de seguridad. Tenemos relación con Europa y eso nos permitió organizar el Comité Latinoamericano de Seguridad Interior. Tendremos reuniones con la Policía de Nueva York, la DEA, el INL y el FBI. El objetivo es seguir profundizando ese tema y avanzar mucho más en el intercambio de información. 

 

-¿Qué opina de las declaraciones de dirigentes de oficialismo, como Juliana Di Tullio, que dijeron que hubo errores en la seguridad y habló particularmente de usted?

 

-A esas cuestiones no les asigno valores para la discusión. Lo que a mí me toca hacer es distinto de lo que le toca hacer a ella. La conozco hace muchos años, es una persona dedicada. Nosotros estamos trabajando al pie del cañón. 

 

-¿Es un problema para el trabajo de las fuerzas de seguridad el círculo de confianza que trabaja alrededor de Cristina?

 

-No, porque la primera cápsula es de la Policía Federal. Y las cuatro personas designadas estuvieron cubriendo ese espacio.

 

-¿En esta oportunidad, el Gobierno puede pedir información sobre algún eslabón suelto que haya sobre el atentado a Cristina?

 

-Nos ofrecieron desde el primer momento, pero no necesitamos información. Hay 300 personas trabajando en Buenos Aires. 

 

-¿Hay que revisar todo el esquema de seguridad presidencial?

 

-Claro, analizar con las fotos, ver dónde estaba el personal y sentirme relativamente conforme con que las cosas se están haciendo conforme al protocolo y que eso te deje tranquilo es de tontos. Hay que aceitar un esquema mejorado y tenemos personal para hacerlo.

 

-Cuando uno mira para atrás ve que en los últimos 60 días estos personajes involucrados en el atentado a Cristina estuvieron en muchas acciones violentas, ¿no faltó un seguimiento?

 

-Conforme a la ley 25.520 hay inteligencia que no se puede hacer. Solo se puede hacer inteligencia cuando se está ante un delito, inteligencia criminal.

 

-¿Habría que modificar la ley?

 

-No, porque el país tuvo grandes dolores de cabeza por dejarle las manos libres a quienes manejaban la inteligencia. 

 

-¿En la marcha de las antorchas se pudo haber hecho otra cosa? Ahí hubo delito.

 

-Lo advertimos mucho antes de que sudeciera. Debería haber actuado la Policía de la Ciudad, pero no actuó en forma rápida. Nuestra instrucción fue usar los hidrantes. Nosotros no somos de pegar, lo ordenamos de otra manera. 

 

-Pero no detuvieron a nadie

 

-No, porque para eso hay que tener orden del fiscal.