22|11|2022

El plan de Schmuck para suceder a Javkin en Rosario

19 de septiembre de 2022

19 de septiembre de 2022

La presidenta del Concejo se anota para 2023. El objetivo, repetir el uno-dos de la intendencia y el Concejo en el gobierno provincial y Rosario. Los riesgos. 

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) El plan nació hace muchos años cuando la actual presidenta del Concejo municipal, María Eugenia Schmuck, y el intendente Pablo Javkin militaban en Franja Morada: querían gobernar la ciudad. Javkin picó en punta y después de una larga carrera llegó al Palacio de los Leones en 2019. Desde entonces, la hoja de ruta se reacomodó para que, cuando soltara la intendencia, su sucesora natural fuese Schmuck. Aquella idea de militancia se reformuló, pero no cambió su esencia y apuestan a gobernar la provincia y la ciudad a la par.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Actualmente transitan en un neoradicalismo progresista que intenta integrarse en un frente de frentes provincial para derrotar al peronismo en la provincia. Entre bambalinas ya se da por sentado que Javkin competirá para gobernador en 2023. El plan de continuidad se trastocó con esa búsqueda y parece que adelantará los tiempos para la presidenta del Concejo.

 

Las razones respecto a por qué no se inclina por la reelección serán parte de otro análisis, pero hay algo claro que aclara el panorama: confía el proyecto local en manos de su alter ego política. Ya dieron su primer paso al concretar el uno-dos con las riendas de la municipalidad y el Concejo desde 2019. Así lograron un esquema de gobernabilidad ecléctico en tiempos pandémicos que será todo un desafío mantener en el año electoral. 

 

El esquema ideal que piensan es un binomio gobernación-intendencia para fortalecer a Rosario como sucedió con el Frente Progresista. “Sería una garantía que una persona de nuestro espacio esté en la gobernación y haya a disposición más; sería más fácil gobernar la ciudad”, se sinceró alguien al tanto de la rosca política de Arriba Rosario, el sello del javkinismo.

 

La sociedad Javkin-Schmuck tiene una tercera pata que es el rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), y marido de la futura candidata, Franco Bartolacci,. Comparten pasado, presente y también futuro porque ese sostén académico lo piensa empuñar Schmuck tal como lo hace la gestión actual. ¿También habrá planes para el rector?

 

Según explican en el espacio, hasta fin de año estarán abocados exclusivamente a la gestión municipal para recuperar los dos años previos que tuvo el freno de mano por la pandemia. Esto toca directamente a los objetivos de Schmuck: su suerte está atada a lo que pueda demostrar Javkin en la municipalidad. Si no termina de arrancar la gestión, podría pagar los platos rotos. Hoy los mayores problemas de la ciudad son la seguridad y el humo por la quema de humedales, que “no dependen de la ciudad”, aclaran, pero igualmente el Ejecutivo local queda señalado.

 

“Formo parte de Arriba Rosario, que lidera Pablo, y hablo de nuestra gestión y me hago parte de ella. Conducimos juntos la ciudad, cada uno de sus diferentes responsabilidades”, sostuvo a Letra P la presidenta del Concejo. Se descuenta que habrá una estrategia de pegarse a la figura del intendente durante la campaña, más allá del vuelo y experiencia política que tiene Schmuck en su largo paso por la actividad legislativa y militancia universitaria. 

 

Antes, el frente de frentes

Más allá del envión y lanzado optimismo que muestran, lo primero que están trabajando es la herramienta por la cual competir. El frente de frentes antiperonista junto al radicalismo, el socialismo, y, quizás, el PRO, toma color de a poco como opción electoral y se ilusionan. 

 

Si ese esquema finalmente toma forma, Schmuck podría competir en la ciudad contra el socialismo que condujo la ciudad durante casi tres décadas y con quien el vínculo interno en el Frente Progresista tuvo sus chispazos. El viernes pasado el javkinismo, el socialismo y parte del radicalismo posó para la foto en lo que blanquea las intenciones del espacio intendente. 

 

Lo cierto es que el intendente no tiene otros cuadros para su sucesión más allá de Schmuck. Arriba Rosario es un frente que se amplió, pero que no demuestra una fuerza imparable en términos políticos. “No hay mucho loco que quiera ser intendente”, repiten por lo bajo en el javkinismo y se anotan en el desafío.