21|11|2022

Macri desplegó sus alas de halcón en la apertura de su escuela para gobernar

19 de septiembre de 2022

19 de septiembre de 2022

El expresidente pasó de repudiar el ataque a CFK a decir que son unos "loquitos sueltos". El revitalizado cruce con el FdT y la pregunta del "para qué". 

Desde que regresó de Ruanda, donde estuvo por funciones por su cargo como titular de la Fundación FIFA, Mauricio Macri desplegó sus alas de halcón. El expresidente criticó el domingo la versión sobre el nivel de organización de la “banda de los copitos” que llevó adelante el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Poner en tela de juicio el intento de magnicidio fue el aperitivo. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Sin pelos en la lengua, el exmandatario sostuvo que detrás del ataque, por que está acusado Fernando Sabag Montiel, no hubo una planificación detallada ya que se trataba de “un grupo de loquitos”. Al ser consultado durante la entrevista que brindó al canal de noticias LN+, Macri explicó que llegó a esa conclusión con lo que pudo leer del caso. En un primer momento, a diferencia de la titular de su partido, Patricia Bullrich, el fundador del PRO se había apurado en repudiar el hecho. 

 

Lanzado de lleno en la campaña electoral, si bien todavía juega al misterio con un eventual segundo tiempo, el exmandatario reveló este lunes, en la escuela de intendentes en la sede del PRO, las razones de su cambio de discurso. Cerca suyo, ante la consulta de Letra P, matizaron que no hubo un giro de 180 grados sino que todo se engloba dentro de la denuncia de utilización política del atentado por parte del kirchnerismo. “Al principio había que repudiar, porque era lo que se debía hacer, pero ahora hay una decisión de oficialismo armar una conspiración detrás de lo que sucedió para darle una dimensión mucho más grande”, dijo uno de los dirigentes del PRO que dialoga de forma habitual con el expresidente.

 

Esta tesitura fue expuesta incluso por el propio Macri este lunes frente a los alcaldes. La creencia de que el Frente de Todos (FdT) busca sacar un rédito político y electoral del atentado contra la vicepresidenta generó tal impacto en su mirada, que quienes lo frecuentaron en la sede del PRO se llevaron la sensación de que cualquier intento de dialogo con la Casa Rosada es casi imposible. La bilateral entre el expresidente y la vice fue comidilla durante todo el fin de semana. Amén de esto, Macri se encargó de dejar bien en claro que la reunión que su amigo y senador José Torello mantuvo con la exmandataria fue algo netamente protocolar, sin ningún objetivo oculto, y que él estaba al tanto.

 

Volcado a la campaña, con los tiempos electorales que parecen haberse acelerado en la oposición, el expresidente está obsesionado con una pregunta:"¿Para qué?”, que es incluso el título de su nuevo libro. Por eso, con las distintas respuestas, busca que cualquier aspirante a una boleta del PRO tenga claro su respectivo plan de gobierno, en caso de una victoria en las urnas. Con esa empresa tatuada a flor de piel, este lunes abrió su escuela de intendentes que se extenderá hasta noviembre. Comparte la visión con el ciclo lectivo que inauguró Horacio Rodríguez Larreta, quien también pretende que quienes lleguen a una intendencia en 2023 lo hagan con cierta preparación

 

Frente al auditorio de la dirigencia sin tierra que envió Bullrich, Larreta y la diputada María Eugenia Vidal, Macri hizo una arenga para luego darle el micrófono al intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y al senador provincial Joaquín De la Torre. “Siempre recuerden quién les dio el poder y para qué. Nunca dejen de ver la realidad a través de los ojos de la gente. El poder es algo maravilloso para transformar, es combinar recursos humanos y financieros y con eso generar una transformación. Pero el poder, y es lo que estamos viendo en Argentina, los puede corromper si no tienen en claro quiénes son. El foco tiene que estar puesto en el hacer, en el transformar, y no en ustedes. Y ese equilibrio es un trabajo de todos los días”, fue la enseñanza de Macri.