22|11|2022

Melconian, al Círculo Rojo: borrador ‘23, Massa bicho y dólar soja forever

20 de septiembre de 2022

20 de septiembre de 2022

Fundación Mediterránea mostró al sector agroexportador su proyecto económico: dar vuelta todo sin sangría. CFK y el aval silencioso. Palos a Larreta y Macri.  

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) La Fundación Mediterránea arrancó temprano a vender sus recetas económicas con vistas a 2023. Este lunes presentó su proyecto en Santa Fe; en primer lugar al gobernador Omar Perotti con foto incluida, pero el plato fuerte fue la exposición ante el Círculo Rojo agroexportador y financiero en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). El auditorio completo de la institución escuchó las ideas del economista Carlos Melconian, capitán del barco liberal que se ufana de juntarse con toda la dirigencia, incluida la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, ubicada en el otro extremo ideológico.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Lo que de acá salga estará a disposición de las autoridades políticas que conduzcan a partir de diciembre de 2023”, dijo en el atril y agregó que se trata de un programa productivo y federal, “por arriba de la grieta" y de “carácter apartidario que sirve para todo: interior, city, finanzas, gobiernos provinciales y AMBA”. “Estamos viendo a todos los candidatos”, aclaró.  

 

En primer término hizo un análisis coyuntural que se nutrió del llamativo encuentro que tuvo hace unos meses con la vicepresidenta. “Respetando los códigos de mi reunión privada con la vice, esto sale de ahí. Percibimos un nivel de preocupación de Cristina”, reveló el titular del Banco Nación durante el gobierno macrista. 

 

Según sostuvo, el oficialismo concilió la iniciativa de “Massa ministro” por temor a una crisis cambiaria-inflacionaria y acordó un “reformateo político”: Alberto Fernández dedicado a lo protocolar, Cristina liderando “silenciosamente” el plan Massa de “ajuste clásico fiscal y monetario sin devaluar”. Ese “apoyo silencioso” lo toma bien el FMI.

 

El diagnóstico macro, explicó, es que sobran pesos y hay un problema fiscal enorme, a lo que se le suman urgencias cambiarias que “abren expectativas devaluatorias”. En ese contexto, los próximos 60/90 días son clave. “A fin de año tiene que haber algo claro”, sentenció y dio vueltas el reloj de arena.  

 

Con su habitual modo coloquial, Melconian cree que Massa convence más a la tropa propia que a la ajena con las medidas. “Haciendo un check list, algunas cosas avanzaron, otras se concretaron, algunas con signo de interrogación, otras alguito. Es un ministro con marketing, rápido, bicho... tenés que medirle palabra por palabra porque en cualquier curva te tira el auto encima. Hace 20 años nos conocemos con Sergio. Hablo, sí, nunca lo voy a negar”, resumió.

 

Dólar soja

Respecto a la medida del Ministerio de Economía de conceder un dólar diferencial al campo para apurar la liquidación y engrosar reservas, Melconian sostiene que se mantendrá, a contramano de lo que piensa toda la cadena, como contó Letra P. “Esto es un camino sin retorno: alguien se imagina que digan 'lo que te dejé girar a 200 ahora volvés a 140'. ¿Qué puede venir? Cualquier cosa. Algo vendrá, está claro. El Fondo debe preguntar y lo debe tener cerrado”, aventuró. 

 

Siguió en esa línea: “El ministro insiste en que el dólar a 200 termina el 30 de septiembre y es imposible, porque las ventas caerían a cero. Deberá encontrar un empalme cambiario: además de mantener el dólar soja, hacerlo extensivo a otros sectores, turismo, tarjeta... porque los números no dan. El empalme tendrá mucho que ver con cómo sigue la historia”. 

 

“El dólar soja tuvo una atractiva puerta de entrada, pero no se sabe cuál es la salida”. A la misma hora que daba su pronóstico sobre la continuidad de la medida, el Banco Central restringía la compra de dólares del mercado cambiario a quienes hubieran ingresado al plan exportador. El tema promete ser el eje central económico de las próximas semanas. 

 

Palos a Macri y Larreta

Hubo tiros por elevación para las promesas de Horacio Rodríguez Larreta y el expresidente Mauricio Macri. “Cuando escucho a los candidatos hablar de 100 días de medidas o decir ‘esta vez no me equivoco’, me corre frío por la espalda. No tienen idea de lo que hablan. Nosotros somos apartidarios, pero vamos a jugar, vamos a ser incondicionales al (que sea) Presidente; son los alcahuetes los que te hacen chocar”. 

 

Luego aclaró que no proponen un tipo de cambio libre y flotante, “mucho menos el primer día”. “Lo más sabio del planeta es el cambio libre y flotante, pero cuando le podés sacar las rueditas a la bicicleta. No es tener más agallas. Disparates como el 2016 no vamos a hacer”, lanzó en relación a la administración monetaria del macrismo en el inicio de la gestión Cambiemos.

 

Dolarización, no. ¿Plan?

La Fundación Mediterránea propone un programa reordenador de la macroeconomía que reconvierta al sector público y desregule al privado. “Reformas macro y al sector público para hacer un gasto financiable, con impuestos pagables, con un Estado que ofrezca bienes de calidad. La reforma al sector privado es dejarlos laburar”, explicó Melconian. 

 

Según su pronóstico, la madre de la inestabilidad que será la herencia en 2024 es el “nivel de gasto primario infinanciable”. Por eso, dijo que la prioridad será el equilibrio fiscal, “no el de contador dogmático sin visión de país, sino porque no tenemos cómo garparlo”.

 

Para el economista, es imposible aplicar una dolarización con un escenario de pocas reservas netas, con la actual base monetaria y la bola de Leliq. “¿Qué dolarización puede haber acá? Ni convertibilidad. Sáquense eso de la cabeza. Se nos matarían de risa y arrancaríamos con el pie izquierdo. Hay otros regímenes bimonetarios”, finalizó.