21|9|2022

Operación shutdown: con ruido de fondo, el FdT acelera el debate en Diputados

21 de septiembre de 2022

21 de septiembre de 2022

La oposición dice que no existe ningún riesgo de "apagar el Estado", como advierten en Economía. Plan de trabajo exprés para aprobar el proyecto en 50 días.

Hasta que llegue el tramo más caliente de la negociación, el oficialismo y la oposición dentro de la Cámara de Diputados harán lo posible para evitar que fracase de nuevo el tratamiento del Presupuesto 2023, como sucedió con el 2022, luego de un naufragio que tuvo su clímax durante las últimas dos semanas de diciembre. Para prevenir que se extienda esa pendiente declinante, la titular del cuerpo Cecilia  Moreau se reunió este martes con los jefes de todos los bloques, para acelerar los tiempos: con un plazo de 50 días, acordaron una hoja de ruta que será puesta a prueba desde el miércoles que viene, cuando el ministro de Economía, Sergio Massa asista a defender el plan de cuentas nacionales para el año electoral que se avecina. A modo de prólogo, Hacienda agita el fantasma del shutdown, el concepto norteamericano de "apagar el Estado" sin la aprobación del balance financiero. La advertencia no es tomada muy en serio por la oposición. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El encuentro se extendió por una hora y terminó con elogios de los bloques opositores, incluso de los que forman parte del interbloque de Juntos por el Cambio. Los gestos no pasaron inadvertidos para el oficialismo y mucho menos para Moreau, que llegó a la presidencia del cuerpo con lo justo gracias a los votos del Frente de Todos y de bloques provinciales, pero con una masiva abstención de la bancada de JxC. Sus dirigentes, llegaron a decir en el recinto que la diputada llegaba al cargo para cubrir la vacancia que dejó Massa hasta diciembre y que “después verían cómo seguir”.

 

La reunión de este martes significó un cambio en esa predisposición esquiva. Tal como ocurre con los tiempos pactados, ese gesto también podría diluirse con el correr de la negociación por el Presupuesto, pero será sobre una agenda de trabajo que consumirá todo octubre con dos o tres reuniones semanales de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que conduce Carlos Heller. Dentro de ese esquema, Massa hablará sobre el proyecto el próximo miércoles ante una oposición que se encuentra en una encrucijada incómoda, porque el sector más duro de JxC no descarta negarse a las negociaciones que ofrezca el FdT, pero tampoco quieren que “el Gobierno se victimice y luego disponga de las partidas presupuestarias a discreción en un año electoral”, resumió un destacado miembro del bloque macrista.

 

Junto a la presentación del proyecto de Presupuesto 2023, fuentes del Palacio de Hacienda deslizaron que no habían chances de volver a prorrogar el año próximo las partidas del Presupuesto 2021 ante un eventual naufragio del texto que entró la semana pasada. Vaticinaron un “apagón de la administración federal” para el año próximo si la oposición no vota al plan de cuentas que comenzará a ser debatido la semana que viene. Las fuentes hablaron de un shutdown como el que ocurre en Estados Unidos cuando el Congreso no le aprueba el Presupuesto a los inquilinos de la Casa Blanca.

 

El rumor llegó a la Cámara Baja y especialmente a los integrantes de la Comisión de Presupuesto. “Es realmente un disparate que sostengan ese argumento. Eso no existe en la legislación argentina y que Massa diga esa explicación lo deja al borde del incumplimiento de los deberes de funcionario público por sostener información falsa”, advirtió un legislador que promete recordarle el rumor al ministro cuando vuelva a la Cámara que condujo hasta hace un mes y medio.

 

Para la semana siguiente está previsto que el martes 4 y el miércoles 5 se presente el grueso del equipo económico que reporta a Massa. El primero en comparecer será el secretario de Hacienda, Raúl Rigo. En Hacienda es considerado uno de los funcionarios más baqueanos en esta negociación. El año pasado fue uno de los testigos directos de la negociación fallida y dejó el cargo a principios de julio, luego de la renuncia de Martín Guzmán a la cartera económica. Volvió al mismo sillón apenas se confirmó que Massa se quedaría al frente del Palacio de Hacienda y una de sus principales misiones será ordenar la negociación que el año pasado terminó en un durísimo debate en el recinto.

 

La previa de ese proceso se destrabó este martes en Diputados. Tal como contó este portal, el plan original de JxC era exigir que asistieran todos los integrantes del Gabinete y los titulares de las empresas públicas. La exigencia opositora se redujo ante la predisposición del Ejecutivo de garantizar la presencia de los funcionarios más vinculados a la ejecución del Presupuesto. En JxC y en el interbloque Federal reclamaron que también asista el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y en el FdT quedaron en contestar, aunque saben que la lista de exigencias es más extensa.

 

Según contó uno de los testigos de la negociación de 2021, era Rigo quien tenía la posibilidad de cambiar alguna de las cifras que estaban en las planillas de las partidas presupuestarias. Por fuera de las negociaciones políticas no había un desenlace concreto hasta que el funcionario no daba su visto bueno. Este año volverá a la misma arena caliente, pero con más rodaje gracias a los tironeos del año pasado. Después de Rigo será el turno de sus pares de Finanzas, Eduardo Setti; de Producción, José de Mendiguren, de Agricultura, Juan José Bahillo y de Energía, Flavia Royón. Luego se presentarán los jefes de la AFIP, Carlos Castagneto; de la Aduana, Guillermo Michel y de la ANSeS, Fernanda Raverta.

 

Cuando haya concluido el recorrido de los numerarios de Hacienda llegará el turno de los dos ministros que el oficialismo aceptó enviar por ahora. Asistirán el jefe de la cartera de Transporte, Alexis Guerrera y su par de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Podrían sumarse otros funcionarios pero esa chance hasta ahora está en plena evaluación y se definirá luego de lo que haga Pesce, que reporta directamente al presidente Alberto Fernández.